De la luz a la oscuridad con Julie Mehretu

Alberto Aja

El Centro Botín acoge hasta el 25 de febrero de 2018 una muestra de la artista etíope compuesta por 30 pinturas de gran formato y 60 dibujos

DMSantander

El Centro Botín mostrará, desde este jueves y durante cuatro meses y medio, una selección de 30 pinturas y 60 dibujos de la artista etíope Julie Mehretu. En la muestra, titulada 'Una historia universal de todo y nada', se aprecia la evolución del mundo de la luz a la oscuridad que se ha producido en la obra de esta creadora y que ella misma atribuye a los movimientos sociales de los años 2011 y 2013, además de a las revueltas de países como Estados Unidos, México, Brasil y el norte de África.

«Yo nací en Etiopía y nos vimos obligados a salir de allí en busca de una libertad que no teníamos. Después de una dictadura muy larga, creíamos que había alguna posibilidad de lograrla, pero no fue así», ha relatado Mehretu al hablar de su «parte luminosa».

Y ese enfrentamiento, como los vividos en Brasil, se refleja en su pintura que «evoluciona hacia algo más gris y más oscuro para inventar una manera de contar lo que ocurre. Es gris, pero también tiene posibilidades».

Así se ha expresado Julie Mehretu (Adis Abeba, Etiopia 1970), durante la presentación de la exposición junto a Vicente Todolí, comisario de la muestra. Para la creadora etíope es un «momento excepcional y muy instructivo» la oportunidad de poder repasar el trabajo realizado y hacerlo en un «entorno con una luz tan increíble» como el del nuevo Centro Botín.

Alberto Aja

Tanto Vicente Todolí como el director artístico del Centro Botín, Benjamin Weil, han destacado que 'Una historia universal de todo y nada' es la retrospectiva más importante que se ha dedicado a Mehretu. Según Benjamín Weil, el modo en el que refleja la complejidad del mundo es una de las señas de identidad de Mehretu, a quien se ha referido como una figura clave del arte contemporáneo por su capacidad de «reinventar el idioma de la pintura».

«Es una de las artistas más importantes de su generación», ha insistido Weil y ha explicado que, en su obra, Mehretu «habla de la relación estrecha del actual caos del mundo, con el palimpsesto de la historia».

Un 'flashback' de los últimos diez años

Por su parte, Vicente Todolí ha explicado que no se ha montado como una exposición completa de la obra de Mehretu, sino como un 'flashback' de los últimos diez años de la artista etíope, afincada en Estados Unidos. De esta etapa son los 30 cuadros de gran formato que se exhiben en la segunda planta del Centro Botín, aunque en el caso de los dibujos, que ocupan la primera planta, el espacio temporal es más amplio ya que aparecen piezas que se remontan a 1995.

Sobre estos dibujos, Todolí ha subrayado que, a diferencia de lo que ocurre con otros artistas, no se trata de bocetos de sus pinturas, sino de una «práctica autónoma pero paralela» en la que también se prodiga Mehretu. Así, la exposición abarca desde los primeros dibujos en grafito o sus pinturas en tinta o acrílico, hasta los majestuosos lienzos de gran formato, con trabajadas superficies y complejas arquitecturas, realizadas a base de tinta, pintura, borrados, líneas y gestos.

Alberto Aja

Las obras realizadas en los últimos años por Mehretu ponen de relieve, a través de su escala monumental, el énfasis en la marca caligráfica y en lo pictórico y, según destaca Todoli, muestran que Mehretu no cayó en la «tentación de seguir haciendo lo mismo» que le llevó a triunfar siendo muy joven. Todoli ha hecho hincapié en que la obra de esta artista ofrece una «visión crítica de la utopía de las vanguardias».

La exposición presenta una selección de 30 pinturas y cerca de 60 dibujos que se centran en momentos clave de su práctica artística: desde los primeros dibujos en grafito o sus pinturas en tinta o acrílico, hasta los majestuosos lienzos de gran formato, cuyas trabajadas superficies y complejas arquitecturas, realizadas a base de tinta, pintura, borrados, líneas y gestos, ganan en profundidad y solidez con el paso del tiempo.

La artista etíope ya dirigió en el año 2015 el Taller de Artes Plásticas de Villa Iris organizado por la Fundación Botín, según ha recordado durante la presentación de la muestra la integrante del patronato de la Fundación Botín, Paloma Botín.

Fotos

Vídeos