Descubren en Puente Viesgo el arte rupestre más antiguo del mundo

Pared con motivos pintados rojos. En el centro el signo escaleriforme compuesto por líneas horizontales y verticales datado en este proyecto./Pedro Saura
Pared con motivos pintados rojos. En el centro el signo escaleriforme compuesto por líneas horizontales y verticales datado en este proyecto. / Pedro Saura

Un equipo internacional de investigadores publica dataciones en tres cuevas, una de ellas en Cantabria, que revelan la autoría neandertal del primer arte rupestre de la Península Ibérica

José Luis Pérez
JOSÉ LUIS PÉREZSantander

El arte nació 20.000 años antes de lo que pensábamos. El origen de las primeras manifestaciones artísticas atribuidas al género humano se ha documentado científicamente que debe retrotraerse hasta hace 65.000 años, algo insospechado hasta ahora por los investigadores. Y uno de los lienzos de roca elegidos por aquellos neandertales se encuentra en Cantabria.

La datación por el método del Uranio de pequeñas formaciones de calcita situadas por encima y/o debajo de representaciones pictóricas parietales en tres cuevas de la Península Ibérica revela y certifica la autoría por parte de grupo de neandertales. Una de las cuevas donde las muestras han dado esa cronología es La Pasiega (Puente Viesgo), que forma parte del conjunto del Monte Castillo, en Puente Viesgo y que está declarada Patrimonio de la Humanidad desde hace una década. Las otras dos cuevas donde también se han registrado cronologías semejantes para manifestaciones artísticas muy básicas son la de Maltravieso, en Cáceres, y la de Ardales, en la provincia de Málaga.

Los resultados han sido publicados hoy mismo en la prestigiosa revista americana de información científica ‘Science’.

El artículo ‘U-Th dating of carbonate crusts reveals Neandertal origin of Iberian cave art’ (La datación por Uranio-Torio de costras de calcita revela un origen neandertal para el arte parietal de la Península Ibérica) recoge los novedosos resultados que hoy se han presentado en Sevilla y que han sido desarrollados por un equipo multidisciplinar internacional que integra 14 investigadores de España (Universidades Isabel I, de Barcelona, de Alcalá de Henares y de Cádiz, ICREA, Centro de la cueva de Ardales y Junta de Extremadura), Alemania (Instituto Max Planck, Museo de Neanderthal y Universidad de Colonia), Inglaterra (Universidades de Southampton y Durham), Portugal (Universidad de Lisboa) y Francia (CNRS). Entre estos investigadores se encuentra Marcos García Díez, quien fuera coordinador de las Cuevas de Cantabria y en la actualidad profesor de la Universidad Isabel I, en Burgos.

Un debate abierto

Desde que a Sanz de Sautuola se le negase en su momento la autenticidad de las pinturas de Altamira y su cronología paleolítica, las investigaciones sobre la antigüedad del arte prehistórico se mantienen en la primera línea del debate científico en esta especialidad, junto al estudio de la transición del hombre de neandertal al homo sapiens, hace aproximadamente unos cuarenta mil años.

Sobre las capacidades artísticas y simbólicas de los neandertales no había pruebas concluyentes hasta la fecha, aunque en el año 2012, en la misma revista ‘Science’ se publicó otro artículo que revolucionó las teorías admitidas hasta la fecha. En aquella ocasión, se presentó en el Museo de Altamira por una parte de los autores que firman este mismo trabajo, otra serie de dataciones con el método del Uranio-Torio que concluían que figuras de manos negativas, discos rojos y grandes signos triangulares de algunas cuevas del norte peninsular fueron realizados hace más de 37.300 años en el caso de las manos y hace más de 40.800 años en el caso de los discos, constituían las primeras evidencias conocidas de creación artística.

Algunas pinturas de la cueva de El Castillo se postularon como las más antiguas del mundo, mientras que algunas de Altamira se dataron hace más de 36.000 años, fechas todas ellas en el horizonte donde los arqueólogos situaban el periodo de transición –y quizá de convivencia durante algunos siglos– de las comunidades neandertales a los homo sapiens. Ahora, con estas nuevas dataciones en tres cuevas tan distantes como La Pasiega, Matravieso y Ardales, se supera el debate sobre si los neandertales fueron capaces de plasmar en las paredes motivos artísticos, aunque fuesen de carácter muy simple.

Pensamiento simbólico

De este modo, como los responsables del estudio manifiestan, «se abren nuevas perspectivas de estudio que implican un replanteamiento de los modelos vigentes sobre el origen del pensamiento simbólico y la expansión de las primeras capacidades artísticas de los humanos». Al tiempo, afirman que se demuestra que, «desde el punto de vista cognitivo y del pensamiento simbólico, los neandertales en nada se diferenciaban de las primeras poblaciones africanas de hombres anatómicamente modernos y que estas características definidoras de nuestra especie han aparecido en las etapas iniciales de la evolución humana, hace más de medio millón de años».

Se puede certificar que el origen del arte se debe retrotraer a hace al menos 65.000 años. Las dataciones obtenidas –un total de 54– muestran que un signo linear (escaliforme) rojo de la cueva de La Pasiega fue trazado hace al menos 64.800 años, que una mano negativa roja de la cueva de Maltravieso se realizó hace al menos 66.700 años y que formaciones de espeleotemas de la cueva de Ardales fueron pintadas de rojo hace al menos 65.500 años.

Se demuestra «fehacientemente» que las fechas obtenidas son anteriores, al menos en 20.000 años, a la llegada de los humanos modernos a Europa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos