El mecenas de La Garma aporta 309.000 euros para los estudios de la cueva

Stuart Weitzman quedó impresionado en su visita a la cueva paleolítica y creó la Foundation for the Preservation of Cantabria Prehistoric Caves. / DM
Stuart Weitzman quedó impresionado en su visita a la cueva paleolítica y creó la Foundation for the Preservation of Cantabria Prehistoric Caves. / DM

Stuart Weitzman, el zapatero de las estrellas de Hollywood, ha firmado un convenio con la Consejería de Cultura y visitará la gruta cántabra el día 22

José Luis Pérez
JOSÉ LUIS PÉREZSantander

La galería inferior del complejo arqueológico de La Garma, descubierta el 2 de noviembre de 1995, es una de las grandes joyas de la arqueología de Cantabria por conservar intactos suelos magdalenienses y varios paneles con pinturas y grabados del Paleolítico Superior, y está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

El yacimiento, que estudia un equipo de la Universidad de Cantabria dirigido por Roberto Ontañón y Pablo Arias, es tan sobresaliente que despertó el interés de Stuart Weitzman (Massachusetts, 1941), el zapatero de las estrellas de Hollywood.

Tras su visita a Cantabria y después de conocer los tesoros arqueológicos en las profundidades de La Garma, este mecenas decidió crear la 'Stuart Weitzman Foundation For The Preservation of Cantabria Prehistoric Caves' con la que acaba de rubricar un convenio de colaboración con el Gobierno de Cantabria, fruto del cual aportará a los estudios de esta cueva un total de 370.00 dólares (309.000 euros). Weitzman, que visitará el próximo 22 de septiembre Cantabria para presentar el convenio y hacer públicos los objetivos del mismo, financiará estudios geológicos, hidrológicos, petrológicos, geoquímicos, microbianos y climáticos, así como las investigaciones sobre la conservación de los restos arqueológicos y la evaluación del impacto del visitante en la cueva.

Además, este acuerdo, que han firmado a tres partes la Sociedad Regional de Educación, Cultura y Deporte -dependiente de la Consejería que dirige Ramón Ruiz-, la citada Fundación Stuart Weitzman y el Fondo Mundial del Monumento -al que está vinculado el fotógrafo peruano Mario Testino (Lima, 1954)-, contempla también desarrollar materiales educativos de cine y realidad virtual con el fin de interpretar y promocionar las cuevas de Cantabria.

Ramón Ruiz: «Este convenio pondrá en valor La Garma y por extensión todo el Arte Rupestre Paleolítico de la región»

Entramado administrativo

Como ya hiciera a principios del siglo XX Alberto I de Mónaco, tatarabuelo del príncipe Alberto, financiando las grandes excavaciones de los pioneros de la arqueología prehistórica en la región, costeando las publicaciones con los resultados y creando el Instituto de Paleontología Humana, Stuart Weitzman se propuso cuando realizó su visita a La Garma participar en preservarla y en que se conozca a nivel internacional. Como declaró a este periódico hace algo menos de un año, «en el mundo de la moda nos dedicamos a vender, así que sé perfectamente cómo lograr que buena parte del planeta fije en ella sus ojos».

Sin embargo, los trámites administrativos no han sido fáciles. El proyecto se encalló en la anterior legislatura e incluso uno de los responsables de la investigación, Pablo Arias, llegó a perder la ilusión. «Tengo que reconocer que hubo algún momento en el que yo di el asunto por muerto y enterrado, pero sigue vivo por iniciativa de él, no del anterior Gobierno de Cantabria. Creo que el atasco ha sido consecuencia de una mala gestión y por cuestiones de tipo administrativo y legal».

El departamento que dirige Ramón Ruiz ha encontrado la fórmula para poder suscribir el convenio y propiciar que el patrimonio arqueológico de Cantabria pueda disponer de más de trescientos mil euros para investigación, conservación y divulgación. Al respecto, el consejero no oculta su satisfacción, «porque hemos encontrado una fórmula que hace viable que las aportaciones de la Administración se vean reforzadas con la generosidad de un mecenas. No es fácil conseguir en los tiempos que corren este tipo de actitudes, por lo cual todos nos tenemos que felicitar ya que esto es el punto de partida para futuras colaboraciones y para una serie de trabajos que servirán para poner en valor un bien tan preciado como La Garma y, por extensión, todo el Arte Rupestre Paleolítico de Cantabria».

Dos fases

El convenio contempla dos fases. En la primera, por un importe de 250.000 dólares, se abordarán estudios de conservación, se celebrará un evento y se realizarán un documental y materiales de realidad virtual. A la segunda fase de seguimiento, de un periodo de tres años, se destinarán los 120.000 dólares restantes. Weitzman no descartaba el año pasado que «quizá haya que construir una réplica... habrá que ir viendo cómo evolucionan las cosas».

Fotos

Vídeos