El Puerto comienza a elevar la valla y el Ayuntamiento dice que es «agresivo para la ciudad»

Esta valla se subirá cuatro metros/EFE
Esta valla se subirá cuatro metros / EFE

César Díaz explica que se planteó a la APS una solución intermedia con paneles de vidrio pero ésta fue rechazada

DM .
DM .Santander

La Autoridad Portuaria de Santander (APS) ha comenzado a colocar la base de la valla que debería ayudar a controlar la presión migratoria, que también instalará el Ayuntamiento en el tramo paralelo al cantil de la Estación Marítima pese a que no le gusta. De hecho, será el tramo que corresponde al Ayuntamiento el primero que se verá, antes del puente laboral de la Constitución, a principios de diciembre, como parte del proyecto de remodelación del entorno de la Estación Marítima, que ejecuta el Consistorio y que contempla la reposición de la valla.

Una reposición que no es tal porque en lugar de la sustitución de la existente -de 3,5 metros de altura, según el proyecto aprobado por el Puerto a principios de este año-, la APS ha optado por otra, medio metro más alta y con un entramado metálico más tupido que el actual.

Opción que al Ayuntamiento de Santander no le gusta y que le ha llevado a proponer que fuera de vidrio para disminuir el impacto visual, una opción que el Puerto ha rechazado.

Así lo ha explicado el concejal de Infraestructuras, César Díaz, a preguntas de la prensa respecto al anuncio realizado ayer en el Parlamento por el presidente de Cantabria, Miguel Angel Revilla, de que la APS derribará la valla que separa el puerto de la ciudad en el tramo comprendido entre la Estación Marítima y el antiguo edificio de Tabacalera a finales de 2020.

Díaz ha explicado que ha sido con la obra del entorno de la Estación Marítima ya en ejecución cuando el Puerto ha informado al Ayuntamiento de que valoraba instalar una valla de cuatro metros, en vez de 3,5 como la actual, y con un tramo inclinado para hacer más difícil el acceso a polizones.

El Ayuntamiento mantuvo varias reuniones con el Puerto para buscar «otras alternativas», entre las que se encontraba «retrasar» a la altura del depósito franco la ubicación del ferri, lo que llevaría «más tiempo».

El Ayuntamiento finalizará las obras de la Estación Marítima antes del puente de la Constitución, incluido el tramo de valla que le corresponde, con lo que «se podrá comprobar el tipo de cierre, que va a ser el que se va a utilizar para el resto de tramo», que va perpendicular hasta el borde y desde la estación hasta el Barrio Pesquero, y que ejecutará la APS.

El proyecto del entorno de la Estación Marítima que el Ayuntamiento envió al Puerto, y que éste aprobó a principios de año, contemplaba una altura de valla «exactamente igual que la que hay ahora, y ha sido en 2018 cuando nos han dicho que tenía que ser de cuatro metros, cosa que no nos gusta y hemos intentado que el tipo sea menos agresivo para la ciudad, llegando a plantear una de vidrio para que el impacto fuera mínimo, pero no ha sido posible».

Arrecian las voces en contra

Mientras se dan los pasos par ampliar la valla que separará Santander de la zona portuaria, las voces en contra se suceden. Este martes han sido UGT y Podemos quienes han vuelto a rechazar la maniobra.

En este sentido, el presidente del comité de empresa del Puerto de Santander, Antonio Toca, de UGT, lo ha rechazado como solución a la entrada ilegal de inmigrantes a la capital cántabra porque, a su juicio, lo que hace falta son «más policías portuarios».

«No estamos de acuerdo con ampliar la valla porque el problema es que hay poco personal para todo y lo que se necesita son más policías portuarios y más dotación policial de Guardia Civil», ha recalcado Toca, quien señala que los policías portuarios sólo pueden identificarlos e informar de ello a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, pero no pueden llevar a cabo detenciones.

El sindicalista ha denunciado que «muchas veces sólo hay un agente de la Guardia Civil y en ocasiones no se puede siquiera proceder a la expulsión porque no hay policías de Extranjería, que son los únicos que pueden formalizar la expulsión».

Según Toca, en la actualidad hay en el Puerto de Santander 37 policías portuarios, aunque, en su opinión, para cubrir el servicio se necesitarían «entre 45 y 50».

Para Podemos esta valla es «inmoral», al tiempo que ha reprochado al Gobierno que su único comentario en contra es que «es fea».

Podemos señala en un comunicado de prensa que en el Pleno del Parlamento de este lunes, el presidente, Miguel Ángel Revilla tachó la valla de «fea» -la actual- pero «en ningún momento consideró esta propuesta inmoral, pese a ser la opinión de una gran parte de la ciudadanía cántabra».

La diputada de la formación morada, Verónica Alonso, ha censurado que el presidente «justifique» el proyecto de la Autoridad Portuaria «con el argumento del repunte de inmigrantes, un hecho que los propios datos niegan, con un descenso del número de personas que han tratado de entrar en alguno de los buques atracados en el puerto en los últimos seis meses», añade.

«No nos gusta que en el centro de la ciudad tengamos que recurrir a ese tipo de soluciones para un problema que existe pero que quizá se pueda combatir desde otros frentes«, como desplazando el atraque del ferry hacia el depósito franco.

En este sentido, el concejal ha apuntado que cuando se abordó en el Puerto la ordenación del frente marítimo en el tramo entre la estación y Varadero tras la anulación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 1997, sin que la presión migratoria sobre el ferry fuera entonces un asunto «candente», el Ayuntamiento propuso retrasar el atraque el ferry al depósito franco, «donde incluso existe un atraque que podría ser utilizado», como forma «idónea» de conseguir la «integración máxima» de esos terrenos en la ciudad. La APS trasladó la opción a Brittany Ferries, que «no la ven mal»

Posteriormente surgió la cuestión de la presión migratoria y «todos compartimos que retrasando el atraque del ferry a este lugar, la presión se separa del centro de la ciudad», ha indicado Díaz.

El nuevo atraque supondría una nueva estación marítima con nuevo espacio para embarcar y permitiría liberar y recuperar el que está actualmente reservado para el desembarco de vehículos y camiones, es decir, todo el frente desde Varadero a la estación. «El atractivo de atracar en el centro lo seguimos teniendo pero podemos contar con ese suelo e incorporarlo a la ciudad», ha comentado Díaz.

Además, el concejal ha detallado que se podría dar otra utilidad a la estación actual, así como a la Comandancia de Marina y Sanidad Exterior, que «podrían plantearse trasladarse a otro sitio», integrando su espacio en la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos