Alemania detiene al presunto terrorista sirio fugado y lo vincula con el Daesh

vídeo

Imagen de Jaber Albakr. / Efe | Vídeo: Atlas

  • Jaber Albakr, de 22 años, tenía una importante cantidad de explosivos en su vivienda y planeaba atentados similares a los de París y Bruselas

La policía alemana ha detenido este lunes al joven refugiado sirio huido desde el sábado, al que vincula con el grupo yihadista Daesh y en cuyo domicilio en Chemnitz (este de Alemania) se hallaron explosivos para cometer un atentado.

Las autoridades alemanas explicaron que muchas evidencias encaminan la investigación hacia la tesis islamista y destacaron que el arresto, en Leipzig, fue posible gracias a la colaboración de otros tres sirios, que presuntamente invitaron a su casa al sospechoso y allí lo redujeron antes de avisar a la Policía.

El hombre, de 22 años, se había refugiado en el apartamento de un sirio al cual había abordado en la estación de trenes de Leipzig y le había pedido si lo podía alojar, afirmó el sitio Spiegel Online. Su compatriota lo alojó pero advirtió a la Policía cuando se enteró de que se trataba del fugitivo buscado por las fuerzas de seguridad de todo el país. Finalmente las fuerzas especiales de intervención encontraron a Albakr atado en el apartamento en Leipzig, en cuyo domicilio se encontró explosivos altamente peligrosos.

Jaber Albakr será transferido hoy a Karlsruhe, sede de la fiscalía federal alemana, competente en los casos de terrorismo, donde será probablemente procesado y encarcelado. "Todo indica que el sospechoso tenía la intención de cometer un atentado islamista", indicó la fiscalía. El objetivo podía ser un aeropuerto o una "plataforma de transporte", según varios medios de prensa alemanes. Jaber Albakr estaba en contacto con Daesh a través de internet, afirmó el diario alemán Süddeutsche Zeitung.

La detención tuvo lugar hacia la 01.00 del lunes tras un gigantesco operativo de búsqueda de dos días. Todo había comenzado el viernes, cuando los servicios de inteligencia interior alemanes, que vigilaban a Jaber Albakr desde hacía tiempo, pidieron a la policía de Chemnitz que lo detuviera debido a un riesgo inminente de atentado. La Policía fue a detenerlo en la mañana del sábado, pero llegó tarde y el hombre logró escaparse.

Al registrar la vivienda social del sospechoso, la policía alemana encontró una importante cantidad de explosivos. En el apartamento había unos 500 gramos de TATP (peróxido de acetona), la sustancia explosiva preferida de los yihadistas de Daesh. El TATP fue la sustancia utilizada por los kamikazes de los atentados del 13 de noviembre de 2015 en París (130 muertos) y del 22 de marzo en Bruselas (32 muertos). En el apartamento, la Policía encontró también alrededor de un kilo de productos químicos y útiles para fabricar bombas, según el diario Süddeutsche Zeitung.

La persona de nacionalidad siria que figura en el contrato de alquiler del apartamento de Chemnitz también fue imputada por complicidad en la preparación de un atentado y fue encarcelada. El domingo las fuerzas especiales de la policía detuvieron en Chemnitz a otro sospechoso que estaba siendo interrogado. Durante el fin de semana las autoridades reforzaron los controles en los aeropuertos y estaciones de ferrocarril, particularmente en Berlín. La Policía temía que el fugitivo hubiera llevado consigo una parte de los explosivos porque cuando se escapó llevaba una mochila.

Estatuto de refugiado en 2015

Albakr había obtenido el estatuto de refugiado en junio de 2015 tras haber entrado ilegalmente en Alemania en febrero, varios meses antes de la llegada masiva de refugiados en el otoño boreal. En julio pasado, Alemania sufrió dos atentados cometidos por refugiados y reivindicados por el Estado Islámico.

Estos atentados y otros intentos de atentado frustrados por la acción policial, contribuyeron a alimentar la inquietud entre parte de la opinión pública alemana con respecto a los solicitantes de asilo y llevaron a varias derrotas electorales del partido de la canciller Angela