El contrato de parques y jardines enfrenta a los trabajadores con el Ayuntamiento

Dos empleados de la empresa que mantiene los parques y jardines trabajan en un parterre en la Alameda Segunda./Roberto Ruiz
Dos empleados de la empresa que mantiene los parques y jardines trabajan en un parterre en la Alameda Segunda. / Roberto Ruiz

El comité de empresa afirma que la baja del 17% sobre el precio de salida «es temeraria, no se podrá dar servicio y peligran los empleos»

Juan Carlos Flores-Gispert
JUAN CARLOS FLORES-GISPERTSantander

Se avecinan problemas en el servicio de parques y jardines de Santander. La propuesta municipal de adjudicación a una nueva empresa del mantenimiento de los parques santanderinos inquieta a los 199 trabajadores. El comité de empresa mostró este sábado su preocupación «por la baja desproporcionada» de la UTE Imesap-La Encina-Copsesa de casi el 17% «que pone en riesgo la viabilidad del servicio, su calidad y los puestos de trabajo», en palabras del presidente del comité, Óscar González. «Parece que, como ha pasado en otros servicios como la recogida de basuras y limpieza de calles, al Ayuntamiento lo que menos le importa es la calidad, sino pagar menos».

La propuesta de adjudicación por un importe de 6,5 millones anuales (7,7 incluido el IVA) «no garantiza los salarios ni las obligaciones del cumplimiento del servicio, que irá en detrimento del mantenimiento» de los espacios públicos ajardinados. Hay más datos. La empresa deberá gastar (por contrato) 700.000 euros al año en obra civil, jardinería, servicios y suministros para la mejora de las zonas verdes existente. «De manera que lo que queda son 5,8 millones, la nómina a día de hoy de trabajadores». La adjudicataria deberá aportar todo el material necesario, desde desbrozadoras a camiones. Y añade: «Desde 2016, cuando se inició el proceso, los salarios han subido y nada de eso ha sido recogido en la oferta de la posible adjudicataria del servicio».

La nueva empresa que se haga cargo de los parques y jardines deberá, además, realizar la asistencia veterinaria y alimentación de los animales del minizoo de La Magdalena, el control de gaviotas y eliminación de sus huevos y nidos, que antes se hacían a través de otros contratos.

La propuesta anual de adjudicación es por 6,7 millones, de los que 5,8 se irán en salarios

El representante de los trabajadores explica que «aún no se ha producido la adjudicación, que hay varios recursos en marcha de la UTE que actualmente realiza el servicio y la Mesa de Contratación ha pedido a la empresa seleccionada por el Ayuntamiento que presente un estudio de viabilidad económica que deje claro que se podrán mantener los casi dos centenares de empleos».

El comité de empresa «estará vigilante al objeto de tomar las medidas oportunas en caso de que se acepte esta oferta, que es inviable» y que irá «en detrimento de la calidad de los parques y jardines públicos de los santanderinos y que disfrutan también los turistas».

Jardines de Santander

Desde el año 1997 la misma UTE lleva a cabo el mantenimiento de los parques y jardines del municipio, con tres denominaciones diferentes: Piquío 1, Piquío 2 y, actualmente, Jardines de Santander, formada por Urbaser y Contratas Piñera. Su contrato de cuatro años más dos de prórroga acabó en febrero pasado, aunque sigue prestando servicio para no dejar desentendidos los espacios públicos hasta que se adjudique de nuevo ante el retraso del procedimiento municipal aún en marcha. Como explica el representante sindical, «el Ayuntamiento paga, pero con retraso de manera que desde agosto pasado no ha aportado cantidad alguna. Las nóminas y todos los gastos los está pagando Jardines de Santander de su bolsillo, pidiendo créditos».

Jardines de Santander también se presentó al concurso municipal con una baja sobre el precio de salida del 8% «pero con la experiencia que tiene, sabe de dónde se puede ahorrar». «Con la oferta que el Ayuntamiento pretende aceptar es imposible desarrollar bien un servicio y pagar al personal», concluye Gutiérrez.

El comité de empresa se queja del desarrollo del proceso. «El jefe del servicio fue apartado de la evaluación de las propuestas por la Mesa de Selección y se contrató a una empresa experta que no acredita experiencia en la valoración de un contrato de prestación integral de parques y jardines, lo que ha quedado acreditado por la falta de rigor en los informes que realizó». Las críticas van hacia los políticos: «El concejal de Medio Ambiente no defiende los derechos de los trabajadores y a la alcaldesa le hemos pedido varias veces una reunión para explicarle el problema al que se enfrenta».

 

Fotos

Vídeos