Las alpacas, un 'plan b' en Llanos

Las alpacas son una especies que se adapta con facilidad al entorno y no necesita de estabulación. /Héctor Ruiz
Las alpacas son una especies que se adapta con facilidad al entorno y no necesita de estabulación. / Héctor Ruiz

Pilar Fortes se lanzó a comprar cuatro alpacas y ahora tiene un rebaño con 38 | Con su pelo confecciona prendas artesanales

Héctor Ruiz
HÉCTOR RUIZLlanos

A base de prueba error, así surgen en muchas ocasiones los grandes proyectos. Es por eso que en 2012, como quien está creando una nueva receta, Pilar Fortes se lanzó a comprar cuatro alpacas. «Fue a modo de prueba, para ver cómo se adaptaban los animales y mantener nuestro campo», señala. El experimento cuajó, tanto que ahora ella y su marido ya cuentan con un rebaño de 38 ejemplares, más los que vienen en camino. No sólo eso, porque al comprobar que había un nicho de mercado esperándola, Fortes se lanzó a la rueca y al telar, y aprendió a confeccionar prendas de manera completamente artesanal. El proyecto de las 'Alpacas de la Tierruca' creció más de lo previsto, e incluso a través de él han ofrecido cursos de pastoreo de esta especie de origen peruano y cuentan con un Centro de Interpretación en Pámanes.

Cuando estuvo a punto de perder su empleo en la industria hace siete años, Fortes y su pareja decidieron buscar un 'plan b' y aprovechar su terreno en Llanos de Penagos. Algunas de las cartas que había sobre la mesa eran conejos, caracoles o cultivo de arándanos. Eso fue hasta que un animal nada corriente en Cantabria se cruzó en el camino. «Vimos a las alpacas en un reportaje y nos parecieron muy interesantes».

El siguiente paso fue viajar a Francia, con el objetivo de conocer algunas granjas de dicha especie. «Son animales muy tranquilos, además de, por su tamaño, ser más manejables que otros como los caballos o las vacas», comenta. Fue entonces cuando Fortes conoció a Alison Jane Boyden, que para entonces ya disponía de un rebaño en Quijano (Piélagos), y que se acabaría convirtiendo en su socia en 'Alpaca Trax'.

«La fibra es hipoalergénica y más resistente y caliente que la de oveja»

Sin embargo, Pilar Fortes incide en que ella no adquirió las primeras alpacas con un negocio en su horizonte. Fue tras la primera esquila cuando esa idea se comenzó a tejer. «Nos quedamos mirando los sacos de fibra y nos preguntamos qué íbamos a hacer, así que decidimos aprender a elaborar nuestros productos».

Y es que son muchas las cualidades de la fibra de alpaca. «Es especial porque es hipoalergénica, no absorbe la humedad y es tres veces más resistente y siete veces más caliente que la de oveja». Además, existe la idea de que lo extraído en la primera esquila de la vida de una alpaca es de más calidad. Sin embargo, la granjera de Llanos discrepa. «Mis animales son muy buenos genéticamente, y su pelaje no pierde calidad. Eso es algo que ocurre en Perú, porque existe mucho mestizaje y las características de la fibra cambian».

La mayor parte de la materia prima obtenida se procesa artesanalmente. «Nosotros llegamos hasta el producto final, que es la confección. Mientras más elaboremos, más rentabilidad sacamos», detalla Fortes. Para ello, la vecina de Llanos acudió a cursos de hilado, de tejer y tinte. No obstante, insiste en que «me gusta lo ecológico, y las alpacas tienen muchos colores naturales como para estropear tiñendo el producto», recapacita.

Pilar y su marido ven en estos animales un proyecto que llevar a su jubilación. Un sueño que puede resultar frágil. Así ha sido para su socia, Alison Jane Boyden, que perdió a 16 de sus alpacas en las riadas de enero. La otra mitad de sus ejemplares se encuentran ahora en Llanos. Ella no tiene claro si retomará otra vez su granja por las pérdidas que ha sufrido, pero, en principio, seguirá ligada el proyecto de 'Alpaca Trax', con el que realizan cursos y charlas en su Centro de Interpretación de Pámanes.