El incendio de Tarragona, a punto de ser controlado

Vista de los montes quemados por el incendio de Ribera d'Ebre. / EFE

Torra tiene previsto anunciar el próximo sábado un plan de choque para paliar los daños del siniestro que ha arrasado unas 6.000 hectáreas

EFETarragona

El incendio que afecta a la comarca de la Ribera d'Ebre fue estabilizado poco antes de la diez de la noche de este sábado. Tras arrasar unas 6.000 hectáreas y afectar a municipios tarraconenses como Flix o Vinebre, los bomberos de la Generalitat confían en controlar este domingo el incendio, uno de los más importantes declarados en los últimos años en Cataluña, y cuyos trabajos se centran en que no se reactive ni avance.

A la espera de que los Bomberos puedan dar por controlado el incendio, unas cincuenta dotaciones permanecen en la zona -con 34 vehículos auto-bomba, dotaciones de los GRAF, 3 helicópteros y vehículos de apoyo y mando- para intensificar las labores de extinción, especialmente en el tercio superior del flanco derecho, para poder consolidar el perímetro. Se ha decidido replegar a sus bases los medios aéreos del Ministerio de Agricultura y a los efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME

De momento, aún continúan desalojadas una treintena de personas: unas veinte siguen en el centro de acogida de Flix, 4 en la Palma d'Ebre y 5 en Bovera.

De las cinco carreteras locales que han permanecido cortadas desde el pasado miércoles, anoche ya se reabrió la circulación en la C-12, entre Flix y Maials, mientras que esta mañana ya se puede circular por la T-714, entre la Torre de l'Espanyol y Cabacés, y la T-2237, de Vinebre a Palma d'Ebre.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha prometido este domingo un «plan de choque» que pretenden concretar el próximo sábado para paliar los daños del incendio de Ribera d'Ebre, Garrigues y Segrià. Tras reunirse en el centro de mando de Vinebre con los alcaldes de los ocho municipios afectados por el fuego, Torra ha agradecido la labor «heroica» de los equipos de emergencia y que han evitado que alcanzara las 20.000 hectáreas que la Generalitat previó que podía afectar, dado su potencial.

Torra ha anunciado que con los alcaldes de la zona han acordado que los mandos municipales se dediquen esta semana a diagnosticar con detalle los daños materiales y los perjuicios económicos generados. Por su parte, la Generalitat, la Diputación y la Delegación del Gobierno se coordinarán, según Torra, para dar una respuesta conjunta de las administraciones ante las peticiones del territorio.

En este sentido, han acordado fijar para el próximo sábado una reunión en Flix (Tarragona), con los alcaldes y representantes de las demás administraciones, para avanzar en el «plan de choque» que permita dar respuesta a los efectos provocados por el incendio.