paco fernández | entrenador del burgos

"Mi salida fue triste y dolorosa, pero yo me acuerdo de las cosas buenas"

Paco Fernández, exentrenador del Racing y actual técnico del Burgos.
Paco Fernández, exentrenador del Racing y actual técnico del Burgos. / Celedonio Martínez
  • Uno de los técnicos más queridos por la afición del Racing regresa el domingo a Santander como entrenador visitante

Francisco Fernández Gómez (Oviedo, 28 de septiembre de 1967) es conocido en su ciudad natal como Paco. Sencillamente. Ese era su nombre futbolístico. Su nombre de guerra. El que paseó por Génova en 1991, pocos meses después de clasificar a los carbayones por primera y última vez para la Copa de la UEFA.Era el heroico Oviedo en el que repartía –y no juego– Tuto Sañudo, con quien volvió a coincidir enSantander para recordar gestas en una época en que el Racing andaba muy necesitado de héroes e irreductibles.

Tras desfilar como jugador por varios equipos de Segunda y Segunda B –entre ellos la Gimnástica– y foguearse en el banquillo del Caudal, Ángel ‘Harry’ Lavín, que acababa de descender al Racing a la categoría de bronce, le contrató para arreglar el desaguisado con la esperanza de que no le saliera contestatario. En una "caótica" temporada, Paco consiguió armar una plantilla que devolvió al equipo a la LFP mientras se convertía junto a sus futbolistas y un entorno con el que hicieron piña en la imagen de la dignidad frente a los abusos de la directiva. La imagen del plante de enero de 2014 recorrió Europa y ya es un capítulo icónico en la historia del Racing.

Después del ascenso las cosas se torcieron y los malos resultados, unidos a la revolución de una pequeña parte del vestuario, terminaron con su etapa enSantander cuando luchaba por mantener al equipo en Segunda División. Ahora el maestro que dejo Mieres y el colegio para apostar por Santander regresa como entrenador del Burgos, donde ha sustituido precisamente a Ángel Viadero. Lo hace consciente de afrontar un nuevo examen tras un mal arranque, pero no cree estar en la última convocatoria. "Es demasiado pronto", dice. De lo que no le cabe duda es de las especiales sensaciones y de la avalancha de recuerdos que le abordarán cuando vuelva a pisar, casi dos años después, el césped de los Campos de Sport para sentarse en el banquillo visitante.

–¿Qué se siente al preparar un viaje a Santander un dos año y medio después de dejar el Racing?

–Para mí es un sitio de muchos recuerdos. Sobre todo es muy especial volver a ElSardinero, porque enSantander sigo conservando amigos y vuelvo de vez en cuando. Son unos momentos muy especiales.

–Y le toca medirse con ÁngelViadero, precisamente la persona que armó parte de su actual equipo.

–Eso son cosas del fútbol, que tiene estas casualidades. Pero al final somos dos entrenadores de dos equipos diferentes que defienden cada uno lo suyo.

–Le ha costado aterrizar en El Plantío...

–Sí. La pretemporada había ido muy bien y el equipo iba a más, pero cometimos una serie de errores, aunque también es verdad que parecía que todo nos pasaba a nosotros. No es un buen comienzo, eso está claro, pero tenemos la misma ilusión que hace un mes de hacer una buena temporada.

–¿Será el Burgos un rival del Racing para luchar por el ascenso en primavera?

–Yo creo que el Burgos no puede competir con algunos equipos del grupo como el Racing y la Ponferradina, pero lo haremos lo mejor que podamos y al final se podrá ver hasta dónde hemos llegado. A estas alturas es un poco prematuro hablar de quién va a ganar la Liga, quién va a bajar o quién se meterá en ascenso.Habrá que ver cómo se desarrolla la temporada.

–Y cuando se vea sobre el césped de los Campos de Sport. ¿se acordará más de los buenos tiempos o de Harry?

–De los buenos momentos. Siempre me pasó, tanto en el fútbol y como en la vida. Es mi forma de ser y además creo que es mejor acordarse de lo bueno.

–A pesar de que la salida no fue nada buena, sobre todo para un entrenador tan identificado con el entorno...

–Son cosas del fútbol. A veces los resultados condenan a los entrenadores y en ese momento sería así. La directiva consideró que no debía continuar y no le quiero dar más vueltas.

–¿Los resultados o los jugadores?. Porque otra forma de verlo es decir que a Paco Fernández le hicieron la cama...

–Bueno, puede pasar que te echen los resultados o los jugadores, depende del caso, pero de una manera u otra al final lo que importa es que no pude seguir enSantander, y al final da igual cómo se produjeran las cosas. Además, ya decía que hay que acordarse de lo bueno. Sí es verdad que la salida fue triste y dolorosa, pero como decía antes no puedo evitar recordar las cosas buenas.

El Racing es muy aficionado a las segundas etapas y oportunidades ¿Se plantea regresar a alguna vez como entrenador?

–Nunca se sabe. Claro que me gustaría, porque la vida da muchas vueltas, pero ese tipo de cosas nunca se pueden adelantar.

–Allá donde va se le recuerda por el plante en la Copa contra la directiva de Lavín y compañía...

–La gente sí que se acuerda de aquello. Se habla mucho de aquellos momentos y creo que hicimos lo que debíamos. Fueron momentos duros; muy duros, pero al final se consiguió salir adelante y gracias a eso me queda un buen recuerdo, que al final que es lo que cuenta. Pero es verdad: sí que lo recuerda la gente y los que lo vivimos, mucho más.

–¿Se lo contara a sus nietos?

–Ojalá pueda hacerlo.Y si tengo la oportunidad, claro que lo haré.

–¿Se imagina pasear por Santander y toparse con Harry? ¿Que haría?

–No lo sé; ni me lo planteé... –se lo piensa–. No lo sé, la verdad. Desde luego, aquella fue una situación en la que hice lo que tenía que hacer.Tengo una forma de ver las cosas y en aquel momento consideré que ya no se podía seguir así. Hice lo que creía que era lo justo y honesto y gracias a eso puedo decir que no me tengo que esconder de nadie.

–Fue el propio Lavín quien le convirtió en entrenador del Racing cuando todavía se veía a sí mismo en una posición sólida –faltaban más de seis meses para su desalojo– . Tuvo que sorprenderle que un técnico que llegaba de su mano le plantara cara de una forma tan clara...

–Yo en un principio acepté la situación que había cuando firmé por el Racing. Pero lo que yo no sabía era el caos estructural que había entonces dentro del club. Cuando llegué tuve que salvar los escollos y las zancadillas que poco a poco nos ponían mientras intentábamos hacer una plantilla competitiva. Aunque se trabajaba de forma cada vez más caótica, conseguimos a pesar de todo hacer un buen equipo para buscar el ascenso. Nos plantamos cuando ya no se pudo más, tanto en la faceta personal como en la deportiva. Cada uno tiene sus valores; sus propios principios, y pone sus límites. Para mí fue aquel –el partido de vuelta de cuartos de final de Copa frente a la RealSociedad, tras los impagos y el malestar creciente de directiva y masa social con la directiva–.

–En aquel momento el club estaba en un momento crítico. ¿Cómo veían el futuro, de no haberse revertido la situación?

–Era muy probable que el Racing desapareciera, o al menos eso parecía, pero tampoco se puede saber con seguridad; al final hay que ceñirse a lo que hay; a lo que sabemos que ocurrió.

–¿Se ve entrenando al Burgos en Segunda? Porque su objetivo desde que dejó el Racing ha sido regresar a la categoría de plata.

–Lógicamente me gustaría, pero decirlo es aventurarse demasiado. La temporada acaba de empezar y quiero ir paso a paso. Ojalá hablemos de este tipo de cosas dentro de unos meses.Será una buena señal.

–¿Cómo ve al nuevo Racing de ÁngelViadero? ¿Es de verdad tan favorito al ascenso como se empieza a sentir en el propio entorno verdiblanco?

–En primer lugar, creo que han tenido un gran acierto con el entrenador que ficharon. Siempre consideré que es un entrenador ideal para un equipo como el Racing, y aparte de conocer en profundidad la categoría ha hecho un buen equipo. ElRacing es muy sólido como estructura. Tiene un armazón muy consistente y plantilla para afrontar con garantías no solo la exigencia de estar arriba a final de temporada, sino también de ascender de categoría.

–Ángel Viadero tenía un gran cartel en Burgos hasta que anunció que se iba del equipo y pasó a ser considerado casi el enemigo público número uno. ¿Se ha pasado ya el pique en El Plantío?

–No lo sé, la verdad. Sé que hubo una polémica, pero no me hice mucho eco de todo aquello. Al final son cosas del fútbol. Él estaba entrenando al Burgos, le salió esa oportunidad y decidió aprovecharla. La vida tiene esas cosas y él llegó a un acuerdo con el club. Al final cada uno busca lo mejor para su futuro y él quiso aprovechar aquella oportunidad.