El PP saca adelante la bonificación de la plusvalía con el apoyo de David González

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, junto a la concejala de Economía y Hacienda, Ana González./Roberto Ruiz
La alcaldesa de Santander, Gema Igual, junto a la concejala de Economía y Hacienda, Ana González. / Roberto Ruiz

Con esta medida, y siempre que la vivienda heredada fuera la residencia habitual y el único inmueble del fallecido, se bonificará en un 90% al cónyuge y sus ascendientes o descendientes cuyos ingresos no superen 1,5 veces el Iprem

EUROPA PRESS

El Pleno del Ayuntamiento de Santander ha aprobado hoy, con los votos del equipo de gobierno del PP y el exconcejal de Ciudadanos David González, la modificación de la ordenanza de la plusvalía para eliminar el requisito de convivencia. Este cambio permitirá bonificar el impuesto en un 90% al cónyuge del fallecido y los ascendientes o descendientes cuyos ingresos no superen 1,5 veces el IPREM, siempre que la vivienda heredada fuera la residencia habitual y el único inmueble en propiedad del fallecido.

Los populares han llevado este cambio -tildado de «chapuza» por el grueso de la oposición, que ha votado en contra- a la sesión plenaria tras la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) que desestima un recurso del Consistorio contra un vecino -abogado de profesión- que interpuso demanda al no poder acogerse a dicha bonificación por el requisito de convivencia de dos años de la anterior normativa y que se ha suprimido.

La concejala de Economía y Hacienda, Ana González Pescador, ha admitido que la reforma es para «acatar» la resolución judicial y, también, para introducir criterios «objetivos», de renta o patrimoniales, y lograr una propuesta «progresiva», y ha recordado que otras capitales o municipios cántabros no tienen esta figura.

Al hilo, la alcaldesa ha defendido que el fin de la modificación es «mantener la bonificación para ayudar a quien más lo necesita«, para que a los familiares de una persona que fallece les resulte más fácil «seguir viendo en su casa». Gema Igual ha negado que sea una medida para mantener los ingresos del Ayuntamiento o que se haya «despreciado a ningún santanderino», como han denunciado desde la oposición.

La nueva ordenanza ha salido con el respaldo de González, exedil de Cs, que no ha intervenido. Sí lo ha hecho quien fuera su compañera de partido, que también abandonó, Cora Vielva, para explicar su voto en contra al considerar que hay puntos no "beneficiosos«para los vecinos.

La oposición dice que es «una chapuza»

El resto de concejales y grupos de la oposición han coincidido en que la propuesta 'popular' es una «chapuza» que deriva de una tramitación «exprés y urgente», que se abordó el lunes en la Comisión de Hacienda pese a no estar en el orden del día, según ha asegurado el portavoz socialista, Pedro Casares, que ha afeado al PP que modifique la ordenanza «a golpe de sentencia», lo que demuestra que era «inconstitucional» e «ilegal»y significa que la justicia se ha impuesto a la «inrazón» del gobierno local.

El edil del PSOE considera un «error» que en vez de «pedir perdón», «casi» se haya eliminado la bonificación, al reducirla a «la mínima expresión». Además, a su juicio, se introducen principios que «vulneran la capacidad económica del contribuyente», por lo que ha advertido de que la nueva normativa pueda volver a ser recurrida, como ya avisó -ha recordado- que sucedería con la que ha estado vigente. «No quisiera ser profeta», ha comentado, después de censurar el «despropósito» de los 'populares'. «Se saltan todo a la torera».

También ha rechazado Casares el argumento del PP de modificar la ordenanza ante el «riesgo de estabilidad presupuestaria», señalando al respecto que se va a dejar de ingresar en torno a un millón, pero Santander tiene un superávit cercano a 20 millones.

Para el portavoz del Grupo Regionalista, José María Fuentes-Pila, el cambio es el resultado de una «batalla» o «guerra», de «David contra Goliat«, en alusión a la demanda de un vecino que ha metido «dos goles» al Ayuntamiento, con las sentencias de instancia y apelación.

Miguel Saro, representante de IU, ha asegurado que detrás de la reforma está el «mantener el nivel de ingresos» del Ayuntamiento, que va a «recaudar aún más»que con la regulación anterior, que era «ilegal».

En similares términos se ha expresado el edil no adscrito Antonio Mantecón, que cree «imposible» hacer una ordenanza con criterios «más limitadores». Para este concejal, con la bonificación se va a lograr un ahorro «ridículo», ya que el Ayuntamiento dejará de ingresar 280.000 euros, y ha concluido que ésta es una más de las «desquiciadas» iniciativas del PP.

Del impuesto y la plusvalía también se ha debatido en una moción de PSOE, PRC, IU, Ganemos y Mantecón para instar al Gobierno central a adaptar el impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana a la doctrina del Tribunal Constitucional, y que ha sido rechazada con los votos del PP y, de nuevo, González, mientras que Vielva -que ha votado con el grueso de la oposición- ha aclarado que ahora decide ella, y no el que fuera su partido, Cs.

La concejala de Economía y Hacienda, Ana González, ha justificado la negativa del PP porque la moción se ha presentado de forma «exprés» y «sin participación», cuando se precisa «consenso».

El Presupuesto, ¿cola de lagartija o corsé?

Eel PP también ha aprobado en este pleno y de nuevo con González, una modificación presupuestaria de 1,2 millones para ejecutar el vial acceso a las nuevas cocheras del TUS y para abonar las últimas certificaciones de obra de las mismas y del Metro-TUS.

Casares ha censurado el «despropósito» de que se plantee aumentar un 10% -lo que permite la ley- el presupuesto, que ha comparado con una «cola de lagartija». Símil ante el que la concejala de Economía ha admitido que las cuentas se van a mover según las «necesidades de los vecinos», y ha contrastado que al portavoz del PSOE le gustaría que fueran «un corsé», para no mover «un euro». «El PP no va a dejar de invertir, hacer obras y generar empleo», ha advertido la alcaldesa.

Mantecón ha opinado que «las cosas no se pueden meter con calzador» en base a una «buena propaganda» como la que se hace del Metro Tus, pese a ser un proyecto «cuestionado desde el inicio». Tras censurar la «incompetencia» de González-Pescador, ha vaticinado que se van a «necesitar dos plenos al mes para debatir todas las modificaciones» propuestas, que se hacen desde la «ilegalidad» del procedimiento y que son «irregulares». Ha añadido que se puede «permitir» al PP que haga las cosas «mal», pero no de manera «ilegal».

Vielva se ha opuesto al modificado al no apreciar «urgencia excesiva» en las actuaciones a las que afecta, y teniendo en cuenta la «cercanía» de los próximos presupuestos, mientras que el PRC ve «falta de rigor» y considera «poco serio» el planteamiento.

El Pleno, por mayoría, también ha aprobado de forma inicial el estudio de detalle en El Campón-Peñacastillo, y la provisional modificación de las disposiciones contenidas en el catálogo de edificios protegidos del PGOU de Santander.

De las mociones, se ha rechazado una de Mantecón para instar al Gobierno de Cantabria a la creación de un consorcio autonómico de transportes y movilidad, figura -la del consorcio- que «no gusta» al PP, las cinco reiteradas -hasta diez veces- de Yáñez-Barnuevo y otra del PRC para crear una mesa de trabajo para estudiar modificar el Reglamento del Pleno, y ante la que portavoz del PP, César Díaz, pide «seriedad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos