Los arqueólogos descubren nuevas grutas en el monte de La Garma

El consejero de Cultura atiende las explicaciones de Roberto Ontañón (izq.) y Pablo Arias (dcha.). / DM
Cantabria

La campaña de 2017 se inició esta semana y se centra en los niveles del Paleolítico Inferior y en la documentación de la galería inferior

José Luis Pérez
JOSÉ LUIS PÉREZOmoño

Recién comenzada la campaña arqueológica de trabajos de campo en el complejo de La Garma, en Omoño (Ribamontán al Monte) los directores de la actuación, Pablo Arias (Universidad de Cantabria) y Roberto Ontañón (Mupac), adelantaron este jueves que en el transcurso de trabajos de documentación geológica en la zona de la cavidad donde está la galería inferior, sobresaliente por sus suelos originales e intactos de época magdaleniense (hace unos 16.000 años) -cuya documentación, así como la del arte parietal, continúan realizándose-, se ha registrado la existencia de nuevas grutas. En estos momentos, los investigadores están estudiando dichas cavidades para ver si fueron lugar de hábitat en alguna etapa de la Prehistoria, porque lo que sí que han comprobado ya es la existencia de fauna del Paleolítico, destacando el hallazgo de la osamenta completa de un león. La proximidad de la zona más rica en hallazgos de objetos muebles y de testimonios artísticos permite ser moderadamente optimistas.

Pero La Garma, como se explicó este jueves durante la visita que giró al laboratorio de los trabajos de excavación el consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno regional, Ramón Ruiz, es un monte de una extraordinaria complejidad geológica y de una gran riqueza arqueológica, con siete pisos de grutas superpuestas y una secuencia de hábitat desde el Paleolítico Inferior (hace 400.000 años) hasta la Edad Media. Desde el punto de vista de las investigaciones, los principales trabajos de excavación en esta campaña continúan en La Garma A, donde se amplía el área del año pasado, la boca de una cueva cuya visera se derrumbó hace miles de años, para seguir registrando niveles de ocupación de entre 100.000 y 400.000 años antes de la actualidad, en algunos casos en momentos contemporáneos a la sima de los huesos de Atapuerca. También existe un interés porque el yacimiento ofrezca respuestas sobre el proceso de transición entre neandertales y sapiens (hace unos 40.000 años).

El consejero de Cultura manifestó que ésta es una de las 13 actuaciones arqueológicas que se desarrollan durante el verano en la región y que su departamento apoya las mismas con 150.000 euros. Además, se reafirmó en apoyar la construcción de un centro de interpretación de La Garma en Omoño con la finalidad de dar una respuesta divulgativa y didáctica a los visitantes que tiene este conjunto, uno de los mejores del Paleolítico de Europa.

«Este yacimiento es clave para el estudio de la evolución del clima en los últimos 20.000 años» Pablo Arias Cabal, Catedrático de Prehistoria UC

«En una de las nuevas grutas descubiertas han aparecido en buen estado los restos de un león» Roberto Ontañón, Director del Mupac

«La Garma es uno de los ejes del Plan Estratégico del Arte Rupestre, que se presentará en unos días» Ramón Ruiz, Consejero de Cultura

Ante la insistencia del alcalde de Ribamontán al Monte, Joaquín Arco, de si en un futuro se podrá abrir la cueva a las visitas, los científicos fueron tajantes, «eso nunca será posible», porque se pondría en riesgo la conservación de la gruta ya que de inmediato se alterarían sus parámetros de humedad, temperatura.

Fotos

Vídeos