vídeo

Cate Blanchett posa sobre la alfombra roja. / Afp | Atlas

Pocos aciertos en la alfombra roja

  • La elegante Cate Blanchett, una discreta Olivia Munn y la atrevida Charlize Theron destacan entre tanto estilismo con poca fuerza

Las grandes estrellas de Hollywood no han rezumado el glamour que de ellas -y sus estilistas- se espera en la alfombra roja de los Oscar. Entre tanto estilismo poco acertado han brillado con luz propia Cate Blanchett, con un diseño de Giorgio Armani Privé en tono aguamarina cuajado de flores, y Olivia Munn, con un vestido naranja con un hombro al descubierto firmado por Stella McCartney. Al podio de las mejor vestidas sube Charlize Theron, con un atrevido Dior rojo de generoso escote. Naomi Watts también ha presumido de figura con un palabra de honor de efecto 'escamas' degragadado en tonos morados de Giorgio Armani.

más información

  • 'Spotlight' da la sorpresa en unos Oscar que coronan a DiCaprio

  • Los siete momentos de la ceremonia

  • GaleríaLos ganadores

  • GaleríaLas mejores imágenes de la gala

  • GaleríaLa alfombra roja

  • Las protestas por la falta de diversidad racial llegan a la alfombra roja

Kate Winslet se ha coronado como la peor de la noche con un vestido que parecía confeccionado en celofan. Unos brillos tan poco favorecedores como el escote desbocado de Oscar de la Renta que ha escogido Reese Witherspoon. Sofía Vergara, tan excesiva como siempre, se ha enfundado -se podría decir que con calzador- un Marchesa azul marino, con escote corazón y talle drapeado. La misma firma que ha vestido -mal- a Heidi Klum. Kerry Washington se equivocó de fiesta con su diseño bicolor de Versace con abertura lateral. No era momento para el cuero.

Olivia Wilde ha optado por un original Valentino Alta Costura primavera-verano 2016 blanco de aire griego con un escote vertiginoso y espalda descubierta. Una pena que no favoreciese a la espectacular actriz, y menos con el collar seleccionado. La contrevertida Rooney Mara ha arriesgado con un vestido de estilo 'edgy' blanco de manga larga, con apertura frontal y cola de Gucci. Las sandalias de plataforma -por desgracia las más usadas de la noche- se lo han cargado, al igual que ha ocurrido con Jennifer Garner. Una lástima porque su sobrio vestido negro de Versace es un básico.

En zona neutra se ha posicionado la premiada a mejor actriz de reparto por 'La chica danesa', Alicia Vikander, con un vestido amarillo pálido Louis Vuitton salpicado de lentejuelas con la parte baja abullonada. También ha gustado Brie Larson. La ganadora del Oscar a la mejor actriz por 'La habitación' se ha decantado por un Gucci azul eléctrico de finos tirantes, escote en V, cinturón plateado y volantes en la falda.

En los prolegómenos a la ceremonia en el Dolby Theatre ha estado mejor vestida Lady Gaga que la mayoría, lo que ya dice mucho. La aspirante a la estatuilla por mejor canción ha llevado un original mono blanco palabra de honor de Brandon Maxwell.

Pero la nota la ha dado un hombre: Jared Leto. El actor, acostumbrado a no dejar a nadie indiferente, se ha plantado un traje de chaqueta negro ribeteado en rojo, sustituyendo la pajarita por una flor del mismo color. Un horror. La antítesis ha sido el elegantísimo Tom Ford de Michael Fassbender.