Zuloaga salta a la Delegación del Gobierno para reforzar su candidatura a la Presidencia

Pedro Sánchez con Zuloaga durante su visita a Cantabria/Roberto Ruiz
Pedro Sánchez con Zuloaga durante su visita a Cantabria / Roberto Ruiz

El secretario general del PSOE dejará la Alcaldía de Bezana para convertirse en el representante del Ejecutivo central en la región y ganar proyección mediática

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

El secretario general del PSOE de Cantabria, Pablo Zuloaga, será el próximo delegado del Gobierno. Pedro Sánchez ha situado a su hombre de confianza –junto a Pedro Casares– como el representante del Estado de la región y le garantiza así una plataforma para ganar visibilidad y reforzar su candidatura a la Presidencia de Cantabria en las elecciones autonómicas del año que viene. El alcalde de Santa Cruz de Bezana, que será nombrado este mismo viernes, tendrá categoría de subsecretario de Estado y se convertirá en el primer líder socialista que asume este cargo, que hasta la fecha había sido meramente representativo más que político, mientras aspira a controlar el Ejecutivo.

Fueron tanto la dirección regional del PSOE como Ferraz las que consensuaron que Zuloaga resultara el elegido para ser la tercera autoridad en Cantabria. Zuloaga sigue los pasos y la misma estrategia del secretario general de los socialistas murcianos y aspirante a la Presidencia de aquella región, Diego Conesa, que también ha sido aupado desde Madrid a la Delegación para conseguir popularidad durante el año que queda hasta las autonómicas.

Su nombramiento oficial se producirá una vez que el Consejo de Ministros cese en el cargo al actual, Samuel Ruiz (PP), quien fue designado para el cargo en diciembre de 2011 después de que el PP llegara al Ejecutivo central. Zuloaga tendrá que dimitir como alcalde de Bezana en los próximos días y será sustituido por un concejal de su formación. Será el Comité Local el que designe a su sucesor, que después tendrá que ser ratificado por el equipo de gobierno en un Pleno. Suena con fuerza Joaquín Gómez, uno de los principales apoyos de Zuloaga en el Consistorio y en su carrera a Bonifaz.

Un trampolín

El líder socialista aprovechará su nuevo puesto como un trampolín a la Presidencia ante un omnipresente Miguel Ángel Revilla. Su futuro cargo, que fue adelantado por Efe, le garantiza tener la voz del Gobierno central y la asistencia a todos los actos durante casi un año, ya que tendrá que dimitir cuando se convoquen las elecciones de 2019.

En mayo, si no antes, deberá renunciar para meterse de lleno en la política regional. Pero hasta que ese momento llegue tendrá un papel destacado en el Día de Cantabria, las Instituciones o, entre otros, el Día de la Guardia Civil. Y aunque normalmente a sus antecesores les ha tocado encargarse de los temas de Seguridad y dar la cara en los malos momentos, ya que los ministros se quedaban con los anuncios de relumbrón para sí, fuentes del PSOE insisten en que Zuloaga jugará un rol destacado durante estos meses.

La noticia cayó ayer como un jarro de agua fría entre la 'vieja guardia' del PSOE, que lo considera «inapropiado»

El domingo ya esbozó en declaraciones a este periódico por dónde podrían ir los primeros pasos: «Le he pedido a Pedro Sánchez que apueste por los compromisos con Valdecilla, que el PP dejó atrás durante los últimos años; inversión para los soterramientos de Santander, Torrelavega y Camargo; el proyecto de Comillas, que los populares abandonaron, y trabajar en busca de una solución para Vuelta Ostrera, además de desbloquear las obras del subfluvial de Santoña».

La noticia cayó ayer como un jarro de agua fría entre la 'vieja guardia' del PSOE, que lo considera «inapropiado» porque cree que se trata de un cargo que debe ser «equidistante» y «no debe posicionarse políticamente». «¿Se va a desdoblar cuándo dé un mitin?», se preguntó un antecesor en el cargo. «Es inaudito y un intento de hacer uso partidista de la Delegación», se confesó un exalto cargo socialista al conocer la noticia.

R. Ruiz

Zuloaga ya tiene todo el poder en el PSOE cántabro. Es el secretario general y el candidato autonómico en 2019. También ha tenido que ponerse al frente de los problemas del partido en el Gobierno. De las irregularidades en el Servicio Cántabro de Salud (SCS), de las turbulencias en la Consejería de Economía, de la amenaza de huelga en la Educación. Por eso es él quien despacha las situaciones de crisis con los consejeros socialistas, Luisa Real, Juan José Sota y Francisco Fernández Mañanes, mientras la vicepresidenta Díaz Tezanos permanece de oyente en el Ejecutivo, aislada por los suyos en una resistencia sin otro respaldo que el del presidente Revilla.

Ver más

Sin embargo, la dirección socialista considera que el salto de Zuloaga a este puesto le permitirá que sus mensajes lleguen en la ciudadanía y le den notoriedad. La doble victoria en las primarias del PSOE contra Eva Díaz Tezanos y Ricardo Cortés no ha sido suficiente. Zuloaga manda internamente, a pesar de que aún existe una fractura interna, pero la proyección mediática se la han seguido llevando los consejeros del Gobierno, con capacidad para tomar decisiones y hacer anuncios. Tampoco le ha ayudado no tener un escaño en el Parlamento de Cantabria para capitalizar la acción legislativa.

Premio a la lealtad

Zuloaga ha sido siempre leal a Sánchez. Lo fue durante su primera etapa como líder del partido, cuando los barones socialistas comenzaban a ir por libre y torpedeaban el liderazgo del líder del PSOE. También al encabezar desde Cantabria el movimiento orgánico que convenció a Sánchez de la necesidad de iniciar el proceso de recuperación del liderazgo del partido. Y, por último, al participar de forma activa en la campaña que terminó con la victoria en las primarias frente a Susana Díaz. De hecho, Sánchez ha mantenido contacto permanente con el líder del PSOE cántabro durante el proceso de presentación y resolución de la moción de censura que ha llevado a los socialistas al Gobierno y, también, durante la formación del actual Ejecutivo.

El cargo

Los antecesores. Alicia Izaguirre (PSOE), Antonio Pallarés (PSOE), Pedro Bofill (PSOE), AlbertoCuartas (PP), Pedro Nalda (PP), Agustín Ibáñez (PSOE) y Samuel Ruiz (PP).

Condiciones. Dispondrá de una casa en la Delegación del Gobierno y de chófer.

Estatus. Es la tercera autoridad de Cantabria tras el presidente y la presidenta del Parlamento.

El líder socialista tendrá ahora la misión de 'vender' las políticas del Ejecutivo de Pedro Sánchez y mediar en asuntos importantes como la llegada de la Alta Velocidad en 2023, la reordenación ferroviaria de Santander, Torrelavega y Camargo, pendientes de desarrollo; el estudio del tren a Bilbao o la apuesta por el polígono de La Pasiega. Zuloaga no duda de que Pedro Sánchez asumirá el pago íntegro de la deuda de las obras de Valdecilla. El PP ya ha abonado 56 millones de las obras y quedan pendientes otros 44 millones, que el Gobierno de Cantabria ha reclamado incluso en los tribunales. Los 22 primeros se contemplan en los Presupuestos para 2018, una partida que se ha recuperado después de dos años de incumplimientos. Los otros restantes se esperan para 2019. A partir de ahí, Revilla sacó el compromiso a Rajoy en 2015 de que pagaría otros 100 millones por el desfase de las obras. Está por ver si Sánchez, que tiene buena sintonía con el jefe del Ejecutivo cántabro, también se hace cargo del resto del montante.

«Estoy seguro de que Pedro Sánchez asumirá su responsabilidad con Valdecilla, con la reindustrialización y el crecimiento del empleo y atenderá todas las demandas de la zona de Besaya», recalcó el barón socialista este fin de semana cuando ya sabía que iba a ser ascendido su nombramiento.

Desde su entrada a la Alcaldía de Santa Cruz de Bezana, el sello de Zuloaga se ha dejado sentir en iniciativas como los concejos vecinales, que se estrenaron bajo su mandato con el afán de dar mayor peso a la ciudadanía en lo referente a la toma de decisiones. Una apertura de la Administración local que da mayor protagonismo a la opinión de los ciudadanos, haciéndoles partícipes de algunos asuntos de interés municipal. Sin ir más lejos, hace días, el Ayuntamiento sometió a votación popular cuál debía ser la ubicación del mercadillo semanal, y los vecinos que concurrieron a la convocatoria optaron por la Plaza Margarita.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos