La calle Cervantes ya está cortada al tráfico por las obras de peatonalización

Imagen de la calle cortada hoy por la mañana. / Alberto Aja

Los trabajos en este céntrico vial de la capital cántabra se prolongarán por espacio de tres meses, hasta el puente de la Constitución

Juan Carlos Flores-Gispert
JUAN CARLOS FLORES-GISPERTSantander

La calle Cervantes ya está cortada. El temido momento para proceder a la renovación integral de esta vía y el ensanchamiento de aceras ha llegado. Ya no se puede circular por esta calle que desemboca en la Alameda de Jesús de Monasterio. Los conductores acostumbrados a acceder a Cervantes desde la calle de Cisneros tendrán que seguir vías alternativas. Si desde Cisneros quieren acceder al centro deberán llegar hasta Lealtad para poder bajar hasta Calvo Sotelo.

Las obras durarán tres meses, hasta el puente de la Constitución, fecha marcada por el Ayuntamiento y que coincide con unos días en que se espera mucha afluencia de turistas, como cada año. Además, si las últimas previsiones municipales se cumplen, también estará en obras la parcela de la calle de La Paz para construir un edificio administrativo municipal.

Mientras duren los trabajos de renovación, los residentes en la zona podrán acceder a los garajes por los puntos que se irán habilitando en función de la evolución de las obras. También se dispondrá en todo momento de zonas para el tránsito peatonal por la calle. Los trabajos se irán desarrollando desde Jesús de Monasterio hacia la calle de Cisneros y el vallado irá avanzando también en ese sentido a medida que lo hagan los trabajos.

Cambios en el tráfico

Las obras se centrarán en primer lugar en la calzada, dejando las aceras para el tránsito de peatones. Y cuando esté ejecutada la solera de hormigón de la calzada, se acometerá la renovación de las aceras, pudiendo entonces los peatones circular por la calzada.

En cuanto al acceso de residentes a los garajes de la zona, se hará, bien desde la calle Cisneros o bien desde Jesús de Monasterio, dependiendo del punto en el que se encuentren las obras. En aquellos casos en los que no sea posible facilitar el paso a los garajes por necesidades de la obra, se informará con antelación a los propietarios.

La calle Cervantes, una vez acabada la remodelación, sólo tendrá un carril de tráfico, con aceras más anchas, árboles y contenedores soterrados, con acera al mismo nivel que la calzada y prioridad para el peatón. Será una vía similar a la calle Martillo, que une el Paseo de Pereda con el Río de la Pila.

Otros cambios en la ciudad: San Luis y San Francisco

Las obras de renovación urbana de los barrios San Francisco y San Luis, de Santander, comenzarán «a finales de septiembre o primeros de octubre», según ha anunciado hoy el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz.

La Junta de Gobierno Local ha aprobado la adjudicación de los trabajos a la empresa Ascan por un importe de 2.261.286 euros y un plazo de ejecución de 11 meses.

El proyecto incluye la reordenación y mejora de los espacios públicos, viales, aceras y redes de servicio, así como la construcción de dos nuevas glorietas para mejorar la movilidad en el entorno, según informa en nota de prensa el Ayuntamiento.

Con las obras se crearán, además, nuevas zonas verdes y se instalarán nuevo mobiliario urbano y arbolado y también se mejorará la movilidad rodada, con lo que se prevé construir las dos glorietas, una en la avenida de Los Castros, en la intersección con la calle Miguel de Unamuno, y la otra en la calle Miguel de Unamuno.

Entre las obras también se van a crear dos zonas de juegos infantiles, se acondicionará la bolera, y se construirá una pequeña plazoleta conectada con la acera izquierda de la calle Madre Soledad mediante una rampa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos