El proceso para abrir 33 nuevas farmacias lleva un año "estancado" por los recursos

El concurso de farmacia tuvo una gran demanda, con 326 solicitantes, más de la mitad de ellos fuera de Cantabria.
El concurso de farmacia tuvo una gran demanda, con 326 solicitantes, más de la mitad de ellos fuera de Cantabria.
  • "Desesperados" por la demora, un grupo de aspirantes pide por escrito al Colegio de Farmacéuticos "que retire su recurso para que no lo frene más"

Las 33 nuevas farmacias que completarán el mapa sanitario de Cantabria aún van a tardar en encender su cruz verde luminosa. La gran incógnita es cuánto, para "desesperación» de los aspirantes a este concurso, que sabían que era más que complicado que se cumplieran, de entrada, las optimistas previsiones de la Consejería de Sanidad, que anunció la convocatoria -en 2014- con la intención de agilizar el proceso para que estuviera resuelto en el plazo de un año desde que se publicara la orden SAN/20/2015 en el Boletín Oficial de Cantabria (antes del cambio de Gobierno) y se abriera el buzón de solicitudes.

Aún así, con lo que no contaban era que, a estas alturas, lleve casi doce meses "completamente estancado" y que "lo más que se ha avanzado es una relación provisional de los candidatos" a abrir estos negocios, repartidos por 27 zonas farmacéuticas de las 116 en que se divide la región. Pero va camino de cumplirse un año de aquello (se publicó el 31 de mayo de 2016) y no han vuelto a tener noticias. El motivo de la demora: los recursos presentados por la vía judicial, una vez rechazados por la administrativa.

"Estamos muy preocupados por esta situación", señala una de las farmacéuticas mejor posicionadas en esa lista por confirmar. "De este concurso no sólo depende nuestro futuro profesional, sino también nuestra vida personal, nuestra familia. Gran parte de los aspirantes que nos vamos a instalar en Cantabria somos de fuera (Valladolid, Cáceres, Alicante...), lo que implica buscar un sitio donde vivir, matricular a nuestros hijos en un colegio... y va pasando el tiempo y no sabemos cuándo podremos dar este paso. Ni siquiera cuál va a ser nuestro destino finalmente".

"No tiene sentido"

Esta profesional, que prefiere no hacer pública su identidad, habla como portavoz de un grupo de diez profesionales que tienen garantizado que estrenarán farmacia en Cantabria -figuran entre las puntuaciones más altas-. Juntos han remitido una carta a la presidenta del Colegio de Farmacéuticos, Marta Fernández-Teijeiro, para solicitar "una reflexión serena sobre la conveniencia de la retirada del recurso" de la entidad. Sostienen los firmantes del escrito que "no tiene sentido seguir adelante con él, cuando los argumentos que lo sustentan (necesidad de delimitar el lugar de ubicación de las nuevas oficinas dentro de una zona farmacéutica y las dudas sobre la fuente utilizada para hacer el cómputo de población) son los mismos que aluden los compañeros de Noja, Suances, Castro Norte y Sur, Santillana y Miengo, que han recurrido individualmente al Tribunal Superior de Justicia de Cantabria en defensa de lo que consideran sus legítimos intereses". Es por ello que interpretan que "el Colegio, con su decisión, solo frena la resolución final, cuando la respuesta no puede ser diferente a la que obtengan los recursos particulares".

Precisamente, el primero de ellos fue desestimado la última semana de marzo por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJC. El demandante se refería al caso concreto de Santillana del Mar, donde se prevé una nueva farmacia, pero pedía que se concretara la localización. La sentencia avala los términos de la orden de Sanidad y alienta también a los farmacéuticos, que ven salvado el primer obstáculo que impide abrir las puertas de su futuro laboral. Ellos, al igual que la Consejería, confían en que los siete recursos pendientes "se resuelvan en la misma línea" y "no tarden demasiado". Sin embargo, cabe recurso de casación ante el Supremo, así que se mantiene la incertidumbre. Desde la Dirección General de Ordenación Sanitaria advierten de que "mientras la vía judicial siga activa, no se dará un paso adelante. Es impensable avanzar hasta que los jueces acaben de pronunciarse. No podemos arriesgarnos. Sería un desastre que se abrieran las farmacias y se dé el caso de tener que aplicar una sentencia que obligue a cerrarlas", explica Luis Cabanzón, que entiende la preocupación de los interesados pero insiste en que "la Consejería llega hasta donde puede".

Recuerda que la relación provisional con las puntuaciones de los 326 participantes se publicó el 31 de mayo de 2016. Aunque entonces se avanzó que el proceso iba a ser "largo", a cuenta de las alegaciones de rigor -hubo 62-, "lo cierto es que la comisión de valoración terminó su trabajo en septiembre, pero desde entonces la lista definitiva no se ha podido publicar a la espera de ver qué pasa con los recursos".

Alta demanda

El sector farmacéutico, sin posibilidad de crecer durante más de una década, porque el último concurso en Cantabria databa de 2003, respondió a la convocatoria con una alta demanda. Al estar abierto a todos los colegiados de España, a la Consejería se remitieron unas 360 solicitudes, de las cuales pasaron la criba 326, llegadas el 66% de ellas de otras comunidades, principalmente Castilla y León, País Vasco y Asturias, aunque también desde Madrid y Extremadura, entre otros puntos de la geografía nacional. Este concurso no sólo brindaba la oportunidad a los nuevos licenciados de abrir su propio negocio, sino también cambiar de destino a aquellos que ya tenían la titularidad de una farmacia pero querían emprender una nueva etapa en un emplazamiento más atractivo, sobre todo, desde el punto de vista económico.

Es más, en la valoración de los méritos de los candidatos se premió a los responsables de boticas asentadas en poblaciones rurales y menos rentables, así como a los que han ejercido como sustitutos o adjuntos durante los últimos 10 años. "Yo llevo trece años al frente de una farmacia en un pueblo de 200 habitantes, con lo que gano lo justo para pagar la hipoteca, no tengo sueldo. En todo este tiempo, no sé lo que son las vacaciones, porque no puedo pagar a un empleado que me sustituya. Es inviable seguir así. Instalarme en Cantabria es mi tabla de salvación", señala esta farmacéutica. "Y mi caso es uno más de tantos", añade.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate