De qué hablaron Pedro Sánchez y el líder de Apple

De qué hablaron Pedro Sánchez y el líder de Apple

El Gobierno busca impulsar el espíritu emprendedor español con un plan inspirado en el que ha impulsado Macron en Francia: así es el proyecto 'Nación Emprendedora' de Sánchez

JOSÉ ANTONIO GONZÁLEZMadrid

Nación emprendedora. Estas dos palabras, de clara inspiración en los planes del primer ministro francés Emmanuel Macron, resumen el proyecto que el presidente del Gobierno quiso 'vender' al líder de Apple, Tim Cook, durante su visita a La Moncloa. Reunión privada de la que oficialmente solo ha trascendido un pequeño comentario. «Una excelente oportunidad para presentar a Cook, la estrategia de 'Startup Nation' del Gobierno de España, subrayando así la voluntad del ejecutivo de crear un entorno empresarial que promueva el emprendimiento y la innovación en el ámbito de las nuevas tecnologías y la digitalización»

En la actualidad en España hay un total de 3.258 startups, según un informe del Mobile World Capital, una cifra que ha aumentado un 20% en comparación con los números de 2017. «Las startups españolas gozan de buena salud», cree el presidente de la Asociación Española de Startups, Carlos Mateo.

El ecosistema tecnológico europeo cada vez más toma cuerpo y los unicornios empresariales, compañías con un valor superior a 1.000 millones de dólares, son cada vez más frecuentes. El último informe publicado por GP Bullhound, un banco de inversión especializado en el sector tecnológico, cita por primera vez dos compañías españolas entre las 15 primeras de su ránking: Cabify y Letgo. Según el pasado Tech Tour Growth 50 2017, le podemos sumar otros nombres: AlienVault, Carto, Scytl y Wallapop. «Somos un país con mucho talento y emprendedor, a pesar de las trabas que nos ponen», apunta Mateo.

Trabas que el Gobierno de Pedro Sánchez espera sortear con una ley para «fomentar el desarrollo del ecosistema de las startups o empresas emergentes de base tecnológica». Estas fueron las palabras con las que Sánchez sorprendió en la pasada clausura de la Spain South Summit 18 a principios de este mes.

«Somos un país con mucho talento, a pesar de las trabas que nos ponen» Carlos mateo, presidente de la asociación española de startups

De sus palabras nació un concepto ya empleado por su Secretario de Estado para el Avance Digital, Francisco Polo: Nación Emprendedora. «Es una buena idea, pero parece que no se están dando los pasos adecuados», añade el presidente de la Asociación Española de Startups.

Pasos, por ejemplo, que apuntan a la subida de cotización de los autónomos, impuestos a las tecnológicas y apoyos a las leyes de copyright comunitarias, «especialmente a la parte más dura», recuerda Mateo.

Otros nombres reconocidos del sistema emprendedor español criticaron abiertamente las palabras del presidente del Gobierno en el citado encuentro: Iñaki Arrola, inversor en KFund, calificó el anuncio de «postureo»; Aquilino Peña, inversor en Kibo Ventures, denunció por su parte que los «emprendedores necesitan ayudas, no decretos».

Al otro lado de esta postura pesimista se sitúa un emprendedor, Francisco Polo, actual Secretario de Estado para el Avance Digital. «Somos un país de contrastes, lleno de riquezas y con un gran potencial. Nuestra posición en este mapa global es única y privilegiada. Tenemos una oportunidad de sumarnos a la economía del futuro y no la podemos dejar escapar», señaló en junio en su blog personal.

«Tenemos una oportunidad de sumarnos a la economía del futuro y no la podemos dejar escapar» francisco polo, Secretario de Estado para el Avance Digital

Esta oportunidad se basa en «crear una Nación Emprendedora», según Polo, y fue de lo que Sánchez departió ayer en su reunión con Cook. En primer lugar, se encuentra la de adaptar el marco legal para reconozca la singularidad de las startups. «Se debe reconocer desde el punto de vista jurídico las especificaciones de estas empresas y al mismo tiempo potenciar la inversión en I+D+i a través de las incentivos fiscales en el Impuesto de Sociedades, de tal manera que un mayor número de big corporates perciban a las startups como vehículos de innovación desde fuera hacia adentro».

La segunda pata del proyecto se centra en la creación de una red conectada de aceleradoras e incubadoras. Y, por último, potenciar encuentros nacionales e internacionales sobre emprendimiento.

Francia como ejemplo cercano

El plan que abraza el Gobierno de Sánchez es de clara inspiración francesa. En junio de 2017, el empresario francés Xavier Niel inauguró el campus de startups más grande del mundo en el Viejo Continente. 34.000 metros cuadrados con más de 3.000 estaciones de trabajo y una veintena de proyectos en marcha con cientos de socios entre los que figuran, por ejemplo, Microsoft y Facebook.

A principios de este mes, Emmanuel Macron, presidente de Francia, defendió en StationF su apuesta por su «nación emergente». Prometió impuestos justos y reglas antimonopolio más fuertes a nivel europeo.

Hace un año, Macron en la conferencia Viva Technology en la capital del país ya dejó claras sus intenciones. «El emprendimiento es la nueva Francia», apuntó el presidente francés. Lo que tenemos que hacer es cambiar en profundidad nuestro modelo. Quiero que Francia sea una nación de startups», añadió.

«Lo que tenemos que hacer es cambiar en profundidad nuestro modelo. Quiero que Francia sea una nación de startups» Emmanuel macron, primer ministro de francia

En España, la Asociación Española de Startups ha pedido un mejor tratamiento fiscal de las inversiones por parte de 'business angels'; apoyo tanto a la captación de talento internacional a través de una VISA para emprendedores. Aspecto que ya ha cambiado en Francia para 2019 con la simplificación de la VISA tecnológica. «Me gusta comparar un investigador en Harvard con un investigador en Francia. Aquí la escuela es gratuita y excelente, la atención médica es gratuita, hay un sistema de jubilación. Por el otro lado, no hay nada», explicó Macron a principios de mes frente a miles de emprendedores.

Dos países vecinos con caminos muy similares y tiempos muy distintos. Antes de la visita, la primera, de Cook a Moncloa, el CEO de Apple pisó París y ayer el presidente galo aprovechó para exigir a Apple más inversiones en Francia.

Así cierra, Cook, su gira europea que le ha llevado a Bruselas y también Berlín para acabar en España donde ha intercambiado ideas con Sánchez sobre los retos del futuro «en el contexto actual de globalización de la economía y acelerado cambio tecnológico», según Moncloa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos