Nostalgia ochentera

Nostalgia ochentera
Daniel Pedriza

Unas 2.000 personas arroparon anoche a Ramoncín en el primer concierto del Movember Food & Rock

Javier Menéndez Llamazares
JAVIER MENÉNDEZ LLAMAZARES

Extraño, cuando menos, resultaba el cartel del festival Movember que arrancó anoche con una mezcla que hace tres décadas hubiera resultado explosiva. Para la primera noche se planteaban tres formas distintas de abordar el rock: la interpretación del punk del setentero Ramoncín, el heavy patrio que encarna Rosendo, y el rocker más icónico de la Movida, Loquillo.

Lejos ya de su manía reivindicativa tras el viraje intelectual de finales de los noventa, Ramón Martínez desempolvó al Ramoncín más rockero para la primera de las actuaciones en un Palacio de los Deportes en sintonía con el espectáculo: mucha veteranía entre los asistentes, que fueron entrando con cuentagotas, pasando del millar a los dos millares en los escasos cincuenta minutos que duró el concierto.

Sobre las tablas, aún más galones, con una banda que sonó realmente bien –a destacar el apoteósico punteo colectivo en los compases finales–, superando las enormes dificultades de un recinto que parece reñido con la acústica. Tres guitarras, bajo, batería, teclado y hasta un violín arroparon al músico madrileño, que planteó un recorrido acelerado por toda su discografía, aunque conectaría más con el público con su éxitos de los primeros ochenta, y con esa rara avis que fue su balada ‘Como un susurro’.

Con gran despliegue técnico y un sonido contundente –excepto los molestos acoples en ‘Al límite’–, el veterano rockero sólo consiguió arrancar al público de su mutismo con algunos destellos de nostalgia como ‘Putney Bridge’; cuando se despidió con un recitado, sólo las primeras filas escaparon del frío ambiental. Menos mal que el artista guardaba todos los ases en la manga, junto a la armónica, porque un concierto de Ramoncín no sería nada sin sus clásicos ‘soplados’: ‘Al límite’ y, sobre todo, ‘Hormigón, mujeres y alcohol’, unos temas que desataron a un público hasta entonces aletargado.

El delirio

A fuerza de riffs guitarreros y derroche de velocidad llegaron por fin los coros y el delirio ante unos himnos que forman parte de la educación sentimental de un par de generaciones: «Litros de alcohol corren por mis venas, mujer, no tengo problemas de amor, lo que me pasa es que estoy loco por ‘pribar’». Los versos sin duda más célebres que firmara Ramón Martínez, y que desde 1981 aún no han perdido un ápice de vigencia. Por supuesto, quien acude a ver a Ramoncín sabe a lo que va; aquí no sirve el lamento del «Si no fuera por la voz…».

Hace dos décadas que el poeta del cheli dulcificó su imagen, reconvertido en escritor y polémico personaje televisivo, pero su música permanece inalterable en la memoria colectiva. Su figura puede resultar más o menos controvertida, pero nadie puede negar que un puñado de canciones, las de su primera etapa, son ya parte del acervo cultural de la España del siglo XX. Como sus ‘litros de alcohol’, corren por nuestras venas.

Europe, The Primitives y Avalanch, en el cartel de hoy

El grupo sueco Europe, The Primitives y Avalanch son hoy las cabezas de cartel de la segunda jornada de Movember Food & Rock, un día en el que también actuarán las bandas tributo a Def Leppard, Bon Jovi o Scorpions y los grupos cántabros Stock –ganador del I Concurso de Bandas de Cantabria– y Maneras de Vivir.

El Festival, que se celebra en el Palacio de Deportes de Santander, se enmarca dentro de las actividades del Año Jubilar Lebaniego. A las 19.30 horas abrirán las puertas y la jornada comenzará a las 20.20 horas. Los encargados de romper el hielo son Deaf Leopard, una banda tributo a Def Leppard que tocará grandes hits del grupo británico como ‘Pour some sugar on me’ o ‘Loves bites’, entre otros. A continuación subirá al escenario Avalanch, una de las bandas de metal nacional más importantes de la actualidad. A partir de las 21.45 horas tocarán temas como ‘Delirios de grandeza’, ‘Xana’ o ‘Las ruinas del edén’ y, por primera vez en una gira en directo, interpretarán íntegramente todas las canciones de ‘El ángel caído’ y clásicos como ‘Llanto de un héroe’.

Fotos

Vídeos