Puerto Gallego dimitirá como diputada al ser investigada por el Supremo por prevaricación

Puerto Gallego, durante la campaña electoral en 2015
Puerto Gallego, durante la campaña electoral en 2015 / Javier Cotera
  • La exalcaldesa socialista de Santoña espera demostrar su inocencia pero no quiere perjudicar al partido, comprometido con el discurso anticorrupción

La socialista Puerto Gallego dimitirá la semana próxima como diputada en el Congreso de los Diputados. Se la ha llevado por delante la denuncia –que data de 2009– de un concejal de Santoña del Movimiento Falangista (a la que posteriormente se sumó el PP), que le acusó de presunta prevaricación por haber troceado, en teoría, contratos municipales para dárselos a ciertas empresas sin sacarlos a concurso público. El caso llegó ayer al Tribunal Supremo (el que la corresponde por su condición de aforada) y, tras conocer que el Alto Tribunal se propone investigarla, la parlamentaria, tras reunirse con el partido, anunció que renunciará a su acta. La exalcaldesa de Santoña explicó que espera «demostrar su inocencia», pero no quiere «ensombrecer, en ningún caso, la determinación de los socialistas de promover la regeneración».

Y es que el PSOE lleva meses manteniendo un duro discurso contra la corrupción con el PP en el punto de mira, que ahora le pasa factura a ella. Gallego, incluso, va por delante del código ético del partido, que solo obliga a dimitir cuando se abre juicio oral, que de momento no es su caso. Cierto es que la exalcaldesa se había comprometido públicamente a renunciar si el Supremo la investigaba, y lo ha cumplido.

En las dos campañas electorales nacional sucesivas y, esta misma semana, el líder socialista Pedro Sánchez ha sido especialmente agresivo en las críticas al Gobierno de Rajoy por designar a un exministro poco transparente (José Manuel Soria) para un cargo en el Banco Mundial. En este contexto de censura constante de los socialistas contra todo lo que huela a deshonesto, ayer trascendió que el Tribunal Supremo se hacía cargo de la causa abierta contra la cántabra, acusada de haber cometido un delito de prevaricación continuada en la adjudicación de contratos en Santoña entre los años 2003 y 2009, periodo en el que gobernó con mayoría absoluta el municipio.

El Alto Tribunal toma las riendas de la investigación que le envió el Juzgado 2 de Santoña y ha designado al magistrado Pablo Llanera como instructor de su expediente. Llanera se estrenó en la carrera judicial en Torrelavega y fue presidente de la Asociación Profesional de la Magistratura, de tinte conservador.

El auto que provoca la marcha de Gallego explica que es «imprescindible» continuar la investigación del juzgado de Santoña porque existen pruebas periciales y reparos de la inspección municipal que apuntan a posibles irregularidades.

Puerto Gallego, pediatra de profesión, accedió a la Alcaldía de Santoña en 2001 tras presentar una moción de censura contra el alcalde popular del momento (Pedro Luis García).Luego, en las elecciones de 2003 y 2007 logró mayoría absoluta en las urnas, por lo que gobernó el Ayuntamiento durante 10 años. El periodo que está bajo la lupa judicial va de 2003 a 2009, cuando resultó «habitual» que su equipo adjudicara «a determinados empresas ciertos servicios prescindiendo del concurso previo cuando se superaba la cuantía para la contratación menor». Así lo estimó el juez de instrucción en la exposición razonada que hizo llegar al Supremo. El magistrado también afirmó que el Consistorio no siguió los procedimientos previstos por la normativa administrativa en materia contractual y fraccionó el objeto de los contratos para eludir los procedimientos de concurso previstos por la ley, por lo que consideró que los hechos pueden ser constitutivos de prevaricación. La Audiencia de Cantabria respaldó estos argumentos hace un año.

Declaración voluntaria

La investigada tiene la opción de presentarse a declarar de manera voluntaria en la causa antes de que se decida si se archiva o se continúa el proceso. Pero Gallego no aludió a esta posibilidad en el comunicado que hizo público ayer para anunciar su dimisión, en el que también señaló que no hará declaraciones hasta la semana que viene, cuando haga efectiva su renuncia.

galería de fotos

  • Puerto Gallego

  • Podemos considera que Puerto Gallego ha hecho lo correcto al dimitir

Ayer se limitó a afirmar su sorpresa por haberse enterado por la prensa del contenido del auto judicial del Supremo. Esto no le impidió, sin embargo, comunicar a la dirección del PSOE de Cantabria su decisión de renunciar «de forma inmediata» como diputada en el Congreso. La exalcaldesa da así cumplimiento a su compromiso público «de no esperar ni un minuto» para marcharse «si finalmente se confirmaba la condición de investigada».

Puerto Gallego defendió, no obstante, que está siendo investigada «por un supuesto error administrativo del que me considero totalmente inocente». Igualmente, subrayó que en ningún caso se le acusa de haberse «enriquecido personalmente ni haber enriquecido a terceras personas».

Pero, a la espera de demostrar su inocencia «de una acusación que no se enmarca en ningún comportamiento corrupto», cree necesario dimitir para no manchar al partido». Poco antes de hacer pública su decisión, Gallego había indicado a Europa Press que este tipo de asuntos «calan muchísimo en la gente» y «se tiende a identificar todos los casos como iguales cuando nada tienen que ver unos con otros».