Un telón que cae sólo a medias

Un telón que cae sólo a medias
Ansola

Un gran pasacalles regional pone fin a la Semana Grande, pero algunas actividades como el circo o las ferias se mantienen

Álvaro Machín
ÁLVARO MACHÍNSantander

en el plan del último día de fiestas está marcada en rojo la cita de las siete de la tarde. Un pasacalles cántabro como colofón a los festejos que coincide con la celebración del Día de las Instituciones. El desfile, una de las novedades de los últimos años y que concita a muchísimo público, arrancará de Gamazo (en la zona trasera del Palacio de Festivales) y llegará hasta la Plaza del Ayuntamiento. Piteros, trajes regionales, gaitas, coros y danzas... Una caravana de sonido y color con acento por la capital aderezada, además, por una agenda llena de citas vinculadas al folclore durante todo el día con numerosos artistas. Con participantes llegados de muchos puntos del mapa de Cantabria. Es una despedida para la Semana Grande, pero una despedida sólo en parte. El programa acaba, pero algunas de sus atracciones se quedarán unos días más en la ciudad. Para seguir sientiendo el verano.

Quimera permanece hasta el 11 de agosto y también prosigue el Cabaret prohibido

Sin conciertos en la Campa o en el centro de la ciudad, con las casetas ya desmontándose y con la plaza de toros despidiéndose de las figuras. Se van las fiestas, pero no del todo. El Sardinero concentrará buena parte de lo que resiste al fin de la agenda de festejos. De entrada, el circo Quimera, de Raúl Alegría. Su espectáculo 'Tropical' está programado hasta el día 11 de agosto en la carpa instalada en el Parque de Mesones. Con funciones diarias a las siete de la tarde y una cita muy especial durante la mañana del día 4. Para esa fecha se anuncia el Premio Internacional Hermanos Tonetti. «En un solo día llegan artistas de más de ocho países para competir en una gala especial frente a un jurado de excepción que incluye managers de circo y directores de algunos de las principales espectáculos para intentar ganar el premio Tonetti, que se celebra por primer año en Santander. Todos los números internacionales de esta competición son distintos a los presentados en el circo Quimera», puede leerse en la web del espactáculo, en la que pueden adquirirse las entradas para todas las funciones.

Sigue el circo y también el Cabaret Prohibido que acoge su carpa. Se presenta como un «cabaret clandestino que sobrevivió al incendio de Santander» y es un espectáculo para adultos, con funciones cada viernes y sábado hasta el 10 de agosto (son siempre a las 23.00 horas). «Vuestra copa –se presentan– más divertida, caliente y sensual del verano de Santander».

El recinto de atracciones alberga el 'Día del niño' el día 4, fecha de cierre

Muy cerca de todo eso seguirán sonando los ritmos que acompañan a las atracciones de las ferias, en el aparcamiento del campo de fútbol. Los que no tuvieron tiempo de probar el 'Estratosphere', con sus cuarenta metros de altura, o el 'Halloween 3D', una de las novedades de esta edición, podrán hacerlo hasta el próximo día 4 de agosto. En total, 48 atracciones (cuatro más que las que vinieron en 2018), ocho puestos de juegos y 28 casetas con diferentes actividades en las que los visitantes podrán poner a prueba su pericia, puntería y otras habilidades (a lo que hay que sumar 24 puestos de hostelería y alimentación, con los bocados más típicos de todos los veranos). Muchos, de hecho, se marcan como fecha de visita el popular 'Día del niño', con tarifas algo más reducidas de lo habitual para los visitantes. Será el domingo 4 de agosto, día de despedidas para los feriantes.

En paralelo al recinto ferial seguirán funcionando también las casetas de gastronomía y folclore regional que hay más pegadas a las atracciones (al otro lado de los Campos de Sport). Son, en este caso, las carpas instaladas por la Casa de Cantabria y la de Castilla y León –este año son las que estarán en esta zona, ya que la mayoría ha ocupado el espacio de la Plaza de México– las que mantendrán sus puertas abiertas hasta el mismo día 4 de agosto.

Entre todos, y junto a las playas, a muy pocos metros del mar, mantendrán el espíritu de las fiestas, de la Semana Grande, y de un verano al que aún le quedan muchas paradas. Con numerosas actividades en agosto e, incluso, en los primeros días de septiembre. Que la diversión no pare todavía.