La huelga de examinadores de tráfico hunde la contratación de profesores

Profesores y alumnos están siendo, con las autoescuelas, los grandes perjudicados por los paros. /DM
Profesores y alumnos están siendo, con las autoescuelas, los grandes perjudicados por los paros. / DM

La Asociación de Autoescuelas advierte de que algunos centros «están pensando ya en aplicar expedientes de regulación de empleo»

NACHO GONZÁLEZ UCELAY SANTANDER.

El colectivo de examinadores de tráfico reanudó este lunes los paros que inició en junio, prolongó en julio y congeló en agosto para reclamar el cumplimiento de los acuerdos alcanzados en 2015 con la Dirección General de Tráfico -el reconocimiento de un complemento económico y el refuerzo de una plantilla que considera insuficiente, entre ellos- e incumplidos por la Administración.

A la vista del escaso éxito obtenido de las negociaciones abiertas para zanjar un conflicto engangrenado, los examinadores han optado por continuar aplicando en septiembre las mismas medidas de presión con las que en los tres meses anteriores han sumido en el caos a las autoescuelas de todo el país provocando el aplazamiento de 100.000 exámenes prácticos de conducir y pérdidas económicas que ascienden a los 42 millones de euros.

Si bien la Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra) había amenazado a las puertas del verano con iniciar este mes una huelga indefinida, con lo que eso conllevaba, el colectivo ha decidido finalmente mantener los paros parciales, que, como en los meses anteriores, se van a llevar a cabo todos los lunes, martes y miércoles.

Las claves

897.
exámenes de conducir se han suspendido en Cantabria desde el inicio de los paros.
Paros.
Los examinadores reanudaron ayer su huelga con paros de lunes a miércolesConsecuencias
Consecuencias.
El número de matrículas en las autoescuelas se ha reducido entre un 40 y un 60%

Este cambio en su estrategia, arbitrado al día siguiente de la última reunión mantenida con la DGT, obedece, dicen y repiten los afectados, a su deseo de «no hacer sufrir» a la ciudadanía. Pero lo cierto es que la ciudadanía «está sufriendo», replica la presidenta de la Asociación de Autoescuelas de Cantabria, Lucía Ortiz.

Para comenzar, el conflicto entre los examinadores y la Administración ha provocado una reducción en el número de matrículas de entre un 40 y un 60%.

«Los alumnos que se inscriben en una autoescuela quieren una garantía de que se van a poder examinar, de que van a poder sacarse el carné de conducir, y como no la tienen, muchos prefieren dejarlo para mejor ocasión», dice Ortiz. «El que necesita el carné sí o sí, porque de ello depende un trabajo, sí, se inscribe. Pero el que no lo necesita con urgencia, no». Esto, añade, «ha provocado un bajón en el número de matriculaciones que las autoescuelas estamos acusando».

Para seguir, el plante de los examinadores ha generado un descenso en la contratación de profesores. «Sin exámenes, no son necesarios», recuerda la presidenta, a la que no le consta que ninguna de las cerca de cien autoescuelas que hay en Cantabria haya reforzado su plantilla durante estos tres últimos meses. Y, lo que es peor: «Sé que hay algunas que han decidido rescindir el contrato a algunos de sus profesores y que otras están pensando ya en aplicar expedientes de regulación de empleo».

900 afectados

Y para terminar, el enfrentamiento entre Asextra y la DGT ha trastornado, en mayor o menor medida, los planes de todos los alumnos que, desde el comienzo de la crisis, se han visto afectados por la convocatoria de paros.

A saber, entre el día 2 de junio, cuando arrancaron las protestas, y el día 31 de julio, cuando se paralizaron por el descanso de agosto, en Cantabria se han suspendido un total de 839 pruebas prácticas-de destreza en pista y de circulación en vías abiertas al tráfico-, exámenes que al final se han celebrado bien en los días de junio y julio en los que no había paros convocados (jueves y viernes) bien durante el mes de agosto.

A esta cifra habría que sumar las 58 pruebas que tuvieron que ser suspendidas este lunes, día 4 de septiembre, y las que se aplazarán este martes, el miércoles y el resto del tiempo que se prolongue una crisis de la que las autoescuelas van a salir muy mal paradas. «La gente está muy desanimada. Muy desanimada», resume la presidenta del colectivo, Lucía Ortiz, que asegura que el sufrimiento que los examinadores no quieren infligir a la ciudadanía «se empieza a notar» y aboga por una pronta solución que desbloquee el conflicto.

Fotos

Vídeos