Los vecinos recuperan el vía crucis de Liérganes

La décimosegunda estación cuenta con tres cruces, lo que le confiere un carácter único. :/Héctor Ruiz
La décimosegunda estación cuenta con tres cruces, lo que le confiere un carácter único. : / Héctor Ruiz

Varias familias vinculadas al municipio realizan una inversión privada de 15.400 euros para reponer 11 de las 17 cruces que faltaban en San Pantaleón

Héctor Ruiz
HÉCTOR RUIZLiérganes

El pasado Martes Santo fue la fecha escogida para inaugurar oficialmente el vía crucis ubicado al aire libre en Liérganes. Las cruces de piedra, de 260 kilos cada una de ellas, conducen desde el barrio del Mercadillo hasta el punto final: el altozano en el que se encuentra la ermita de San Pantaleón, patrono del pueblo. Las cruces originales datan de principios de los años 40, pero por diferentes motivos, algunas de ellas habían sufrido importantes daños o habían desaparecido. Ahora, gracias a la inversión de un grupo de 11 familias vinculadas al pueblo, el vía crucis vuelve a estar completo y reluciente.

Tal y como explican desde el Ayuntamiento, la estación de penitencia de Liérganes es «singular», puesto que cuenta con 17 cruces, dos más de lo que tradicionalmente se puede encontrar en otros lugares. «Que sepamos, es único en España», recalcó el alcalde, Santiago Rego. Sin embargo, el paso del tiempo y, posiblemente, algunos actos vandálicos terminaron por acabar con el vía crucis. Tan solo quedaban en pie cinco de las esculturas de piedra, además de una tirada sobre el suelo.

Con la intención de recuperar el patrimonio perdido, 11 familias decidieron colaborar el pasado verano para reponer las cruces que faltaban. Cada una de ellas valorada en 1.400 euros, con lo que de manera conjunta han abonado de sus bolsillos 15.400 euros. Mayoritariamente, las personas que han realizado este proyecto residen fuera del municipio, pero mantienen un estrecho vínculo con Liérganes. «Mis antepasados y mi hijo nacieron aquí», explica uno de los benefactores de este proyecto, que prefiere permanecer en el anonimato.

«El vía crucis de Liérganes es único en España, puesto que cuenta con más cruces de lo habitual» Santiago Rego | Alcalde de Liérganes

Al acto realizado este martes en la iglesia de San Pantaleón acudió el alcalde de Liérganes acompañado del párroco, Hilario Obregón, junto a las familias responsables de la inversión. El cura rezó una «sencilla oración», tal y como él lo definió. Además, hizo hincapié en que recuperar el vía crucis significa «invertir en la riqueza del pueblo, no solo para ahora, también para las futuras generaciones». Por su parte, Rego agradeció el interés mostrado por las familias que han costeado el que Liérganes recupere uno de sus atractivos clásicos: la subida a San Pantaleón por un estrecho camino desde el centro del pueblo «de apenas un cuarto de hora de cómodo ascenso por el que ahora se distribuyen las 17 cruces».

El acto estuvo presidido por el alcalde y el párroco de Liérganes.
El acto estuvo presidido por el alcalde y el párroco de Liérganes. / Héctor Ruiz

Patrimonio único

El vía crucis es una de las devociones o prácticas de oración más extendidas entre los cristianos. Refleja las diferentes etapas vividas por Jesús desde el momento en que fue aprehendido hasta su crucifixión y sepultura. La estación de penitencia de Liérganes pasó a formar parte del pueblo por deseo de la familia Sainz de la Cuesta, dueña de la Casa de los Cañones, que, en un gesto de acción de gracias, quiso corresponder a la Iglesia el que uno de los miembros de la familia regresara sano y salvo de la Guerra Civil española. Hasta finales de los años sesenta el párroco del pueblo oficiaba este acto penitencial de la Semana Santa acompañado, salvo que el clima pusiera trabas, de numerosos vecinos. «Todavía recuerdo cuando era pequeño la de gente que se reunía aquí», comentó Rego.

«Las familias han recuperado las cruces para el pueblo y las generaciones venideras» Hilario Obregón | Párroco de Liérganes

Aunque el vía crucis clásico tenía 14 estaciones, el de Liérganes estaba compuesto antiguamente por 16 cruces. El motivo es que la décimosegunda, que refleja la crucifixión, era triple, al contar con Jesús crucificado en compañía de dos cruces más, que simbolizaban los ladrones o reos que le acompañaron en su muerte en el Calvario. Además, con la reforma introducida por el papa Juan Pablo II, se pasó de 14 estaciones a 15, introduciendo una última en referencia a la resurrección de Cristo, hasta entonces no representada. En Liérganes con las acciones de rehabilitación llevadas a cabo recientemente se ha añadido esa última cruz en la parte trasera de la iglesia. Por tanto ahora cuenta con las l5 estaciones establecidas por la Iglesia Católica, pero con un total de 17 cruces, «lo que le confiere un carácter único», tal y como destacan desde el Consistorio.

Un constructor de Santander fue el encargado de realizar las nuevas cruces.
Un constructor de Santander fue el encargado de realizar las nuevas cruces. / Héctor Ruiz

De este modo, se han realizado en un taller de cantería un total de 11 cruces. El encargado ha sido Domingo Prieto, responsable de Doprican S.L., una constructora ubicada en Santander. El material utilizado es una mezcla de piedra caliza y arenisca, con lo que se intentó que las nuevas esculturas se asemejaran todo lo posible a las antiguas. «Yo calculo que en 10 años el paso del tiempo, el deterioro y la humedad harán que las nuevas cruces tengan el mismo estado que las originales», destacó Prieto.

Además de las propias cruces, el lugar al que conducen y su entorno es otro de los atractivos del pueblo. La iglesia de San Pantaleón se localiza en una colina al sur de Liérganes, desde donde destaca la figura prismática de la torre adosada al muro oeste. Conserva rasgos de estilo románico a pesar de que data de la segunda mitad del siglo XIII, período que ya se considera gótico. El aspecto más destacado es la puerta del muro orientado al norte, con arco apuntado y arquivoltas de baquetones.

 

Fotos

Vídeos