Samsung no quiere que su plegable reviva la pesadilla del Note 7

Samsung no quiere que su plegable reviva la pesadilla del Note 7

El gigante surcoreano investiga los fallos de pantalla y funcionamiento que han sufrido varias unidades de prueba del Galaxy Fold, su teléfono estrella de 2.000 dólares

ISAAC ASENJOMadrid

El objetivo de Samsung es claro: no más casos como el del fallo de las baterías del Galaxy Note 7. El gigante tecnológico no quiere revivir pesadillas del pasado y por eso ha decidido aplazar el lanzamiento y comercialización de su teléfono estrella, el Fold. El terminal es la gran apuesta del mercado de los smartphones en este nuevo año de móviles plegables. Si en 2018 se hablaba del notch, de las cámaras - dobles, triples y hasta cuádruples- y las pantallas infinitas. El mercado para 2019 ya está preparado para el desembarco de estos smartphones, aunque parece que el de Samsung tendrá que esperar. La fecha es por ahora una incógnita.

La decisión ha tenido lugar tras unos días en los que el alud de críticas por fallos de pantalla y funcionamiento ha sido considerable por parte de distintos periodistas estadounidenses e 'influencers' que han probado varios terminales cedidos por el gigante surcoreano. La idea del fabricante era sacar su primer móvil plegable a la venta en varios países europeos, entre ellos España, el próximo 3 de mayo. Además, en Estados Unidos y Corea, el Fold tenía previsto su estreno comercial esta misma semana por un precio de 1980 dólares -unos 1750 euros.

El Galaxy Fold iba a ser presentado en España, en un evento de presentación este mismo miércoles pero la filial de la marca en nuestro país envió una comunicación de que se cancelaba. «Samsung está trabajando para asegurar que todos sus dispositivos ofrecen la mejor experiencia de cliente y la mejor calidad en el momento de ponerlos a la venta», reza el comunicado.

«Los resultados iniciales del análisis de las incidencias en las pantallas de las que hemos tenido noticia muestran que estas podrían deberse a impactos en las áreas más expuestas de la bisagra, su parte superior e inferior» Samsung

«Muchas de las personas que han probado este nuevo dispositivo han destacado su gran potencial pero algunos también nos han indicado que necesita algunas mejoras adicionales para garantizar la mejor experiencia de usuario posible. Los resultados iniciales del análisis de las incidencias en las pantallas de las que hemos tenido noticia muestran que estas podrían deberse a impactos en las áreas más expuestas de la bisagra, su parte superior e inferior. También hemos conocido un incidente en el que sustancias encontradas dentro del dispositivo afectaron al rendimiento de la pantalla», añade la nota enviada a los medios.

Los inversores parece que han obviado el problema técnico del Fold y las acciones de Samsung Electronics se han mantenido prácticamente planas en el primer tramo de la sesión en la Bolsa de Seúl, donde los títulos se cotizaban apenas un 0,22% menos con respecto al cierre de la víspera, y durante las primeras tres horas de sesión llegaron a subir un 0,33%, según informa la agencia EFE.

Baterías que explotan en el Note 7

Este parón de Samsung se produce dos años y medio después de la crisis del Note 7, que le supuso una fuerte pérdida de credibilidad. Lo que parecía ser algún caso aislado se tornó en pesadilla: algunos terminales explotaban, ardían. Y esto desencadenó todo un proceso que terminó con el mayor 'recall' de la historia del fabricante. La culpa, de las baterías. la compañía se vio obligada a dejar de vender a nivel mundial el teléfono y retirar los terminales vendidos. Dos meses después de su presentación, el Galaxy Note 7 había muerto. Y para más inri, los hechos coincidieron en el tiempo con el lanzamiento del Iphone7 de Apple.

La compañía - el mayor vendedor de móviles del mundo- perdió en ese desastre una cantidad de 5.000 millones euros pero supo recomponerse y ahora no quiere volver a caer en ese calvario con la venta precipitada del Galaxy Fold. El mercado de los teléfonos móviles es ultra-competitivo, con pocos márgenes y no se pueden permitir errores.