La comunidad educativa de Cantabria se une en la calle contra las reválidas

vídeo

La manifestación contra las reválidas y la Lomce fue multitudinaria y recorrió las calles de Santander en un ambiente festivo, sin ningún tipo de incidente. / Foto: Javier Cotera | Vídeo: Héctor Díaz

  • El Gobierno regional se suma a alumnos, familias, profesores y sindicatos en la manifestación de rechazo a la Lomce, que reunió a más de 2.000 personas por las calles de Santander

  • El Ejecutivo cifra en un 71% de los alumnos el seguimiento de la huelga

No faltó nadie. Estudiantes, profesores, padres e incluso la administración regional. La manifestación que ha recorrido esta tarde las calles de Santander para protestar contra las reválidas que entran en vigor este curso en cuarto de la ESO y segundo de Bachillerato ha contado con el respaldo unánime de la comunidad educativa cántabra. Alrededor de 2.000 personas han desfilado desde la calle Vargas hasta Correos para expresar su 'no' a la Lomce.

Sobre las seis de la tarde, hora a la que habían convocado la marcha los organizadores, la Alameda de Oviedo iba llenándose de estudiantes, padres y profesores, todos ellos portando pancartas, camisetas e incluso megáfonos para poder expresar alto y claro el motivo por el que habían decidido sumarse a la jornada de huelga y manifestaciones convocada en toda España.

El reloj marcó las seis y media y la 'marea' educativa dio el pistoletazo de salida, tal y como tenían previsto. Las mismas pancartas de rechazo a la ley educativa implantada por el PP que se mostraron por la mañana en la concentración frente al edificio de Ministerios volvieron a salir a relucir por Santander.

'No a las reválidas de la Lomce' era la más visible. De color rojo y encabezando una marcha que fue avanzando de manera lenta y desperdigada, dando la sensación de ser muy concurrida. Las apariencias no engañaban. Según los organizadores, más de 3.000 personas recorrían las calles desde Vargas hasta Correos. El dato oficial de la Policía era mucho menor. Algo de más de 1.000. Ni para uno ni para otro. Alrededor de 2.000 personas protagonizaban, sin incidencias, el acto que ponía punto final a la jornada de huelga y protestas que se había convocado en toda España para rechazar las reválidas de la Lomce.

Entre los asistentes, había de todo. Estudiantes de todas las edades, profesores, representantes sindicales, padres de alumnos, y la sorpresa de la tarde: la administración regional. El consejero de Educación, Ramón Ruiz, se presentó junto a la vicepresidenta regional, Eva Díaz Tezanos, y buena parte de su equipo directivo de la Consejería.

Una imagen, la de la manifestación, que evidenció que la comunidad educativa cántabra ha mostrado su rechazo de manera unánime a las pruebas externas que plantea la Lomce y que tanto polémica han suscitado cada vez que cada una de ellas le tocaba el turno de examinar a los alumnos.

Concentración de la mañana

Cerca de 300 personas, en su mayoría estudiantes de enseñanzas medias, se han concentrado al mediodía ante la Delegación del Gobierno, en Santander, para mostrar su rechazo a las reválidas que entran en vigor este curso en 4º de la ESO y 2º de Bachillerato y a la Lomce en general.

  • El Senado busca un pacto educativo coincidiendo con la huelga contra las 'reválidas'

  • El presidente de la Ceapa, en Santander"El nuevo calendario escolar no pienza en el alumno"

  • Protestas contra las reválidas en Cantabria

"Ley orgánica de mierda contra la educación", "No a las reválidas franquistas", "A luchar por la educación que soñamos", "Estudiante despierta, estudiante a la huelga" son algunas de las frases que se pudieron leer en las pancartas que portaban los estudiantes, que cortaron el tráfico en la céntrica Avenida de Calvo Sotelo. Los colectivos estudiantiles han calificado de "exitoso" el seguimiento de la huelga durante la mañana y valoran que en Cantabria la han secundado un "85%" de los 21.728 alumnos que estudian desde 3º de la ESO a segundo de Bachillerato y Formación Profesional, que eran los llamados a las movilizaciones. "Demuestra que la comunidad educativa no quiere ni la Lomce ni las reválidas. Es vergonzoso que, a día de hoy, estudiantes de 2º de Bachillerato tengan que hacer un examen al final de curso donde se juegan su futuro que no está aún definido. Esperemos que, entre todos, podamos cambiar la política educativa y que el nuevo Gobierno vea el rechazo mayoritario que demuestra la sociedad con respecto a la Lomce", manifestaba Julia Gutiérrez, responsable de enseñanzas medias del colectivo de estudiantes Colest.

Por su parte, la Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria cifra el respaldo en más de un 70%: el porcentaje de alumnos que no han ido a clase durante la mañana en los centros públicos ha sido del 62% en la ESO; del 81% en Bachillerato; del 85%, en ciclos medios de de FP; y del 70% en ciclos superiores, lo que arroja un seguimiento medio del 71%. Mientras, los sindicatos de la Junta Personal Docente, también presentes en la concentración, elevan el seguimiento a más de un 80%. En cualquier caso, un respaldo mayoritario, como demostraba cualquier visita que se hiciese a los institutos de Santander.

Además, Educación ha señalado que en los centros que han enviado los datos de participación no hay ningún docente que haya secundado la huelga. Los sindicatos aseguran que los profesores no están convocados de forma oficial a la huelga, por lo que tienen que acudir a su puesto de trabajo, pero que sí respaldan el espíritu y objetivo de las movilizaciones.

Durante las movilizaciones de esta mañana se han escuchado cánticos contra el Gobierno de España; contra el exministro José Ignacio Wert, 'ideólogo' de la Lomce; y reproches hacia la consejera de Educación, que pese a haber manifestado en numerosas ocasiones su rechazo a las reválidas (han pedido su anulación ante el Tribunal Supremo), esta mañana no se han dejado ver durante los protestas.

Las reválidas "revelan desconfianza"

La Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria ha reiterado este miércoles su rechazo a la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) y a las reválidas de 4º de ESO y 2º de Bachillerato, cuyo decreto ha sido recurrido al Tribunal Supremo al igual que el pasado curso hizo con la evaluación de 6º de Primaria.

El titular de Educación, Ramón Ruiz, ha insistido en que las reválidas fueron aprobadas por un Gobierno en funciones y sin respaldo del Parlamento, "ni apenas consulta a las comunidades autónomas".

En un comunicado, el consejero ha defendido que las reválidas "revelan desconfianza hacia la evaluación continua de nuestro profesorado, tienen un tufo clasista y condenan a un sector del alumnado a no lograr el título si suspende la reválida, aunque la evaluación haya sido positiva en los cuatro años de la ESO y los dos años del Bachillerato".

Ruiz ha lamentado también "la incertidumbre" que se ha creado en los centros y en las familias por este motivo, dado que la orden que regula cómo serán las pruebas no se han publicado.

El responsable de Educación ha pedido al Gobierno que atienda la demanda de la comunidad educativa y suspenda la aplicación del Real Decreto que regula las evaluaciones finales, estableciendo una moratoria para la permanencia del actual sistema de acceso a la universidad.