Este contenido es exclusivo para suscriptores

HOY último día para acceder 2 meses gratis a todo el contenido de EL DIARIO MONTAÑÉS

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

Cierra la última joyería Seoane y la ciudad pierde otro comercio de referencia

Despedida. Ramón Seoane, en la puerta de la joyería, que desde hace años regenta su hija Laura. /Javier Cotera
Despedida. Ramón Seoane, en la puerta de la joyería, que desde hace años regenta su hija Laura. / Javier Cotera

En los próximos días empezará a liquidar la tienda de la calle Juan de Herrera, abierta en 1990 | La familia inauguró el primero de sus tres locales en el año 1955

Juan Carlos Flores-Gispert
JUAN CARLOS FLORES-GISPERTSantander

La ciudad de Santander pierde otra de sus joyerías de referencia, una marca con 63 años de implantación en la ciudad. La familia Seoane cierra la última de sus tiendas y la capital de Cantabria se queda sin otro nombre que ha sido esencial en el comercio local y uno de los principales en el sector de la alta joyería. Ramón Seoane y su hija Laura bajarán en los próximos meses la persiana de su tienda de la calle de Juan de Herrera; el descenso de ventas se lleva esta tienda, que fue abierta en 1990, la tercera de las tres que llegó a tener este apellido familiar. Los Seoane se despedirán de Santander con una liquidación de sus existencias para agradecer a la clientela tantos años de fidelidad. «Emprendemos una nueva etapa, en lo profesional y en lo vital», dice Laura Seoane, desde niña unida a este mundo de la joyería.

 

Fotos