Vela

El 'Mapfre' se pone al frente de la flota, a falta de 1.600 millas para llegar a Melbourne

El agua se cuela en la cubierta a todas horas./Jen Edney
El agua se cuela en la cubierta a todas horas. / Jen Edney

Después de diez días acechando al 'Dongfeng', el barco español consigue colocarse en el mejor lugar para llevarse su segunda victoria de etapa

Susana Echevarría
SUSANA ECHEVARRÍASantander

La pasada noche, la del martes, y después de diez días jugando al ratón y al gato, el 'Mapfre' consiguió adelantar al barco chino 'Dongfeng' en pleno Océano Sur, después de una maniobra valiente de los de Xabi Fernández. A eso de las ocho de la tarde del martes, los españoles traslucharon poniendo de nuevo rumbo al Sureste, hacia el límite de la zona de exclusión de hielo y los resultados no tardaron en llegar. Momentos después, en cubierta ya vieron a un barco que parecía era el 'Dongfeng' por detrás. Por lo que cuenta la tripulación, se le veía bastante pequeño y un poco a sotavento, así que pensaron que estaría a unas cinco millas aproximadamente, pero todavía no lo podían ver en el AIS (Automatic Identification System). Poco después llegaron las buenas noticias. En el parte de posiciones de las 22.30 horas, el VO65 español ya era el nuevo líder de la flota por delante de los de Charles Caudrelier.

Ahora quedan por delante 1.680 millas para llegar al puerto de Melbourne, final de esta tercera etapa de la Volvo Ocean Race, o lo que es lo mismo más o menos cuatro jornadas de navegación en las que el objetivo del 'Mapfre' será defender el liderato y pelear por anotarse su segunda victoria de etapa.

«Ha sido una persecución de unos 10 días y por fin ha dado su fruto», explicaba el patrón Xabi Fernández, muy satisfecho. Y es que el viento infló primero las velas españolas que las de los chinos y no era cuestión de desaprovechar la oportunidad. «Ha pasado un frente, y aunque íbamos unas 10 millas por detrás del 'Dongfeng', decidimos trasluchar los primeros porque nos entró antes el cambio de viento y acortar así un poquito el recorrido. La situación ahora es que los tenemos en nuestra popa a unas siete millas, así que contentos de estar delante», afirmaba Xabi este miércoles por la mañana en conexión telefónica.

Después de que el 'Mapfre' pasó al frente de la flota, comenzó la batalla, ya que el 'Dongfeng' no iba a ceder el liderato sin pelear. Ambos barcos, volvieron a trasluchar hasta en dos ocasiones más, entrando así en un nuevo mano a mano por asegurarse la primera posición de la general. Sin embargo, cuando se encontraban ya amurados a estribor y navegando en línea recta en paralelo a la zona de exclusión, los de Xabi Fernández lograron asentarse poco a poco en el liderato, avanzando hacia el Este con mejores condiciones y mayor velocidad.

Pablo Arrarte y Joan Vila, en uno de sus descansos.
Pablo Arrarte y Joan Vila, en uno de sus descansos.

Según el parte de posiciones de las 14.00 horas de este miércoles, el velero español cuenta ahora con una ventaja de 10,9 millas sobre el chino. Así todo, Xabi Fernández es consciente de que todavía queda mucho por hacer: «Hay que ir con mucho cuidado porque los siguientes movimientos van a ser también oportunidades para ellos. Parece que el resto del recorrido será razonablemente rápido, con viento a favor hasta la llegada a Melbourne».

Por su parte, el navegante Joan Vila, explica además que a bordo del 'Mapfre' todo funciona con la 'normalidad' que puede haber cuando uno está mojado todo el día, duerme pocas horas y navega a muy poca distancia del hielo de la Antártida. Seguimos con nuestras rutinas y sistemas de guardias normales. «Ya nos hemos acostumbrado a las olas barriendo la cubierta y al agua muy fría salpicándonos constantemente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos