Comienza la obra para acabar con las retenciones

. El enlace de esta localidad es el complejo punto de encuentro entre las dos autovías, la del Cantábrico (A-8) y la de la Meseta (A-67)/Luis Palomeque
. El enlace de esta localidad es el complejo punto de encuentro entre las dos autovías, la del Cantábrico (A-8) y la de la Meseta (A-67) / Luis Palomeque

El ramal de continuidad entre Sierrapando y Barreda completará el cruce de las dos autovías, que ahora comparten trazado en un tramo de un kilómetro

José Ignacio Arminio
JOSÉ IGNACIO ARMINIOTorrelavega

Colocando estacas para delimitar el área de actuación y desbrozando el terreno. Así ha comenzado esta semana la obra más importante de los últimos años en Torrelavega, la construcción del ramal de continuidad de la Autovía de la Meseta (A-67) entre Sierrapando y Barreda, que pondrán fin a las retenciones de tráfico que se producen al no estar concluido el cruce con la otra autovía, la del Cantábrico (A-8). Los trabajos tienen un presupuesto de 109 millones y un plazo de ejecución de 40 meses.

La capital del Besaya es cruce de caminos en el corazón de la región desde hace siglos y eso ha facilitado su crecimiento, pero también tiene alguna consecuencia negativa, como la referida de las retenciones de tráfico. Torrelavega fue durante muchos años noticia nacional por las colas de vehículos que se formaban en el cruce de Cuatro Caminos, cuando las carreteras pasaban por el centro de la ciudad. Ahora, cuando el problema parecía resuelto con la llegada de las autovías, los atascos han vuelto a ser noticia porque el nuevo cruce de caminos, el del siglo XXI, está sin terminar.

Las dos autovías que ahora se cruzan en el centro de Cantabria comparten trazado en algo más de un kilómetro, lo que da origen a retenciones, especialmente cuando el tráfico es intenso (salida o regreso de vacaciones, puentes festivos, etc.). Ese kilómetro compartido, entre el túnel y Sierrapando, hace que en algunos casos los dos carriles de la autovía pasen a ser uno y se inicien las temidas colas. Pero el nuevo nudo de Torrelavega tiene solución con el proyecto que ha comenzado a ejecutar ahora el Ministerio de Fomento, el ramal de continuidad entre Sierrapando y Barreda.

Una vez que la crisis parecía que había quedado atrás a principios de legislatura, el entonces nuevo ministro de Fomento, el cántabro Íñigo de la Serna, sacó del 'cajón' el proyecto, que echó a andar con el trámite de la exposición pública y el inicio de las expropiaciones, que aún no han concluido. Por eso las obras han comenzado en terrenos propiedad de Fomento, a la altura del barrio La Palmera.

Básicamente, el proyecto contempla construir un ramal de continuidad de algo menos de tres kilómetros, que se iniciará en el enlace de Sierrapando, pasará por la denominada 'Finca de los Soldados' y se unirá de nuevo con la A-67 entre los campos de fútbol de Rinconeda (Polanco) y Barreda (Torrelavega). Pero la obra incluirá también la mejora de los enlaces de Sierrapando –el más complejo– y Torrelavega, y la construcción de otro en Barreda, lo que explica el elevado coste.

Una vez realizada quedará resuelto el principal problema de retenciones, el que tiene por escenario la A-67, especialmente a la hora de regresar, los domingos por la tarde, cuando las colas llegan a veces hasta Bezana. La llegada de miles de vehículos procedentes de la Meseta castellana se produce de manera más escalonada, y es en el regreso cuando los atascos, de hasta 12 kilómetros, vuelven a ser noticia. El segundo problema más importante de retenciones que sufre el nudo de Torrelavega, esta vez en la A-8 (las colas llegan en ocasiones a Quijas), no quedó resuelto en su totalidad con la entrada en servicio del tramo Torrelavega-Solares en 2015, dado que el desvío hacia Santander sigue teniendo un solo carril.

Los trabajos, que incluyen la mejorade dos enlaces y la construcción de otro, se han iniciadosin concluir las expropiaciones

Los trabajos iniciados esta semana, adjudicados a las empresas Vías y Siec, incluyen la mejora del enlace de Torrelavega entre las dos autovías, para el que se propone añadir dos carriles adicionales en la calzada creciente de la A-67, con el fin de mejorar su capacidad. Además, se conservarán los dos carriles actuales y los movimientos de salida hacia la A-8 (Asturias) y hacia la A-67 (la Meseta). En total, se ejecutarán 46 estructuras, 29 de nueva construcción y 17 de ampliación de las ya existentes. Por tipología, se proyectan un túnel, un viaducto, una pérgola, una estructura de cubrimiento, nueve pasos superiores, 16 pasos inferiores y 17 muros.

El alcalde de Torrelavega, José Manuel Cruz Viadero, ha mostrado su «gran satisfacción» por el comienzo de una actuación «largamente esperada por la ciudad y su comarca», que va a resolver el «grave problema» que sufren los usuarios de ambas autovías en determinadas épocas del año, especialmente los fines de semana y puentes festivos. «Como era de esperar, Fomento cumple su compromiso con Torrelavega y con Cantabria, y estamos convencidos de que será la línea del Gobierno de Pedro Sánchez durante su mandato», ha afirmado el regidor socialista. El secretario general del PSOE y delegado del Gobierno en Cantabria, Pablo Zuloaga, también ha reaccionado con rapidez: «De las palabras y las promesas a los hechos; de las infografías a las licitaciones y el trabajo».

109 millones de euros es el precio de adjudicación de la obra a la unión temporal de empresas formada por la cántabra Siec y Vías, filial de ACS.

Íñigo de la Serna, que acaba de abandonar la actividad política, dijo el año pasado, en el acto de presentación del proyecto en la Delegación del Gobierno en Cantabria, que el ramal de continuidad y los dos enlaces que lo completan son una «obra de gran envergadura» y una infraestructura «muy importante» por ser la solución al problema de los atascos que se producen en Torrelavega y su entorno. De la Serna señaló que para elaborar el proyecto se recogieron diversas sugerencias sobre «la mejor alternativa» para aliviar la conexión entre las autovías. El resultado es una obra con un presupuesto «nada desdeñable» debido a su «complejidad técnica». Y es que, además de la ejecución del enlace de Sierrapando, en forma de trébol –llevará dos lazos, un ramal semidirecto y dos nuevas rotondas–, cuenta con las referidas 46 estructuras.

Fernando Hernández, jefe de la Demarcación de Carreteras en Cantabria, explicó en el mismo acto que entre Barreda y Rinconeda se construirá un nuevo enlace donde arrancará el ramal y separará los tráficos que vayan directamente hacia Torrelavega y Asturias de los que se dirijan a Palencia. El ramal de continuidad tendrá una longitud de 2,9 kilómetros y a lo largo de su trayecto habrá una falso túnel de 390 metros cerca de Posadillo y un viaducto de 200 metros, además de varios desmontes y taludes que generarán muchos metros cúbicos de tierras sobrantes. Eso sí, el enlace de Sierrapando se antoja complejo técnicamente pues, además de conectarse con la A-8, también debe de dotar de accesos al entorno de Los Ochos y el polígono industrial de la zona mediante dos nuevas rotondas: una próxima a la vieja estación de Sierrapando y la otra detrás de las instalaciones de Megamotor, Ramón González y Forum.

Prisas de última hora

Fomento garantizó a mediados de julio que las obras para desenredar el nudo de Torrelavega comenzarían sin terminar el mes y así fue: se iniciaron el martes, día 31. El departamento dirigido por José Luis Ábalos explicó a este periódico que firmó el 28 de junio el contrato con las compañías adjudicatarias y que, a partir de ese momento, tenían un plazo máximo de 30 días para poner a trabajar las máquinas y terminar los trámites burocráticos.

Estructuras

La construcción del ramal de continuidad entre Sierrapando y Barreda, y la mejora de dos enlaces y la construcción de otro, conllevarán la ejecución de 46 estructuras, 29 de nueva construcción y 17 de ampliación de las ya existentes. Por tipología, el proyecto incluye un túnel, un viaducto, una pérgola, una estructura de cubrimiento, nueve pasos superiores, 16 pasos inferiores y 17 muros.

Ábalos puso fin a la incógnita del arranque de la actuación y despejó las dudas que apuntaban a un posible retraso, dado que aún quedan por dirimirse las expropiaciones. Su antecesor en el cargo, Íñigo de la Serna, había anunciado en un encuentro con empresarios en mayo que las obras comenzarían «a finales de este mes o principios de junio». Antes del cambio en el Ejecutivo, Fomento había programado el 13 de junio como fecha para la colocación de la primera piedra, pero el 1 de junio prosperó la moción de censura contra Mariano Rajoy, y la toma de posesión de los nuevos cargos en los ministerios implicó cambios en agendas y calendarios.

La inversión es la más importante de las que Fomento tiene previstas en la región para este año. La Demarcación de Carreteras considera que el expediente de expropiación forzosa, que afecta a 388 fincas, debe seguir tramitándose por el procedimiento de urgencia.

 

Fotos

Vídeos