Más de cien años de historia

Más de cien años de historia

MARTA G. RUMOROSO

STARTinnova comienza a vivir la recta final de esta tercera edición, iniciada en el otoño de 2015. El programa de e-learning que apuesta por la innovación y la juventud cántabra incluye, también, el desarrollo de microponencias por parte de las empresas mentoras participantes. En esta sexta jornada han compartido sus propias experiencias empresariales el Centro Tecnológico de Componentes (CTC) y Lostal.

Actualmente en 2016 suma 106 años de trayectoría: un bagaje profesional que ha incluido vivencias de todo tipo, no exentas de luces y sombras, estas últimas: superadas. En este aspecto, en el 2007 en pleno detonante de la crisis socioeconómica del país, la empresa sufrió la caída del mercado. «Lostal se tuvo que adaptar a las circunstancias y buscar nuevos horizontes fuera de Cantabria», comentó. Así en el año 2008 estableció sinergias de trabajo con la empresa Cobber, con la que tenían nexos de afinidad en cuanto a tamaño de negocio así como una misma visión empresarial. La operación supuso una apertura al mercado nacional con un aumento del valor del volumen de trabajo en: baño, fontanería, y calefacción.

Más tarde, en el año 2013, Lostal repitió la misma operación, incrementando la actividad de la empresa con la pertenencia a Ibergroup. De esta manera pudo ampliar mercado en el ámbito de la construcción.

Santiago García no descarta que haya más proyectos de expansión en un futuro próximo. Recalca que «si Lostal pudo salvar el bache del año 2007 fue porque todos los trabajadores y colaboradores de la empresa dedicaron tiempo, esfuerzo y los recursos que pudieron a la causa», matizando que «fue básica la ilusión por creer que podían tener un futuro».

En el mundo de los negocios las obviedades, a veces, no son tales. Los casos de éxito que se comparten en las microponencias no son un camino de rosas, vienen marcados por los condicionantes del ritmo del contexto en el que surjan. Ante ese panorama el abánico de soluciones coincide en el mismo punto de partida: querer hacer algo y luchar por ello.

Lostal apostó por lanzarse a darse a conocer fuera del ámbito regional en el que operaba. Arriesgó y ganó. CTC lleva el mismo camino: trabajar desde Cantabria como trampolín hacia un éxito sin límites geográficos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos