Blas Mezquita: "Sniace tiene un futuro esperanzador"

Blas Mezquita, presidente de Sniace.
Blas Mezquita, presidente de Sniace. / Celedonio Martínez
  • El presidente de la fábrica de Torrelavega cree que la vuelta a la actividad, tres años después, coincide con un "momento óptimo" del mercado

El presidente de Sniace, Blas Mezquita, ha asegurado que la empresa tiene "un futuro esperanzador" tras reabrir después de más de tres años, porque la vuelta a la actividad coincide con un "momento óptimo" del mercado, en especial de la celulosa, y con un repunte de los predios internacionales.

En declaraciones a Efe, ha subrayado que la compañía "es competitiva y mucho" gracias al plan de viabilidad y a los ajustes realizados en los últimos meses, en especial el "cambio drástico" de la política energética, lo que ha permitido reducir los costes de los productos y abrir un nuevo escenario de rentabilidad.

Mezquita ha mostrado su optimismo de cara a la aceptación por el mercado de los productos por los clientes internacionales, así como también por el crecimiento de la demanda de unas fibras que sustituye al algodón, y por la aparición de nuevas aplicaciones en distintos sectores, como el higiénico o el de la fibra ignífuga.

Ha destacado las buenas perspectivas de los productos de Sniace gracias a que la celulosa elaborada en Torrelavega es "total chlorine free -libre de cloro-, de forma que Sniace es en la actualidad una de las escasas compañías de todo el mundo que utilizan esta tecnología para reducir los vertidos contaminantes.

Según el presidente de la química, la fábrica más competitiva de Sniace es la de fibras, por los costes que tiene, ya que la materia prima la suministra la planta de celulosa que, a su vez, se abastece en un 30 % de madera propia de la compañía.

Mezquita ha reiterado su optimismo respeto a la evolución de la empresa y estima que, "con esfuerzo, trabajo y ciertos ajustes" Sniace "tiene garantizado el futuro para muchos años", máxime cuando se prevén inversiones de entre siete y ocho millones de euros para modernizar los procesos de la planta de Viscocel.

Respecto al comportamiento de las acciones de Sniace después de la vuelta a la cotización, cuyo valor se ha triplicado desde entonces, Mezquita se ha mostrado convencido de que la situación se consolidara a medida de que se vayan cumpliendo los contenidos del plan de viabilidad y se asienten las producciones.

"Lo normal y razonable es que la acción recupere los valores previos al cese de actividad", ha detallado el presidente de Sniace.

Sobre la situación ambiental de la compañía, ha dicho que es "claramente constatable" que Sniace "ha puesto los medios para cumplir" la normativa sobre vertidos y emisiones a la atmósfera, tanto por las inversiones realizadas en el pasado, como por las que se van a ejecutar en los próximos meses.

En este sentido, ha aclarado que la depuradora biológica "no tendrá ningún problema" para estar al 100 % de rendimiento en el plazo máximo de tres meses, concedido por el Gobierno regional.

Preguntado por el proceso de puesta en marcha de la fábrica de celulosa, ha asegurado que el arranque tras tres año parada se llevó a cabo una semana atrás "con ciertas dificultades", pero ya está produciendo a la vez que se están cumpliendo los plazos, lo que permite adelantar que Visccoel podría reabrir en las fechas previstas.

"Quizá los plazos de reapertura han sido más dilatados de que lo nos hubiese gustado, pero lo importante es que está ya en marcha y que se cumplen los plazos", ha apostillado Mezquita.