Una candidatura que generó revuelo en las filas populares

El exministro José Manuel Soria.
El exministro José Manuel Soria. / Afp
  • La propuesta del exministro José Manuel Soria para la dirección ejecutiva del Banco Mundial fue rechazada públicamente por Juan Vicente Herrera, Alberto Núñez Feijóo, Cristina Cifuentes y Esperanza Aguirre

El pasado 15 de abril, José Manuel Soria dimitió de su cargo como ministro de Industria, Energía y Turismo tras ofrecer varias explicaciones contradictorias para tratar de justificar su presencia en los 'papeles de Panamá' en relación a varias empresas en paraísos fiscales. Casi cinco meses después, el quinto ministro de Rajoy en abandonar el Gobierno se ha visto obligado a dar de nuevo un paso atrás y renunciar a su candidatura a la dirección ejecutiva en el Banco Mundial tras el revuelo generado incluso en las propias filas populares.

El anuncio de la propuesta tuvo lugar el pasado viernes 2 de septiembre y esa misma noche la vicepresidenta de la Junta de Castilla y León, Rosa Valdeón, publicaba el primer mensaje crítico en las redes sociales. "Quiero pensar que no es verdad; y si lo es, lo más suave que se me ocurre es vergüenza ajena, que algunos políticos dejen de hacer daño a la política de verdad".

Al día siguiente fue el turno del presidente, Juan Vicente Herrera. "No me apriete usted demasiado, sabe que mi opinión política de José Manuel Soria es manifiestamente mejorable", explicaba a la entrada la sede nacional del PP quien protagonizara en su día una guerra abierta con el exministro a cuenta del carbón.

El lunes se sucedieron las declaraciones del candidato del PP a la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes; o la expresidenta, Esperanza Aguirre, y este martes se sumaba al sector crítico la portavoz del PP en el Parlament balear, Margalida Prohens, quien calificó de "inoportuna" la propuesta del Ministerio de Economía y advirtió de que se tendrían que dar "muchas explicaciones" porque, aunque admitió la existencia de "un concurso por méritos a nivel funcionarial", recordó que la opinión pública "no lo ha sentido así".

En términos similares se expresaba este lunes Feijóo, quien señaló que "no es fácil de entender y corresponde explicarlo para que los ciudadanos lo entendamos". Por su parte, Cifuentes consideró que no debería haberse llevado a cabo el nombramiento y Aguirre lo calificó de "muy cuestionable".

El revuelo interno no hizo cambiar de opinición a Mariano Rajoy, quien ayer insistía en defender su idoneidad en sus declaraciones tras asistir a la cumbre del G-20 en China. "No estamos hablando de un tema que afecte a un político, estamos hablando de un funcionario que ha actuado como actúan todos los funcionarios", explicaba. Aún así, el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, llegó a anunciar que el ministro de Economía, Luis de Guindos, comparecería en el Congreso el 15 de septiembre para explicar el proceso de designación del dimitido exministro como director ejecutivo del Banco Mundial.