Trece delfines muertos fueron recogidos en las playas de Cantabria desde marzo

Un rorcual vivo fue devuelto al mar en abril en Santander/Foto: Cruz Roja
Un rorcual vivo fue devuelto al mar en abril en Santander / Foto: Cruz Roja

Sólo se ha podido hacer necropsia a cuatro de ellos y en dos se han apreciado lesiones propias de cuando estos animales son atrapados en redes pesqueras

DM .
DM .Santander

Desde marzo y hasta el pasado 8 de mayo los cuerpos de trece delfines muertos arribaron a las costas de Cantabria y vararon en sus playas. En el mismo tiempo se localizaron vivos un rorcual en la playa santanderina de Bikini y una foca en Ajo, que fueron devueltos a su medio natural.

Son datos ofrecidos en el pleno del Parlamento por el consejero de Medio Rural, Pesca y Alimentación, Jesús Oria, al ser interpelado por Podemos y sobre si el resultado de las necropsias realizadas por la dirección general indican que su muerte pudo ser causada por su pesca accidental en arrastreros pelágicos.

A esta pregunta, el consejero ha indicado que solo puede realizarse necropsia cuando el cuerpo del mamífero está aún en buen estado y cuando su longitud no sobrepase los cuatro metros. En el caso de los 13 cuerpos de delfines hallados desde marzo, se ha podido realizar la necropsia a cuatro de ellos y se dispone ya de la información de tres.

En al menos dos de ellos, ha reconocido el consejero, los cuerpos muestran lesiones que evidencian que la muerte fue causada por «atrapamiento en redes». Se trata de uno localizado en la playa de Galizano y otro en la del Bocal de Santander, y ambos presentaban la mandíbula rota, una lesión características de los mamíferos que mueren tras ser atrapados en redes de barcos pesqueros.

Oria ha detallado que Cantabria tiene una red de seguimiento de varamientos desde 2010, y desde entonces han varado en nuestras playas un total de 204 mamíferos marinos, de cuya recogida se encarga la guardería de Medio Natural. Ésta, ha explicado, lo traslada al Centro de Recuperación de la Fauna Silvestre de Villaescusa para que se realice la necropsia si es posible y, de no ser así, el cuerpo se incinera en el centro de Meruelo o se entierra en su entorno en caso de que el Museo Marítimo del Cantábrico solicite el esqueleto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos