La crecida del Besaya inunda zonas de Torrelavega y anega Solvay

Luis Palomeque

Las inundaciones han afectado a las instalaciones que sirven de sede al Torrebús y ha anegado gran parte de las instalaciones de Solvay

JOSÉ IGNACIO ARMINIO y AGENCIASTorrelavega

La situación en Torrelavega se sigue complicando y la crecidad del río Saja-Besaya está empeorando en las últimas horas, hasta el punto de que «se está yendo de la manos» por la crecida de los cauces. Así lo explicaba a media mañana el concejal de Seguridad de Torrelavega, Pedro Pérez Noriega, quien en una nota explica que una de las «zonas críticas» en estos momentos es el entorno de los llamados «chalés tortugas», cerca de Paseo del Niño, donde el nivel del agua ronda los 50 centímetros, y que se teme que puede empeorar la situación cuando a partir de las 18.000 horas tenga lugar la pleamar.

Además, en las cercanías de Sniace, en la zona conocida como «el patatal», se ha desbordado el río aunque, según Pérez Noriega, no existe riesgo. Sí preocupa la zona próxima al pueblo de Riaño, donde se ha tenido que cortar la carrera de acceso, al igual que en el entorno de la fábrica de Aspla (calles Pablo Garnica y Paseo del Niño), donde se está estudiando prohibir la circulación de vehículos en algunas vías en previsión de mayores problemas. En Solvay la factoría ha tenido que parar la producción y los obreros se han puesto a achicar agua y frena la crecidad del río.

El concejal ha resaltado que en la zona de La Viesca se ha producido esta pasada madrugada la caída de un tronco sobre un cable de alta tensión que suministra energía a instalaciones de Adif, por lo que se ha acordonado esta área, además de cerrarse al paso las dos pasarelas peatonales sobre el Besaya a la altura del barrio Covadonga.

Por otra parte, ha anunciado que el estado del río en el resto de tramos «no preocupa en exceso» porque el caudal se mantiene «en niveles de alerta pero con cierto control», a pesar de que la evacuación de agua a través del cauce no es el adecuado, lo que genera algunos problemas en las zonas más bajas.

Pérez Noriega ha avanzado que la Policía Local controla los accesos en todas las zonas afectadas y que se va a proceder a desalojar a alguna persona con discapacidad que reside en los «chalés tortuga» en previsión de mayores complicaciones.

Por ello, ha pedido a los ciudadanos que hagan caso «en todo momento» de las indicaciones de los servicios de emergencia y que comuniquen cualquier incidencia a los bomberos y al 112.

Ha anunciado que por todo el municipio habrá operarios municipales repartiendo sacos para hacer barreras en las zonas más conflictivas.

Así mismo, ha mostrado su confianza en que mañana, viernes, se pueda restablecer el servicio de transporte escolar que hoy se tuvo que suspender porque se inundó el solar donde está ubicada la cochera de los autobuses.

La principial incidencia del temporal en Torrelavega durante esta mañana ha sido la suspensión del servicio municipal de transporte escolar, con el consiguiente transtorno para toda la comunidad educativa. Las inundaciones han afectado a las instalaciones que sirven de sede al Torrebús, en el barrio de La Tejera (Barreda), y parte de la flota de autobuses ha quedado fuera de servicio. Personal del departamento de Movilidad ha comunicado lo sucedido a los alumnos de Secundaria en las paradas y, en el caso de los de Primaria, se ha avisado por teléfono a las familias.

Al anegarse las instalaciones del Torrebús se han visto afectados los cuatro autobuses que prestan el servicio de transporte escolar y que realizan otras tantas rutas (dos de Secundaria y dos de Primaria). En total, se han quedado sin servicio de transporte unos 500 escolares. El Ayuntamiento está barajando la posibilidad de contratar a una empresa alternativa para prestar el servicio mañana, ante los daños que han sufrido los vehículos del Torrebús.

En el casco urbano, el principal acceso cortado es la calle Herminio Alcalde del Río, a la altura de las vías de FEVE, en La Inmobiliaria, como consecuencia de un embolsamiento de agua provocado por el arroyo Indiana.

Continúa cortado desde ayer el servicio de trenes de FEVE entre Santander y Torrelavega, realizándose transbordos en autobús hacia la capital cántabra y Cabezón de la Sal.

Solvay y Aspla paran su producción por la crecida del río Besaya

Las empresas Solvay y Aspla han parado la producción de las factorías que tienen junto a la cuenca del Saja-Besaya, tras la crecida del cauce, en el primer caso por afectar al suministro de energía eléctrica y en el segundo por precaución ante el previsible aumento del caudal previsto para esta tarde.

También la factoría de Sniace se encuentra parcialmente parada en algunas de sus secciones como consecuencia de las inundaciones que, además, han afectado a los accesos a la planta desde Barreda y Torrelavega, así como a la zona deportiva colindante.

En el caso de Solvay, la parada se ha hecho a pesar de no sufrir ningún problema importante para que el personal se concentrase en controlar la subida del río y también para colaborar en las tareas de construcción de un muro de contención con sacos terreros en previsión de la crecida de la tarde cuando tenga lugar la pleamar.

El secretario del comité de empresa, Pedro Luis Falagán, ha destacado a Efe la «gran implicación» de todo el personal de la fábrica, tanto propio de la plantilla de Solvay como de las contratas, a la hora de colaborar en las tareas de construcción del muro.

El portavoz del comité de Sniace, Francisco Plaza, ha confirmado la celebración de una reunión de urgencia del comité a primera hora de la tarde, para ser informados de las consecuencias de las inundaciones y como podrían afectar a la producción y a la situación de los trabajadores.

En la factorías Aspla y Armando Álvarez, los problemas se iniciaron hacia mediodía con la crecida del río que afectó a parte de sus instalaciones de la primera de ellas, en especial porque el agua averió una parte de los transformadores de energía eléctrica.