La Cruz de Lampedusa lleva la voz de los refugiados a Los Corrales

Decenas de personas participaron en la procesión de la Cruz de Lampedusa por Los Corrales/
Decenas de personas participaron en la procesión de la Cruz de Lampedusa por Los Corrales

Decenas de vecinos y la comunidad educativa del colegio La Salle llevaron en procesión la cruz hasta la iglesia parroquial

NACHO CAVIASantander

La cruz de Lampedusa, la misma que bendijo el Papa Francisco como símbolo de la dignidad de los refugiados, llegó este miércoles a Los Corrales de Buelna. Fue recibida por vecinos y la comunidad educativa del colegio La Salle, encabezados por el párroco de Los Corrales, Francisco Lledías, junto a otros sacerdotes.

Desde el colegio La Salle, los alumnos de Primaria la trasladaron a la iglesia parroquial, donde se explicaron los objetivos marcados por el Pontífice para esa Cruz, hecha con tablas de un naufragio en el que murieron 349 refugiados y utilizada por el Papa como báculo en su visita a la isla italiana de Lampedusa, el 8 de julio de 2013. Una visita que se ha convertido en símbolo universal de la dignidad y necesaria acogida a los migrantes y refugiados.

La Cruz ha recalado en Los Corrales de Buelna tras recorrer Europa y llegar a la Diócesis el pasado sábado para permanecer en Cantabria una semana, hasta el próximo domingo 25 de junio.

Francisco Lledías recordó que en la homilía que Francisco I pronunció en Lampedusa, clamó contra "la globalización de la indiferencia": "¿Estamos anestesiados ante el dolor ajeno?", preguntó el Papa a Europa. También se refirió a "la carga de dolor y de esperanza" de la cruz con sus coloridos azul y amarillo.

La Cruz de Lampedusa, está construida con tablas de una barcaza de inmigrantes cristianos de Eritrea que huían de la dictadura militar y naufragó en octubre de 2013 frente a esa pequeña isla italiana, con un balance de 349 muertos. Durante su estancia en la Diócesis recorrerá nueve municipios de Cantabria.

Realizada por el artista Francesco Tuccio, se construyó para honrar a los fallecidos en el naufragio, y se convirtió en el símbolo del drama de la inmigración cuando el Papa Francisco la bendijo y la utilizó como báculo en su visita a la isla, habitada por unas 5.000 personas. En los próximos días continuará su itinerario por Liébana, San Vicente de la Barquera, Cabezón de la Sal y Santa Cruz de Bezana.

En su recorrido se acercará al Monasterio de Santo Toribio donde se efectuará, el jueves 22, un encuentro con el Lignum Crucis con motivo del Año Santo Lebaniego.

 

Fotos

Vídeos