El joven que rechazó un premio de Zuckerberg gana el 'Nobel' de las matemáticas

Fotografía cedida de la Agencia Brasil del profesor de la Universidad de Bonn en Alemania Peter Scholze (c) mientras recibe la medalla Fields durante la ceremonia de entrega. /Efe
Fotografía cedida de la Agencia Brasil del profesor de la Universidad de Bonn en Alemania Peter Scholze (c) mientras recibe la medalla Fields durante la ceremonia de entrega. / Efe

El alemán de 30 años Petez Scholze, que rechazó 100.000 euros del fundador de Facebook, logra una de las medallas Fields

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Con 17 años, Peter Scholze era un adolescente alemán que, como tantos otros, formó con sus amigos un grupo de rock. Pero cuando se encerraba con sus libros, este joven de pelo largo y mirada limpia se transformaba en alguien especial, en un genio. Fascinado a esa temprana edad por la demostración del teorema de Fermat de Andrew Wiles, decidió que las matemáticas iban a ser su pasión. Ayer, el Congreso Internacional de Matemáticas (ICM), que se celebra en Río de Janeiro, premio a Scholze, que ahora tiene 30 años, con una de las medallas Fields, el premio que se considera el Nobel de las Matemáticas.

Entre el pipiolo que tocaba el bajo y estudiaba números y el brillante matemático que sigue sorprendiendo a sus colegas, la vida de Peter Scholze ha sido una sucesión de hitos que dejan con la boca abierta. Terminó la carrera de Matemáticas en solo año y medio, con 24 se convirtió en el catedrático más joven de la historia de Alemania (en la Universidad de Bonn) y con 27 rechazó el premio New Horizons para jóvenes matemáticos, dotado con 100.000 dólares y financiado, entre otros, por Mark Zuckerberg. Aunque Scholze nunca ha revelado los motivos por los que despreció un galardón tan jugoso, quienes le conocen especulan con la idea de que el brillante científico alemán no quería bailarle el agua al fundador de Facebook ni a los poderosos popes de Sillicon Valley. En cambio, aceptó en 2016 el premio de la Sociedad Europea de Matemáticas y el galardón de ciencia e investigación más destacado de Alemnia, el Leibniz Prize.

Schozle, que acaba de ser nombrado director del Instituto Max Plack de Matemáticas de Bonn, el mejor centro de investigación en matemática pura del país, ha ganado el Fields, para el que partía como favorito, por sus investigaciones sobre aritmética y geometría algébrica. Scholze participa en el Programa de Landglands, una red de conjeturas locales que trata de relacionar objetos aritméticos con objetos analíticos.

Los premios Fields, que se entregan cada cuatro años, reconocen a los cuatro matemáticos de menos de 40 años más destacados. Junto a Scholze ayer fueron reconocidos el italiano Alessio Figalli, de 34 años, por sus «contribuciones a la teoría del transporte óptimo y sus aplicaciones en las ecuaciones diferenciales y en geometría métrica», y el indio Akshay Venkatesh, de 36, por su desarrollo de la teoría de los números. El cuarto galardonado fue el matemático Caucher Birkar, un kurdo iraní refugiado en Reino Unido y profesor en Cambridge, por sus contribuciones al estudio del plano de Fano, que se utiliza en geometría proyectiva. En la ceremonia, Birkar dijo que quería «dibujar una sonrisa en el rostro de 40 millones de personas», en referencia al pueblo kurdo, pero también se llevó el susto del día cuando descubrió que le habían robado su medalla, algo que reconoció la organización.

 

Fotos

Vídeos