Hasta donde llega la amistad

fotogalería

El Racing y la expedición de más de 1.500 cántabros ya se encuentra en Villaviciosa. / Celedonio Martínez

  • El Racing aparcará a las 17.45, durante noventa minutos, la buena relación que mantiene con el Lealtad

  • El equipo cántabro llega a Les Caleyes para defender el liderato ante la revelación en este inicio del campeonato

El Racing ha hecho más amigos en los tres recientes años de penar por la Segunda División B que cuando viajaba por Europa. Con algunos de esos compañeros de viaje ha confeccionado lazos muy estrechos y especiales. La bufanda conmemorativa de los enfrentamientos entre Lealtad y Racing deja un lema: ‘¡Coincidimos casualmente en 2016 y somos amigos para siempre!’. ¿Para siempre? No. Hoy, durante noventa minutos, la amistad quedará aparcada. Fiesta, batalla y, después, de vuelta a los abrazos. Al fin y al cabo, a estos dos colegas les ha unido el fútbol y este deporte trata de esto. Luchar para ganar.

Porque poco tiene que ver el partido de hoy con el de hace apenas unos meses. Allá por abril. Entonces, los asturianos saboreaban su histórica temporada y los racinguistas apuraban sus opciones de culminar una remontada que llegó sobre la línea de meta. Sólo uno necesitaba imperiosamente la victoria. En esta ocasión, tras la sidra y los cachopos de confraternización, se encuentra en juego el liderato del grupo. El favorito contra la revelación. Los cántabros por obligación y los asturianos, que pasaban por ahí, ahora no se quieren bajar del carro. Les toca disfrutar y amarrar cuanto antes la permanencia un año más en la categoría. El calendario dice que es pronto para sacar muchas conclusiones, pero no deja de ser un gran aliciente. Con dos puntos de ventaja sobre los maliayos –cuartos en la tabla–, el Racing encabeza el campeonato.

Además, se ven las caras dos de los cinco equipos menos goleados del fútbol nacional. Iván Crespo y Javi Porrón marchan por delante en el zamora de la categoría, con un sólo gol encajado. Los locales han recibido un tanto desde los once metros. Nadie les ha marcado en jugada. Los visitantes vieron profanada su portería en Vigo, ante el Celta B, en el único choque que no han conseguido vencer. En definitiva, en Les Caleyes hoy toca ver quién es más fuerte. La solidez defensiva, a prueba.

Mucha culpa de ello tienen los inquilinos de ambos banquillos. Veteranos en esto del fútbol modesto. A la afición cántabra ya no le hacen falta presentaciones para Ángel Viadero. En Villaviciosa, con un equipo a priori de menos nivel que el de la pasada campaña, Roberto Aguirre, en su decimotercera temporada en Segunda División B, está completando la machada inicial del Lealtad. Por eso la pizarra también cuenta hoy, en un terreno de juego, además, ligeramente más pequeño que el de los Campos de Sport.

Bajas

Precisamente, Viadero tendrá que hacer algún garabato en el plan previsto al principio de la semana. La lesión de Córcoles, que se perderá el choque de hoy y quién sabe si alguno más, le ha trastocado las cuentas y tendrá que hacer algún cambio. Los problemas se centran en los laterales, porque la ausencia del alicantino en la derecha se suma a la de larga duración de Julen Castañeda en el flanco izquierdo. Con Leonel Bontempo recién aterrizado y sin los papeles necesarios para hacer la ficha, la cantera ve cómo se abre la puerta. La lógica dice que Sergio Camus, que debutará esta temporada, jugará por el lado diestro, y Miguel Gándara, como ante el Burgos, por la banda contraria. Aunque el míster, en la previa, no quiso dar pistas y dijo disponer de varias alternativas.

Por lo demás, lo que funciona bien, para qué tocarlo. El Racing está funcionando como un reloj salvo en momentos puntuales. Eso, añadido a que Viadero es un tipo poco amigo de los cambios, mantendrá a su once de confianza. Iván Crespo permanece impasible bajo los palos. Su seguridad es contagiosa para quienes le escoltan en la línea defensiva. Además de los ya citados Camus y Gándara, Samuel Llorca y Mikel Santamaría son fijos en el centro de la defensa. Pareja fiable.

La sala de máquinas volverá a tener los galones cosidos a la manga con Álvaro Peña y Borja Granero. El valenciano ha pasado gran parte de la semana renqueante por las heridas de guerra del último choque frente al Burgos. Un fuerte esguince de tobillo hizo dudar de su presencia esta tarde en Villaviciosa. Sin embargo, el capitán, en un gran estado de forma, se ha sacado el billete de autobús para viajar a la localidad maliaya.

Héber es indiscutible en el extremo izquierdo, aunque, una semana más, las dudas se centran en la banda derecha. Óscar Fernández no acaba de convertirse en el jugador determinante de la pasada temporada y eso le está pasando factura en las alineaciones. Sale y entra del once. Ante el Burgos fue titular, hoy puede volver al banquillo. El míster tendrá que decidir entre él y César Díaz. Esa apuesta tendrá incidencia también en la delantera, donde tres futbolistas se juegan un puesto. Además del propio César Díaz, Coulibaly y Caye Quintana pugnan por acompañar al inamovible Dani Aquino. El pichichi racinguista, por el momento, no tiene discusión.

Con esos mimbres, el Racing buscará prolongar su racha positiva y su hegemonía. Mantener en pie su imbatibilidad y proteger el liderato en este grupo I de Segunda División B. Para seguir con paso firme. Y, además, preservar las buenas sensaciones. Esas que han desterrado, al menos de momento, cualquier tipo de duda sobre la plantilla y el entrenador. Los resultados siempre son el mejor bálsamo contra los temidos fantasmas.

La fiesta está preparada en Villaviciosa. Paraíso racinguista. Lealtad y Racing. ¿Amigos para siempre? Sí, pero luego. Cuando el colegiado, pase lo que pase en el marcador, señale el final del encuentro. El camino del ascenso pasa otra vez por la localidad maliaya. Un destino simpático que el racinguista desea no tener que volver a visitar junto a su equipo en el campeonato liguero. Mucho mejor para hacer turismo. O, como mucho, en alguna eliminatoria de Copa.