El mineral único en el mundo hallado en El Soplao tiene usos terapéuticos

El Soplao se ha convertido en apenas una década en uno de los referentes turísticos de obligada visita. / Andrés Fernández/
El Soplao se ha convertido en apenas una década en uno de los referentes turísticos de obligada visita. / Andrés Fernández

Investigadores del Instituto Geológico y de la Complutense desvelan en una revista americana su descubrimiento

GUILLERMO BALBONASANTANDER.

Un nuevo mineral «único en el mundo» se suma a las señas de identidad que enmarcan la exclusividad de la cueva cántabra de El Soplao. El hallazgo de politipo mineral era desconocido hasta ahora. Ya lo dijo hace dos años Rafael Lozano, investigador del Instituto Geológico y Minero de España: «El Soplao es un 'chollo' para la comunidad científica». Galerías vírgenes, especies atrapadas en sus formas, el ámbar y los secretos mejor guardados de la resina fósil más vieja del mundo han forjado durante la pasada década el universo insólito de esta profundidad geológica.

La cavidad de Valdáliga destaca por su enorme desarrollo y su singularidad morfológica. Y, sobre todo, pasa por ser la auténtica joya de un escenario sobrenatural: sus extraordinarias y abundantes estalactitas excéntricas.

Pero el viaje al mundo subterráneo de Cantabria que propone esta capilla geológica, guarda y promete sorpresas y asombros como los sucesivos anuncios que se han ido desvelando estos últimos años, al tiempo que aumenta el número de visitantes a la cueva, hoy en día uno de los focos turísticos de referencia de Cantabria. Las rocas -la calcita y el aragonito-, que habitan en sus galerías, adoptan formas que invitan a interpretaciones de imaginación desbordada. A este paisaje único la cueva ha dejado al descubierto un entorno que permite al investigador continuas sorpresas. El gran yacimiento de ámbar ubicado una ladera del llamado Territorio Soplao -junto a la cueva del mismo nombre- se presentó como único en su especie y se ha postulado como «laboratorio mundial» para conocer cómo era la Tierra hace 110 millones de años.

Ahora un equipo de investigadores integrado por especialistas del Instituto Geológico y Minero de España y la Universidad Complutense de Madrid ha descubierto en la cavidad cántabra este nuevo politipo mineral, denominado zaccagnaita-3R, «único en el mundo».

Hace apenas cuatro años, los hallazgos en el ámbar ratificaron la idea del carácter excepcional y destacado del yacimiento y su relevancia mundial El depósito data de hace 110 millones de años y corresponde al Cretácico inferior. Un tipo de yacimientos escasos en el mundo, especialmente aquellos que contienen bioinclusiones (insectos o plantas atrapados) como el de la periferia de la cueva cántabra.

El carácter exclusivo del mineral descubierto ahora reside en que se trata del primer caso descrito de una zaccagnaita formada en una cueva, «lo que convierte a esta especie en un nuevo mineral espeleotémico, y a El Soplao en una cavidad única por albergarlo».

El descubrimiento, como todo hallazgo que se precie, ha estampado su sello de autenticidad y categoría científica a través de una publicación que oficializa la trascendencia del evento, la edición de este mes de 'American Mineralogist', prestigiosa revista editada por el Mineralogical Society of America, ha dado luz a los autores de la investigación y del descubrimiento: Rafael P. Lozano (Museo Geominero), Carlos Rossi (Facultad de Ciencias Geológicas de Universidad Complutense), Angel La Iglesia (Instituto de Geología Económica -CSIC-UCM- Facultad de Ciencias Geológicas, Complutense) y Emilio Matesanz, del Centro de Asistencia a la Investigación de difracción de RX de la Facultad de Ciencias Químicas (Complutense). El nuevo logro científico es fruto de los trabajos de investigación geológica que se están llevando a cabo en El Soplao gracias al convenio suscrito por la Consejería de Innovación, el Instituto Geológico y Minero, y la empresa SIEC S.A.

Además de por ser el primero que se halla dentro de una cueva, el nuevo mineral espeleotémico de El Soplao se distingue «por su peculiar morfología octaédrica y un zonado de fluorescencia, desconocidos en hidrotalcitas naturales (grupo al que pertenece la zaccagnaita)». Desde el punto de vista químico, es más rico en aluminio.

Cátedra

Desde la Consejería, recalcó el Gobierno, se ha mantenido un apoyo continuo a la línea de investigación y estudio de la cueva mediante acuerdos y convenios con diferentes organismos y universidades, entre ellas la Universidad de Cantabria. Cabe recordar, en este sentido, la firma de una reciente ampliación de la Cátedra El Soplao, que permitirá la medición en 3D de las galerías mineras.

La zaccagnaita, según rezan las crónicas de la vida geológica y su reflejo científico, se descubrió en 2001 en un lugar de tanta tradición en la materia como Carrara (Italia).

Aplicaciones prácticas

La zaccagnaita-3R no se ha encontrado en ninguna parte del mundo y, por el momento, es completamente exclusiva de El Soplao, pero forma parte de un mineral del grupo de las hidrotalcitas, que tienen un gran interés por sus aplicaciones prácticas, «especialmente como catalizadores en procesos industriales, en tratamiento de aguas y en farmacia». Sus principales usos farmacéuticos son antiácido y antiséptico -las hidrotalcitas se utilizan en el tratamiento de las úlceras gástricas-; su capacidad de absorción hace que se utilicen en las composiciones de los antiinflamatorios, así como en el tratamiento terapéutico de enfermedades cardíacas.

 

Fotos

Vídeos