La mitad de las víctimas de la pobreza energética deben elegir entre comer bien o calentarse

Una persona se calienta con mantas en su casa./Ramón L. Perez
Una persona se calienta con mantas en su casa. / Ramón L. Perez

El 56% asegura que la carencia de recursos causa problemas de salud a la familia y el 28% dice que aumenta el bajo rendimiento académico de sus hijos, según un estudio de Cruz Roja

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

Más de la mitad de las víctimas de la pobreza energética en España se ven obligadas, sobre todo en el período invernal, a elegir entre abordar gastos básicos de la familia, como alimentarse adecuadamente, o pagar los suministros eléctricos y de gas, para poder calentar la vivienda, según un estudio realizado por Cruz Roja entre los más 1,7 millones de españoles a los que da asistencia social.

El estudio indica que este grave problema, que afecta a algo más del 10% de los españoles, absorbe, junto a los demás gastos de vivienda, más del 65% de presupuesto de las familias más vulnerables, lo que les lleva a minimizar los gastos en alimentos -el 22% no puede comer proteínas tres veces por semana-, en medicinas o tratamientos médicos, o en equipación escolar, o, en caso contrario, a pasar frío en casa durante el invierno, como declaran que les ocurre al 37%.

Más de la mitad de los encuestados, el 56,2%, explicó que la falta de condiciones de habitabilidad de su vivienda les provoca problemas de salud temporales, como catarros o gripes, y otros más graves como reumatismo, artrosis u otras enfermedades crónicas. Las malas condiciones de habitabilidad hacen que el 35% ni se plantee invitar a nadie a su casa y que el 28,5% destaque que el pobreza energética repercute negativamente en el éxito escolar de sus hijos, ya que las enfermedades disparan el absentismo escolar y la falta de condiciones para el estudio lastre su rendimiento académico. De igual manera, el 29,6% de los que viven con un consumo limitado de energía tienen problemas laborales por el absentismo derivado de sus enfermedades y a un 18,5% les ha causado problemas en la búsqueda de empleo, porque no cuentan con las condiciones de higiene y vestimenta adecuadas para afrontar una entrevista laboral.

Más información