El informe anual sobre el estado del Palacio municipal alerta de la entidad de las grietas

El vestíbulo del Palacio Municipal está protegido con una malla para evitar la caída de cascotes del techo. /
El vestíbulo del Palacio Municipal está protegido con una malla para evitar la caída de cascotes del techo.

El estudio aconseja la puesta en marcha de medidas urgentes para reparar los desperfectos de la estructura del edificio y evitar posibles desprendimientos

DAVID CARRERASantander

El estado de salud de la Casa Consistorial en el Bulevar Demetrio Herrero continúa su lenta agonía y aunque según los técnicos no existe riesgo para la seguridad de los trabajadores, las grietas en techos y paredes cada vez cuentan con un tamaño más que considerable. Así lo constata el informe que cada año el Ayuntamiento encarga a una empresa especializada para seguir la evolución del inmueble y en el que los expertos concluyen que «la entidad alcanzada por las grietas en los muros aconseja la toma de medidas inmediatas para reparar los daños».

Pendiente de acometer una restauración integral

El Palacio municipal del Bulevar Demetrio Herrero se encuentra pendiente de acometer un proyecto de restauración integral. El último desprendimiento de un falso techo ha sido calificado por los técnicos, incluido el informe anual, de «hecho puntual» ya que afecta a una estructura con más de 50 años de antigüedad, que además no llegó a ser renovado cuando en 2012 se produjo una caída similar en una sala anexa que sí fue reparada. Sin embargo, el Ayuntamiento tras este último incidente en marzo de este año solicitó a la empresa especializada que controla anualmente el estado del edificio que adelantara las fechas de elaboración del estudio, con el fin de descartar otros posibles problemas. Además el edificio cuenta con el nivel máximo de protección del Plan Especial de Protección y Catalogación del Patrimonio Arquitectónico de Torrelavega.

El informe de seguimiento sobre el estado actual de la patología del edificio del Ayuntamiento de Torrelavega, elaborado por A-Gatein Ingeniería, y al que ha tenido acceso este periódico, aconseja la puesta en marcha de medidas mediante la retirada de revocos en las grietas verticales del antiguo despacho del secretario municipal en la planta segunda y la reparación o protección ante posibles desprendimientos en la cúpula situada sobre la escalera del inmueble.

El documento, de 92 páginas, incluido un dossier informativo con fotografías, señala que la amplia relación de testigos sin señales de movimiento indica la estabilidad, en términos generales, del edificio. «La patología estructural de la Casa Consistorial en los últimos años ha mantenido una muy ligera actividad pero sin que, hasta la fecha, exista ningún indicador que pueda poner en duda la seguridad estructural de la construcción», apunta.

A pesar de que no existe riesgo sobre la seguridad de los trabajadores municipales, el Ayuntamiento, tras el último desprendimiento de un falso techo producido el mes de marzo, agilizó los trámites para disponer de un nuevo informe y conocer el estado actual del edificio. Dicho informe, entregado al Ayuntamiento en abril, fue reclamado hace unos días tanto por los sindicatos como por los grupos municipales de la oposición durante la celebración de la Comisión de Seguridad y Salud Laboral.

Los delegados sindicales valoran de forma positiva que el informe concluya que no hay riesgo para la salud de los trabajadores sin embargo muestran sus dudas sobre la toma de medidas porque «creemos que algunas no se están cumpliendo».

Ainhoa Platas, delegada de UGT en el Ayuntamiento, recuerda que «el equipo de gobierno tiene la obligación de mantener el edificio y no dejarlo caer», y por ello insiste en la importancia de velar porque «se cumplan las medidas de protección establecidas». En cuanto a la situación de los funcionarios, explica que «no tenemos constancia de que la gente acuda a trabajar con miedo, pero las grietas cada vez son más grandes a pesar de que nos digan los técnicos que el edificio es seguro».

Por lo que respecta a la incidencia registrada en la caída del falso techo apunta, según el informe, más a un defecto de construcción, que a la repercusión de los movimientos del edificio, si bien alerta sobre la circunstancia de que ya se son varios los desprendimientos de zonas de falsos techos en distintos puntos de la Casa Consistorial. Asimismo, destaca que en general en todo el edificio, al tratarse de una estructura de madera sometida al mayores cargas durante los últimos años y debido a que la deformación de este material no es instantánea, «no es descartable que surjan en el futuro nuevas muestras de patología causada por la actual deformación».

La propuesta de actuaciones habla de reparar la estructura de los dos muros de carga en las posiciones más afectadas mediante llaves de atado en la planta baja en las grietas situadas en el pasillo frente a la oficina del Torrebús y en el muro lateral de la escalera principal hacia la sala de servidores. Así como en la planta segunda en el cargadero de la puerta de acceso desde los antiguos despachos de la Gerencia de Urbanismo a la puerta que sirve de acceso a la cúpula.

También propone retirar y sustituir falsos techos o al menos colocar redes de protección en la planta baja en la sala destinada al Torrebús y en la segunda planta en los antiguos despachos de urbanismo y de arquitectura y reparar o colocar una malla en la escalera principal bajo la cúpula como medida preventiva ante posibles desprendimientos.

Por otro lado, la propuesta de medidas preventivas en lo referente al uso mantiene su vigencia con la limitación de ocupación en el salón de plenos, en la balconada principal y en las estancias situadas en la bajo cubierta sobre el salón de plenos y evitar la colocación de archivos por encima de la planta baja por falta de rigidez de los forjados.

La empresa A-Gatein incide en las mismas conclusiones que en los informes realizados en años anteriores. Los movimientos registrados en cuanto a la nivelación de suelos son «de mínima entidad». Según la compañía, la amplia relación de testigos sin señales de movimiento indica la estabilidad del inmueble en términos generales.

La «patología estructural» del Palacio municipal, construido a principios del siglo XX, ha mantenido en los últimos años una actividad «muy ligera», sin que exista ningún indicador que «pueda poner en duda la seguridad de la construcción». Eso sí, se aprecian «ciertos movimientos» que pudieran estar activos. Las condiciones de uso de las estancias y cualquier tipo de obra a acometer en el edificio podrían agravar la «patología latente», que no se circunscribe más allá de lo detectado y señalado en el primer informe, redactado en 2001. En consecuencia, las propuestas de actuación reinciden en lo ya sugerido en anteriores estudios, salvo pequeños cambios en las medidas de prevención. También se propone que se estudie la posibilidad de abordar un proyecto de recalce de la cimentación y continuar con el plan de seguimiento, que incluye inspecciones periódicas del edificio.

Desde la oposición, los grupos municipales recuerdan que el Gobierno cántabro ha suscrito un acuerdo con varios ayuntamientos a través del cual el Ejecutivo regional asumía el 50% del coste total de las obras de rehabilitación de sus casas consistoriales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos