Un debut con nota alta

Matías Aquino pelea por el balón con un rival del Arenas en el estreno liguero del Racing/Daniel Pedriza
Matías Aquino pelea por el balón con un rival del Arenas en el estreno liguero del Racing / Daniel Pedriza

El delantero de Ontaneda, aún falto de ritmo, brilló menos que sus cuatro compañeros, que cuajaron un buen partido

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

La ilusión, aunque sea en una tarde de agosto espectacular –por fin, en este verano lleno de cielos grises– era comparable a la de ese primer día de clase de septiembre. Curso nuevo, nuevos compañeros, nuevos profesores... Ganas de agradar a todo el mundo. De las incorporaciones del Racing en esta temporada, ayer saltaban al ‘prao’ cinco de ellas. Y el público estaba expectante por ver cómo rendían los nuevos. Aunque dos de ellos eran viejos conocidos. Rivero y Juanjo, canteranos de pro, volvían a su Racing tras varios años fuera. Los otros tres, Gonzalo, Regalón y Matías Aquino velaban sus primeros minutos como verdiblancos en partido oficial.

Y tras el primer día de ‘cole’, la cara de satisfacción del respetable, el juez supremo de todo este asunto, habrá sido de agrado. Mucho. Porque los nuevos trajeron cosas buenas. Quique Rivero demostró que sus años en Tenerife y Cartagena le han sentado de maravilla. El de Cabezón de la Sal se hizo con la manija del mediocampo desde el primer segundo del partido. E hizo lo que se espera de un mediovolante de manual. Recibir, pararla medio segundo, levantar la cabeza y soltar el balón con criterio. Eso cuando el Racing –las más de las veces– era el que atacaba. En defensa, se multiplicaba para encimar a los contrarios e intentar robar la pelota. La misión de hacer olvidar a Álvaro Peña ha comenzado con buenos augurios.

El trabajo de Rivero se vio favorecido por la nueva pareja de centrales del Racing. Otros que debutaban y cumplieron con nota en el estreno con la zamarra verdiblanca. Gonzalo y Paco Regalón hicieron todo lo que se le puede pedir a una pareja de zagueros. E incluso más. A lo de estar en su sitio y cortar balones por tierra y aire se unió una salida de balón mucho más que aceptable. Por parte de los dos. Incluso cuando entre ambos movían la pelota para descolocar la presión de los areneros. Su actuación tuvo un pequeño lunar, ya que una falta de entendimiento provocó la única ocasión clara de un Arenas incapaz de llevar peligro por sus propios medios. Dani López aprovechó el error de la nueva pareja de centrales para empalmar un disparo desde la frontal del área que atajó Iván Crespo. Salvo esa ocasión, Gonzalo y Regalón dieron una muy buena impresión en el estreno liguero.

Dani Aquino

«Falta coger ritmo, pero sumamos los tres puntos»

Al igual que en la temporada anterior, Dani Aquino se encargó de coger la responsabilidad anotadora del Racing. Suyo fue el único gol del partido ayer ante el Arenas. «Es el principio de la Liga y nos falta coger ritmo. Pero sumamos tres puntos, que es lo importante para el objetivo nuestro», señaló el ariete murciano.

«Va a ser una Liga competida donde tenemos que estar al máximo nivel y poco a poco debemos coger ese ritmo. De nuevo queremos dar las gracias a la afición porque una vez más está con nosotros. Intentaremos darle muchas alegrías este año».

El fallo de Matías

El que seguro que se fue con algo de ‘bronca’ consigo mismo fue Matías Aquino. Batallador en la primera parte, con algún buen pase, el máximo goleador del Racing en la pretemporada marró la ocasión más clara del partido, aparte del gol de su hermano Dani. Una de esas que hace brotar la exclamación ‘¡cómo ha fallado eso!’. Porque era bastante más fácil meter el balón dentro de la portería que hacer lo que hizo el ariete verdiblanco. Solo, en el área pequeña... Y Matías que se trastabilla y el balón que se enreda entre las piernas. Fuera. Pudo haber sido el estreno soñado. Pocos argumentos más tuvo antes de ser sustituido en la segunda parte.

El que menos opciones tuvo para destacar fue Juanjo. El de Ontaneda, aún con muy poca carga de entrenamiento, apenas tuvo un cuarto de hora para volver a sentirse racinguista. Luchó como el que más y algún balón que metió al corazón del área, otros que recibió de espaldas y una tarjeta amarilla fue su bagaje en este primer partido de Liga. Le quedan otros 37 para demostrar lo mucho que se espera de él.

Fotos

Vídeos