Un reto de 180 minutos

La plantilla del Laredo y el cuerpo técnico se conjuran para el play off de ascenso. :: sane/
La plantilla del Laredo y el cuerpo técnico se conjuran para el play off de ascenso. :: sane

El Laredo, aún con las bajas de Lipe y Cano, está convencido de sus posibilidades en la eliminatoria que le enfrenta al Alavés B

JOSÉ COMPOSTIZO LAREDO.

«Un color, un sentimiento», reza en una bandera que forma parte ineludible del escenario en cada encuentro que el Laredo disputa en el San Lorenzo cuando participa en una fase de ascenso. Esa bandera es un símbolo de una búsqueda que para el Charles se ha vuelto obsesiva: ascender a Segunda División B.

Este año vuelve a estar en la casilla de salida y ademas con un tinte especial: el centenario del club, que se cumplirá en julio de 2018, justo un mes después de que el play off de ascenso finalice. El club que preside Fernando Linaje apuntó a Segunda B y secundado por Jesús López Berzosa, conocido futbolísticamente como Arteche, ha hecho realidad esa aspiración. Arteche, un entrenador sin demasiada experiencia en la categoría y que llegó para dar la gran sorpresa, después de dar sus primeros pasos en equipos como la Albericia o la Cultural.

Por Laredo se escucha a los dirigentes del club, entrenador y a jugadores que esta fase de la competición, que comenzará el equipo el próximo sábado con el encuentro de la fase de ascenso ante el Alavés B, les da la vida que perdieron en la segunda vuelta de la Liga regular. Arteche insistió la semana pasada en que «competir con el ascenso entre ceja y ceja ayudaría a limpiar las cabezas». Recuperar anímicamente a los jugadores tras una etapa difícil es el primer objetivo.

«Se nota que una eliminatoria así es algo distinto a la Liga regular», afirma Arteche

Y es que el conjunto de la capital de la Costa Esmeralda lleva una semana preparándose para una nueva cita -la séptima consecutiva-, el sábado ante el conjunto vitoriano en el San Lorenzo. El club quiere que sea una tarde especial. Ayer todavía había colas de socios para recoger las entradas. Eso será fuera, dentro del césped parece que todo está preparado.

Arteche se lo toma en serio; explica con detalle algunos movimientos a sus jugadores, ordena los ejercicios y manda con la misma energía de siempre durante los entrenamientos de esta semana, pero en el ambiente se respira un aire distinto. El de las grandes citas. La idea es recuperar de nuevo la mejor versión de su equipo, la que goleó al Cayón o al Bezana. Se trata de preparar un duelo a doble partido. Un reto a 180 minutos. «Estamos muy concienciados de lo que vamos a hacer en estos dos partidos y trabajamos mucho en base a eso», recordaba el entrenador pejino.

Arteche quiere que todos estén concentrados y listos para jugar. Pero los que no podrán estar son Felipe y Cano, por sendas lesiones de larga duración. Hombres importantes. A pesar de ello la plantilla está muy convencida de sus posibilidades y saben que es algo especial. «Se nota en el futbolista que es algo distinto a la Liga regular porque te juegas todo en 180 minutos», asevera el técnico, que asume que es una situación especial porque el club cumple cien años: «Puede ser algo histórico, muy bonito y eso se palpa en el futbolista y estamos deseando que llegue el sábado».

Reconoce que ya se ha visto muchos partidos del Alavés B estos días, aunque asegura que era un equipo que conocía «desde el inicio de temporada por la apuesta que hizo por futbolistas importantes». «Esperemos que cuando llegue el sábado les conozcamos bien y sobre todo los jugadores tengan claro lo que tienen que hacer», declara.

La afición, preparada

La afición ha sido exigente en la segunda vuelta. Mientras que el Laredo la tuvo a su favor cuando todo era coser y cantar, el público que acude al San Lorenzo pidió más cuando vio que la plantilla bajó su rendimiento. A pesar de que los jugadores aseguran conocer perfectamente a su afición entienden que su exigencia les hace ser más competitivos. «Sé que la afición va a estar con nosotros, a pesar de no haber terminado de la mejor manera posible, pero va a estar volcada con el equipo. La necesitamos, porque durante el partido hay momentos que se pasan apuros y tirar de la afición nos va a servir de mucho para ir para arriba. Hay que estar unidos para poder lograr alguna cosa bonita», concluye Manu, uno de los centrocampistas pejinos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos