El muelle se construirá en el extremo del espigón norte de Raos, junto a los tanques de Terquisa
El muelle se construirá en el extremo del espigón norte de Raos, junto a los tanques de Terquisa / Antonio 'Sane'

El Puerto desbloquea su millonario proyecto de construir un dique en el muelle 9 de Raos

  • Trece años después de iniciar la tramitación, frenada por cuestiones ambientales, la apertura de las ofertas económicas será el próximo 11 de octubre

«Esta será la gran obra que transformará el Puerto de Santander», llegó a decir hace poco más de un año su expresidente José Joaquín Martínez Sieso sobre el proyecto de ampliación del muelle 9 de Raos. Una inversión de casi 30 millones de euros pensada para incrementar el tráfico Ro-Ro (embarcaciones que transportan automóviles y camiones) y posicionarse en el mercado europeo de contenedores, una histórica asignatura pendiente de la comunidad.

Sólo seis meses después de aquella exaltación de Sieso, su sucesor en el cargo, Jaime González, rebajó drásticamente la euforia. «Si no se hace, no supondrá ningún riesgo para el Puerto», aseguró, restando al proyecto el peso estratégico que sí mantuvo durante los seis años que penó, de despacho en despacho, en busca de su aprobación ambiental. Unos reparos promovidos por el anterior bipartito y que, después, asumieron otros colectivos. Pero ese cambio táctico en las inversiones del Puerto no será, finalmente, tan drástico. La dirección del Puerto ha decidido dar luz verde y desbloquear el último trámite administrativo que le quedaba pendiente a una obra clave para Cantabria. No en vano, el Puerto genera en estos momentos un 6% del PIB autonómico y un 5% del empleo de la región.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó este lunes la resolución, tomada por la propia Autoridad Portuaria, de levantar la suspensión del acto de apertura de las ofertas económicas. Una decena de empresas se presentó al concurso convocado en 2009, pero los sobres de las propuestas nunca llegaron a abrirse. La primera convocatoria para hacerlo se fijó para febrero de 2010, pero luego se retrasó veinte días y, después, quedó establecida para abril de ese mismo año, fecha en la que se volvió a aplazar, esta vez ‘sine die’. Como recoge el BOE, será finalmente el próximo 11 de octubre cuando se abran los sobres de las ofertas económicas y se pueda adjudicar el proyecto.

Informe económico

Tras su llegada a la dirección del Puerto, González vinculó la puesta en marcha de muelle 9 a un estudio de rentabilidad que analizase su viabilidad financiera. El informe concluye que los escenarios económicos que se plantearon hace trece años, cuando se planeó por primera vez la ampliación del muelle como solución al problema de espacio del Puerto, coinciden con la situación actual y «no es necesario un recálculo de rentabilidad», como explicó a este periódico el propio presidente.

Esa demanda de suelo para aumentar el tráfico de mercancías sigue siendo, de hecho, uno de los principales quebraderos de cabeza del Puerto –junto al deficiente transporte por ferrocarril y la falta de calado– y se analiza en profundidad en el Plan Estratégico aprobado recientemente.

Por eso, aunque Santander se ha convertido en un centro de referencia del norte del país en el tráfico de vehículos por mar, y el año pasado batió el récord histórico que permanecía intacto desde los años 80, con un total de 456.000 vehículos, los resultados corren peligro en los próximos años si no se soluciona esa falta de espacio. La ampliación del muelle 9, como explicó el presidente, permitirá que dos buques transoceánicos atraquen al mismo tiempo en Santander (ahora sólo puede hacerlo uno) y multiplicar el tráfico Ro-Ro. También servirá para potenciar el comercio europeo de contenedores, un campo en el que Santander no competirá con Bilbao, más centrado en mercado internacional.

Para ver todo esto en marcha será necesario esperar al menos 18 meses, que es el plazo para acabar las obras una vez que se adjudique el contrato. La instalaciones consistirán, fundamentalmente, en un dique de unos 280 metros de longitud adosado a la cara Este del espigón central de Raos, mediante el fondeo de once cajones y relleno de su trasdós. El muelle irá alineado con el actual atraque de Terquisa y supondrá el dragado de 707.000 metros cúbicos y el relleno con material de cantera de 266.000 metros cúbicos.