La Asociación de Policía considera «vergonzoso» que Marina de Cudeyo no tenga un coche patrulla

La furgoneta Citroën Berlingo con la que patrulla actualmente la Policía Local. /Daniel Pedriza
La furgoneta Citroën Berlingo con la que patrulla actualmente la Policía Local. / Daniel Pedriza

Denuncia que es una muestra más de «la falta de respeto» al servicio esencial de seguridad que realizan los agentes y que incumple todas las normativas posibles

Elena Tresgallo
ELENA TRESGALLO

La Asociación de Policía Local y Bomberos de Cantabria (APLB) considera «vergonzosa» la situación creada en Marina de Cudeyo, donde los agentes del cuerpo tienen que patrullar con una furgoneta blanca sin rotular, que ha causado ya situaciones confusas sobre la identificación del vehículo. Según el portavoz de este colectivo a nivel regional, Fernando Dou, lo que pasa en este municipio es «una falta de respeto» hacia la labor de sus compañeros, además de un ejemplo de que los cuerpos de seguridad en los pequeños y medianos ayuntamientos «la policía es lo menos importante», resume.

«Somos los últimos funcionarios de todos los ayuntamientos, volvemos a lo que nos han dicho muchos alcaldes a lo largo de los últimos años, que la policía y los bomberos no dan votos e interesa más hacer una fiesta popular que comprar un coche patrulla o un camión de bomberos», valoró Dou.

El portavoz policial lamenta la situación creada con sus compañeros de Marina de Cudeyo, que atribuye a «la falta de respeto» del alcalde, el regionalista Severiano Ballesteros, hacia a la labor de sus propios agentes, dado el bloqueo que ejerce para que el Pleno apruebe una partida para adquirir un vehículo de renting, a pesar de «existir consenso» según explican los partidos de la oposición.

«No hay por donde cogerlo, si el coche policial no está bien identificado puede provocar un accidente»

Asimismo, Dou explica que la necesidad de contar con un coche patrulla no es un capricho de los policías, sino que es un asunto de legalidad para garantizar ese buen servicio a la comunidad. «Si el coche policial no está bien identificado y señalizado, a la hora de parar un vehículo, puede provocar un accidente», afirma. «Incluso los coches camuflados a la hora de interceptar un vehículo, necesitan contar con un dispositivo de emergencia, y ellos no tienen ni siquiera dispositivos para poner en ese caso» añade.

Respecto a la identificación del coche policial y su acción disuasoria, el representante de la APLB insiste en que la falta de un vehículo correctamente rotulado con todos sus dispositivos puede dar lugar a situaciones confusas. «En el caso de hacer una actuación puramente policial, cualquier persona que vea una furgoneta como la que tienen y que le interceptan puede pensar que estos son unos chorizos, y que van a intentar robarles», explica.

De hecho, ya se han dado casos similares al ejemplo puesto por el responsable de la APLB, cuando la pedánea de Pontejos, Cristina Gómez, se veía obligada a explicar mediante un comunicado público, que la furgoneta blanca marca Citroën que llevan los agentes, era un coche policial patrullando de noche, ante la insistente llamada de algunos vecinos que alertaban de la presencia de un vehículo «sospechoso», confundiendo a los propios agentes con «merodeadores» nocturnos.

«En definitiva es que están vulnerando todo, no hay por donde cogerlo y lo peor es esa falta de respeto del alcalde hacia la profesionalidad de los compañeros de Marina de Cudeyo», lamentó Dou. Según este portavoz, la situación creada no es el único ejemplo de la falta de interés de los ayuntamientos hacia los cuerpos policiales de toda la región, y que se traduce, a veces, en comportamientos que menoscaban la labor de los agentes y su capacidad de denuncia sobre su propia situación laboral. «Yo te puedo decir que en los pueblos medianos y pequeños hay mucho miedo a levantar la voz y a ser señalado, porque eso puede suponer problemas a lo largo de la legislatura», apostilló Dou. «El fenómeno del caciquismo todavía se reproduce, y esto es del siglo XIX», criticó.

Unificación de vehículos

Desde la APLB se reitera la necesidad de que un servicio como el de Policía cuente con un vehículo adecuado para hacer las patrullas, máximo si el que han tenido hasta ahora «tiene doce años» y ha agotado «su vida útil». Por ello aprovechó para recordar que desde el colectivo se ha demandado en varias ocasiones colaboración al Ejecutivo para que se lleve a cabo lo que denomina como «unificación de uniformes y vehículos», que ya se hace en otras comunidades autónomas. «Esto quiere decir que cada cierto tiempo, sobre todo en municipios medianos o pequeños, el Gobierno de Cantabria colabore dotando de vehículos a esta gama de ayuntamientos con problemas para tenerlos», insistió.

El vehículo que hasta ahora han utilizado los agentes de Marina de Cudeyo estaba matriculado en 2008, y tenía más de 300.000 kilómetros de rodaje, sus continuas averías habían costado ya 3.600 euros durante el pasado 2018 y arreglarlo no salía rentable.