Una factura de teléfono de 2.700 euros por culpa de una cigüeña

Silueta de una cigüeña en Tailandia. /Sukree Sukplang (Reuters)
Silueta de una cigüeña en Tailandia. / Sukree Sukplang (Reuters)

Un desconocido se hizo con el localizador del animal para gastar más de 20 horas en llamadas que pagará una asociación ecologista

COLPISA

Las cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) son animales migratorios y como tales suelen volar a climas más templados cuando llegan las bajas temperaturas al hemisferio en que se encuentran. Este hábito ha sido investigado por numerosos expertos porque en los últimos tiempos sus tendencias han cambiado debido a múltiples circunstancias. Sin embargo, lo que no podía esperar una organización polaca es que una de sus tareas de estudio conllevaría una sorprendente factura de teléfono de más de 2.000 euros en llamadas.

El comienzo de la rocambolesca historia está en Siedlce, una ciudad al este de Polonia. Allí, uno de los miembros de la organización medioambiental EcoLogic Group colocó un dispositivo de seguimiento a varias cigüeñas. Habitualmente se emplean emisores satélite GPS y emisores GSM-GPS que permiten la localización de cada ave con gran exactitud varias veces al día y envían la información periódicamente. Sirven para rastrear sus movimientos y observaras sus comportamientos a grandes distancias.

De todas las cigüeñas blancas señalizadas, una resultaría la involuntaria protagonista. Según han explicado al diario polaco Super Express, la organización perdió el rastro del ave en el Valle del Nilo Azul, un punto a más de 6.000 kilómetros de distancia del poblado polaco. Incluso su desaparición en Sudán era normal, puesto que muchos sujetos pierden sus dispositivos de seguimiento en la migración o simeplemente los artefactos dejan de funcionar correctamente. La sorpresa para la organización llegó unos días después, cuando llegó una factura con un coste de unos 10.000 zloty (más de 2.000 euros) y en el detalle del operador se mostraba que se habían empleado más de 20 horas en llamadas de teléfono.

Ante la evidencia de que las cigüeñas no suelen colocar tarjetas telefónicas en un terminal para llamar por teléfono, EcoLogic Group tiene claro que alguien en la zona se hizo con la tarjeta del micro-GPS (ya fuera porque atrapó al animal o porque se encontró con ella) y colocó la SIM en su propio dispositivo para telefonear gratis. Ahora, la organización pagará el gasto y la compañía ya ha cancelado el servicio que debía servir para rastrear a una cigüeña y no para una barra libre de llamadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos