Santoña pone nombre a todo

La primera propuesta que se aprobó esta legislatura fue la de dar el nombre de Tomás de Teresa al pabellón municipal./Ana Cobo
La primera propuesta que se aprobó esta legislatura fue la de dar el nombre de Tomás de Teresa al pabellón municipal. / Ana Cobo

El Ayuntamiento ha aprobado siete nuevas designaciones a plazas, pabellones e incluso a una escuela deportiva municipal reconociendo a colectivos y vecinos

Ana Cobo
ANA COBOSantoña

Uno de los puntos que más se ha llevado al Pleno del Ayuntamiento de Santoña en esta legislatura es el de asignar un nombre a una determinada plaza o edificio. La corporación municipal, no sin pocas discusiones, ha dado luz verde a siete nuevas denominaciones, dos reconociendo a colectivos y las otras cinco restantes poniendo en valor la trayectoria profesional de vecinos en un determinado ámbito.

El alcalde, Sergio Abascal, ya lo dejó caer en la última sesión. «Hemos entrado en una dinámica de poner nombre a todo y ahora a ver quién para esto». Y es que las propuestas han sido planteadas tanto desde los partidos que gobiernan como desde el PP y Santoñeses. Todos han querido poner nombre a algún lugar y todos lo han conseguido. Aunque no siempre por unanimidad.

El primer paso en esto de otorgar nombres a edificios en esta legislatura lo dio el propio equipo de gobierno a través de la Concejalía de Deportes. En diciembre de 2016 se acordó que el polideportivo municipal - hasta entonces sin un nombre oficial aunque muchos lo llamaban el 'Anchoa Arena' - pasará a denominarse pabellón municipal Tomás de Teresa ya que «es el deportista local con mejor palmares». El exatleta de élite, que actualmente reside en Sevilla, vio así como su nombre se hacía eterno en Santoña. De Teresa tiene un amplio currículum deportivo en el que destaca su participación en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988 y Barcelona 1992, siendo sus títulos más relevantes el de subcampeón mundial en pista cubierta y campeón de Europa junior. Tras la aprobación en Pleno, su nombre luce con letras amarillas en una de las entradas laterales del polideportivo.

Las propuestas particulares generan debates al no conseguir la unanimidad de todos los grupos

Y parece que se cogió gusto porque un año después el Gobierno local volvió a llevar a pleno poner nombre a otro polideportivo, esta vez el que se ubica en el colegio Macías Picavea. El honor recayó en Miguel Solano, un exremero santoñés que participó en los juegos olímpicos de México de 1968 en modalidad de dos con timonel, y que además fue 87 veces internacional y 26 ocasiones campeón de España. La propuesta salió adelante con la abstención de Santoñeses que abogó por poner nombres genéricos, sin embargo el resto de la Corporación estuvo de acuerdo en la designación y salió adelante. Solano recibió con «orgullo» la noticia y agradeció infinitamente el cariño de los vecinos que le profesaron palabras de reconocimiento al enterarse de la propuesta.

Aprovechando las obras de urbanización de la plaza ubicada detrás del Registro de la Propiedad, al equipo de gobierno también le pareció oportuno bautizarla. En este caso, la pusieron plaza del doctor Trigueros en homenaje este neurocirujano, psiquiatra y neurólogo santoñés con una prestigiosa trayectoria en el hospital Marqués de Valdecilla. Un honor que agradeció este médico que siempre ha estado dispuesto a atender a la gente de su pueblo.

Nombres genéricos

Pero no todos han sido nombres particulares. El PP también planteó y sacó adelante que la plaza conocida popularmente como la 'del limonero' pasaría a llamarse oficialmente plaza de la 'Mujer Conservera'. En este caso, el sitio no estaba elegido al azar ya que en este lugar se erige un monumento dedicado a las mujeres que elaboran artesanalmente la anchoa. Por eso, aprovechando la escultura, el grupo popular hizo este planteamiento para poner en valor el trabajo de las sobadoras. Y, claro, puesto a reconocer al mundo de la mar, Santoñeses se subió a esta moda y en último pleno se acordó de las rederas pidiendo para ellas otra plaza, esta vez la que se ubica justo al lado de la panadería 'Los Arcos'. La formación propuso llamar a este lugar plaza de 'Las Rederas', para reconocer «la importancia de este colectivo en la historia pesquera local y en su crecimiento económico». Entre sus argumentos esgrimió que «nunca hay ninguna mención, ni homenaje, ni reconocimiento al colectivo de rederas, imprescindible, para que los otros sectores relacionados, desarrollen su labor». En esta ocasión, se abstuvo Activa Santoña al considera que no era «la ubicación adecuada ya que esta plaza es conocida popularmente como la plaza de 'La peineta' y se le va a seguir llamando así aunque le pongamos otro nombre y un monolito».

El alcalde señaló entonces que pocos espacios quedan ya sin nombre en Santoña y que es la localización que hay libre. Además, vio como positivo que en esta plaza haya una escultura que representa a un coral que también puede interpretarse como una red extendida. Y aunque dejó claro que «es digno reconocer la labor de la mujer redera ya que forma parte del sector pesquero y su labor artesanal y tradicional se encuadra dentro de la historia de Santoña», no obvió que «hemos entrado en una dinámica de poner nombre a todo y puede haber otros sectores en la villa que también quieran ser reconocidos».

Y es que porqué unos sí y otros no siempre genera todo tipo de opiniones. De hecho en los plenos, se ha hecho constantes alusiones a un acuerdo pasado de la Junta de Gobierno local que abogaba por poner siempre a las calles y plazas nombres genéricos pero no se está cumpliendo.

Lo que ocurre es que si vota en contra parece que el partido que lo hace está minusvalorando a la persona o colectivo que se propone. Pero «la caja de pandora se abrió hace mucho y todas las propuestas son legítimas». De hecho, en el último pleno se dio un paso más allá al poner nombre a un bien inmaterial. La Escuela Municipal de Remo pasa a denominarse Fernando Palacio Solana por los méritos que cosechó en el mundo del remo. A esto, Santoñeses votó en contra por creer que «no reúne méritos excepcionales», pero sí apoyo la idea de que el pabellón de remo, ubicado dentro del albergue, se designe Juan Andrés Berruezo, a propuesta del propio club de Remo ambas. Se entró entones en un debate de requisitos que al final queda, inevitablemente, a criterio personal del que vota. Porque, ¿en base a qué se decide que una persona reúne o no méritos suficientes para tener una calle o plaza?. En cualquier caso, son muchos los que han hecho cosas por Santoña y se merecen este homenaje, pero lo único cierto es que no hay espacio para todos.