Sanidad ordena trasladar el psiquiátrico de Parayas a Liencres "lo antes posible"

Varias decenas de personas se manifestaron a las puertas del Parlamento para mostrar su rechazo al cierre del centro Parayas.
Varias decenas de personas se manifestaron a las puertas del Parlamento para mostrar su rechazo al cierre del centro Parayas. / Andrés Fernández
  • La consejera socialista y su antecesora del PP intercambiaron, además de argumentos a favor y en contra del cierre, una batería de reproches

Sanidad no solo descarta replantearse el cierre del psiquiátrico de Parayas, sino que ha dado orden a la Gerencia del Servicio Cántabro de Salud (SCS) y de Valdecilla de ejecutarlo «lo antes posible» –en principio se anunció para final de año–. «Mejor mañana que pasado», enfatizó la consejera María Luisa Real en el pleno del Parlamento en una intervención que sirvió para escenificar la confrontación política con su antecesora en el cargo, la secretaria autonómica del PP, María José Sáenz de Buruaga.Ambas intercambiaron, además de argumentos a favor y en contra del traslado, una batería de reproches en tono nada amigable.

La exconsejera de Sanidad insistió en «que se ha desmantelado Liencres de forma deliberada para poder cerrar Parayas» y culminar una decisión «tomada hace seis años, durante el anterior Gobierno bipartito, también presidido por Miguel Ángel Revilla», a quien le recordó el compromiso que adquirió en 2010, con el primer amago de clausurar el centro, de que «mientras él fuera presidente Parayas no se cerraría». «Me gustaría creer que sigue ejerciendo como tal y que este centro no está sentenciado», añadió. Precisamente fue una interpelación del grupo del PP la que forzó a la actual titular de Sanidad «a dar la cara» –en palabras de Sáenz de Buruaga–. Y Real salió dispuesta a responder con la misma contundencia con la que su antecesora defendió la supervivencia del centro de rehabilitación psiquiátrica de Parayas. «Hay que tener dosis de desfachatez para decir lo que ha dicho», le espetó a la dirigente popular.

«Tendrían que felicitarnos por la medida que hemos tomado, ya que usted hubiera hecho lo mismo, pero no le dio tiempo», aseguró Real.La consejera acusó a su predecesora al frente de la Sanidad cántabra de «haber mantenido a profesionales y pacientes en una situación impresentable», «sin haber invertido ni un euro» durante los cuatro años de Gobierno popular. «La situación de Parayas es intolerable, presenta unas condiciones en las que no se aceptaría ni un día para un paciente con otro diagnóstico». Y citó las habitaciones triples, un único baño por planta, donde «cada mañana se hace cola, si hay suerte y no se producen cortes de agua por problemas de salud pública» –en clara alusión a la presencia de legionela–.

No obstante, Buruaga lamentó el «empeño» de la Consejería «de mostrar la peor cara de Parayas, que no es la verdadera» y destacó de nuevo las virtudes del centro (accesibilidad, entorno privilegiado, posibilidad de adaptarse a la modernidad). Como respuesta a Real, matizó que «el mantenimiento del centro no se incluyó en el contrato de colaboración público-privada de Valdecilla porque en 2013 Parayas no estaba integrado en el SCS, y si lo está hoy es gracias al PP», aclaró. Un apunte que aprovechó para recordar el ahorro de 1,4 millones que reportará el traslado a Liencres, pero que «dejará en la calle» a trabajadores de las contratas (limpieza, cocina y seguridad), quienes ayer llevaron su protesta a la puerta del Parlamento, respaldada por el sindicato ATI.

En su defensa, la consejera explicó que cuenta «con el apoyo del equipo de profesionales, pacientes y familiares» y negó el desmantelamiento de Liencres al que se refirió Buruaga. «Usted sí que piensa de forma maquiavélica, yo no», apuntó Real, que reiteró los motivos que le han llevado a optar por el traslado: mejora de la calidad asistencial, del confort de los pacientes, la oportunidad de poner en marcha nuevos programas y actualizar un modelo asistencial que se ha quedado obsoleto, más orientado a la rehabilitación y la integración social de los pacientes psiquiátricos».Además, añadió que la «inversión que requiere Parayas es inasumible e injustificable teniendo en cuenta las excelentes instalaciones de Liencres».