El futuro del mundo cuántico se escribe con ñ

Alba Cervera. /
Alba Cervera.

La barcelonesa Alba Cervera ha sido premiada en los IBM Q Awards por su trabajo en computación cuántica

JOSÉ ANTONIO GONZÁLEZ

Cuando alguien lanza la pregunta sobre qué es la computación cuántica, muchas ideas viajan hasta las superproducciones de ciencia ficción. Un viaje que cada vez está más cerca de su fin y convertirse en realidad y que su destino final puede pasar por España.

A finales de 2016, principios de 2017; IBM anunció el desarrollo y comercialización de sistemas de computación cuántica universales. «Mientras que las tecnologías que se ejecutan actualmente sobre ordenadores clásicos, como Watson, pueden encontrar patrones y hacer descubrimientos escondidos en la vasta cantidad de datos existentes», explicaba la compañía estadounidense.

La computación cuántica va más allá. Estos ordenadores aportarán soluciones a problemas en los que los patrones no se pueden identificar porque no existen los datos y porque el número de posibilidades que se tendría que analizar es tan enorme que un ordenador clásico no podría procesarlo jamás. «La gracia es que se pueden enfocar problemas de forma más eficiente y solucionarlos más rápido y menos complejo», destaca Alba Cervera, investigadora del Barcelona Supercomputing Center - Centro Nacional de Supercomputación y premiada por los IBM Q Awards.

Cervera se adentró en este mundo de ciencia ficción, de algoritmos y de matemáticas por 'culpa' de un profesor. «Lo más importante son los profesores que has tenido durante tus estudios», comenta la joven barcelonesa a Innova+.

La influencia de uno de sus profesores le llevó al grado de física en la Universidad de Barcelona, luego acabó en el máster de Astrofísica, Física de Partículas y Cosmología. «Al final no sabes cómo acabas en estos campos, porque es muy nuevo, pero es determinante si estás rodeado de alguien que te introduce», explica Cervera.

Esa sucesión de hechos académicos coincidió con el anunció de IBM y el nacimiento de su IBM Quantum Experience, el primer procesador cuántico accesible al público en el cloud. «Todo mi grupo de Barcelona se centró entonces en desarrollar y probar algoritmos cuánticos que hasta entonces habían sido simulaciones en ordenador para los teóricos», añade.

Su trabajo con el procesador cuántico de IBM le ha valido para ser una de las cuatro investigadoras premiadas por las IBM Q Awards. «En junio del año pasado, 2017, mi grupo de la Universidad de Barcelona llegó a un acuerdo de colaboración con el Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación (BSC) para crear un grupo de computación cuántica, Quantic, formado por físicos teóricos y experimentales. Des de entonces, trabajo para el BSC a la vez que finalizo mi doctorado, desarrollando algoritmos cuánticos para aplicar en los dispositivos actuales, como los que ofrece IBM», cuenta.

Su trabajo simula el comportamiento de una cadena de partículas que interaccionan entre ellas siguiendo un modelo muy conocido en el campo de la física de la materia condensada, el modelo de Ising, el cual presenta una transición de fase cuántica, por lo que le dota de un gran interés para la física.

El futuro de la física cuántica está aún por escribir y también el de Alba Cervera que pasa por acabar la tesis y «ver si la computación cuántica se instala en España», explica. Un viaje que apunta a Barcelona y el Barcelona Supercomputing Center (BSC).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos