«No venimos preparados para tanta agua»

El Mercado de la Esperanza fue la opción elegida por muchos turistas.
El Mercado de la Esperanza fue la opción elegida por muchos turistas. / Javier Cotera

Santander fue este martes la localidad española donde más llovió. Habrá que esperar hasta el jueves para ver una ligera mejoría El mal tiempo obliga a los turistas a buscar alternativas para ocupar su tiempo de ocio

MARÍA CAUSOSantander

Juan pasea entre cráneos de hombres de otro tiempo y hace fotos a sus hijos delante de las vitrinas. A cubierto. Viene de Alicante, está en el Museo de Prehistoria y reconoce que el agua le ha trastocado los planes. «Viniendo de 35 grados todos los días, no nos sabemos mover con lluvia. Y con tres niños, menos». El verano se está notando poco en cuanto al tiempo en Cantabria y para muestra, lo de este martes. Santander fue la localidad que registró más lluvias de toda España. Hasta 20 litros por metro cuadrado. El turista que viene a la región sabe que el sol no está garantizado, pero lo de estos días ha obligado a improvisar más de la cuenta. «Como siga jarreando, nos tendremos que ir a un centro comercial». Eso lo decía Benjamín, de Murcia. También andaba de museos.

«Hemos empezado por el de Prehistoria y después queríamos ir al Museo Marítimo. Aunque también tenemos pensado ir al refugio antiaéreo y ver la casa-museo de Menéndez Pelayo». Benjamín -el murciano- repasa su agenda del día mientras en la calle se escucha el ruido de la lluvia. «Me encanta la ciudad y la primera vez que vine tuve la suerte de que hizo buenísimo y visitamos muchas playas. Incluso alguna de los alrededores. Esta vez, con mal tiempo, me estoy lanzando a la oferta cultural». Él y su pareja todavía esperan que el tiempo mejore para dar de nuevo un paseo por La Magdalena y visitar el interior del palacio. «La última vez que estuvimos nos dijeron que sólo abría sábados y domingos y no pudimos verlo por dentro».

«Viniendo de 35 grados todos los días, no nos sabemos mover con lluvia. Y con tres niños, menos» Juan, de alicante

La oferta de museos es un plan muy recurrente en estos casos tanto para turistas como para santanderinos con tiempo libre en agosto. Belén, vecina de la capital, explica que el Mupac y el Marítimo «están bastante bien» pero, «lógicamente, no se puede venir todos los días de lluvia». Se queja también de la falta de planes con niños. «No hay parques de bolas resguardados en el centro, así que muchas veces toca irse a los centros comerciales». Aunque como santanderina -totalmente acostumbrada a la lluvia-, señala que «si no llueve mucho», no le importa «coger el paraguas y pasear con los niños para que corran y les dé el aire». Igual que Belén piensa Juan (el turista de Alicante), que va con su mujer y sus tres hijos. «Con este tiempo, vamos a visitar museos en Santander. Aunque también he pensando moverme hasta el museo de los ríos en Liérganes o ir a conocer la cueva de El Soplao». Explica que también querían visitar La Magdalena pero que están, como todos, «a expensas del tiempo».

Fernando vivió su niñez en Santander y ahora reside junto a su mujer, Ángeles, y sus dos hijos, en Almería. Siempre que puede se escapa a la capital cántabra. «Ya no estoy acostumbrado. Esperaba un poco de lluvia pero es que no para. No veníamos preparados para tanta agua». La pareja explica que tras haber visitado ya los museos de la capital, ahora les queda ir a alguna cueva. «Es lo mejor en estos días de lluvia». Aunque la familia celebra «un poco» el tiempo «fresco» del norte. «Nos ponemos el chubasquero, las botas de agua y el paraguas y vamos a pasear y a disfrutar de las vistas que ofrece la ciudad».

«Como siga jarreando, al final nos tendremos que ir a un centro comercial» Benjamín, de murcia

Lo importante es la actitud -no queda otra-. Y la de Santi y Laura, que vienen desde Barcelona, es muy optimista. A pesar del mal tiempo dieron una vuelta por el centro histórico. «Teníamos la esperanza de que no lloviera y disfrutarlo mejor, pero bueno, la idea es pasear por el centro, conocerlo y tomar algo». Vienen con una 'chuleta' de Santander que han cogido de internet pero los apuntes han mejorado con las ampliaciones que les han contado en la Oficina de Turismo. «Hemos ido al Centro Botín y, si luego cae un chaparrón, iremos al Mercado de La Esperanza o al Mercado del Este a tomar algo». La pareja «cruza los dedos» para que cese la lluvia porque si no «nos vamos a perder muchas cosas de nuestra visita». A Emeterio, un madrileño que vive a caballo entre Madrid y Santander, no le disgusta este tiempo. «Paso mucho tiempo en tierra de secano, no tengo ningún problema con que llueva». Explica que, en estos días de mal tiempo, se puede pasear por la playa con un chubasquero porque «está muy tranquila» o se puede dar una caminata por todo el frente marítimo de la bahía, «que está preciosa a todas horas». «Y si cae un chaparrón, paraguas y botas de agua», concluye.

«Si cae un chaparrón iremos al Mercado de La Esperanza o a tomar algo en el Mercado del Este» Laura, de barcelona

«Notamos mucho el tiempo. Si hace bueno, todo el mundo se va a la playa y no le dedica nada a comprar», dice Marta tras el mostrador de su pescadería (Marta y Enchi) en el Mercado de La Esperanza. «Si hace malo bajan al centro y, al pasar por aquí, se animan». También lo notan en los centros comerciales y en el tráfico en sus alrededores. Llenos hasta la bandera y atascos diarios en sus accesos. Aunque hay excepciones. «A nosotros nos gusta el helado paseando a última hora de la tarde», comenta Laura. Ni la lluvia pudo ayer con su costumbre.

Fotos

Vídeos