Tres patas para 'Truman'

vídeo

Cesc Gay. / Foto: Afp | Vídeo: J.R. Ladra / V. Carrasco

  • Cesc Gay, Ricardo Darín y Javier Cámara consiguen aupar una despedida triste en el podio de los Goya

Cesc Gat tenía un problema, un bendito problema. Ricardo Darín le había dicho que sí, que quería hacer su película sobre dos amigos que se rencuentran para despedirse porque uno de ellos tiene cáncer. El director catalán estaba entusiasmado con la decisión del argentino, pero algo no encajaba. “No veía a Ricardo caminando por las calles de Barcelona. No lo veía”, reflexiona en las tripas del hotel Auditorium, cansado, sediento y con su 'cabezón' como mejor director descansando en el suelo, mirando al infinito.

Entonces se le ocurrió la solución “(Darín) tiene casa en Madrid y Javi (Cámara) también, así que decidimos que lo mejor era rodar en Madrid”, apunta. Una decisión que le permitió conocer “otro tipo de ciudad” y de probar rodar fuera de sus lugares más conocidos. El resultado le dio una primera alegría en San Sebastián (Concha de Plata para los dos actores) y luego, ya con 2016 estrenado, premios en diferentes galas. “Me las he tomado con tranquilidad, los Gaudí o los Feroz. Esta semana no he pensado en nada y he ido a ver qué pasaba”, añade. Y lo que ha sucedido es que se ha llevado cuatro de los premios grandes (película, director, actor y actor de reparto) y el de guión original.

Ahora espera que la película vuelva a estrenarse para intentar remontar el vuelo; porque, aunque le acompañan los premios, la taquilla no ha sido la esperada. Algo más de medio millón de entradas vendidas. “A 'Truman' le va a pasar lo mismo que a 'Vivir es fácil con los ojos cerrados', que una semana después de los Goya hizo la misma taquilla que en las 16 semanas que estuvo en cartelera”, comenta un feliz Javier Cámara. En dos años, ha conseguido dos premios, los mismos que se le resistieron durante años.

Poco puede celebrarlo, ya que debía volver a Italia cuanto antes para rematar el rodaje de 'El joven Papa', la serie de la HBO en el que da vida a un cardenal que aconseja al ficticio Pío XIII que da vida a Jude Law. Un rodaje de esta miniserie de tres capítulos que se prolonga durante más de seis meses y que llevará al actor riojano hasta Los Ángeles. En Italia le ha dado tiempo a defender el cine español. “Me paraban y me preguntaban por 'The Others' y les decía que 'others' nada, que era 'Los otros'”, indica el actor.

Quien no podía ocultar su cansancio era Ricardo Darín. “Cuando no ganas, te vas a casa”, asegura el argentino, reacio a las competiciones actorales, pero encantado por el reconocimiento a su cuarto intento. “Había que agradecer a todos los grandes actores que accedieron a grabar una escena para Cesc”, indica el intérprete, que no se reprimió hacer una la petición de que se tome más en cuenta a la cultura. “Había tantos políticos y tan bien vestidos”, dice.