El PSOE-A ya defiende abiertamente la abstención para evitar nuevas elecciones

El secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo.
El secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo. / Ep
  • La formación de Susana Díaz insiste en que «tan importante es gobernar como liderar la oposición»

La escasez de tiempo que queda para evitar la celebración de nuevas elecciones ya obligado al PSOE-A a salir ya de la ambigüedad de los últimos meses y abogar ya directamente por una abstención de todo el grupo parlamentario para dejar paso al Gobierno del PP. Una posición que tratan de justificar por responsabilidad de estado y ante la ausencia de una alternativa real de gobierno de izquierdas, ante lo que no cabe bloquear la única candidatura posible. “No descarto abstención si es la fórmula mayoritaria para que no haya terceras elecciones generales”, ha explicitado esta mañana el secretario de Organización, Juan Cornejo, quien ha ironizado acerca de esa ambigüedad: “a mí no me produce urticaria la palabra abstención”.

Cornejo, mano derecha de Susana Díaz, ha dejado claro que en principio se trata de una posición personal, y no el posicionamiento oficial. Pero que todos aquellos con los que habla dentro del PSOE andaluz se muestran favorables a evitar volver a las urnas. “En el PSOE-A ha habido unanimidad en no terceras elecciones generales, sin entrar en más matices”, por lo que, según ha dicho, todavía “estamos concretando la fórmula”. En cualquier caso, en esta ocasión no se celebrará una reunión del comité director -máximo órgano entre congresos de los socialistas andaluces- para consensuar esa posición y acudir con una posición cerrada al próximo comité federal. Algo que sí se hizo a finales de septiembre de cara al cónclave que destronó al secretario general del PSOE Pedro Sánchez.

Entonces, ha justificado, se unificó la posición para no celebrar un congreso antes de que hubiera un gobierno. Ahora “no se trata de decidir si vamos o no a un congreso, sino de una posición política que históricamente la ha adoptado la dirección del partido”. “Y en este caso lo hará el órgano entre congresos”, ha matizado en alusión a la reunión de la gestora prevista para este domingo.

Lo que dicte la mayoría

En este sentido, Cornejo ha dejado claro que la posición que decida la mayoría deberá ser acatada por todos los diputados del grupo parlamentario sin excepción. “Si uno participa en el órgano tiene que cumplir la decisión de la mayoría”, ha dicho en clara alusión al PSC o a diputados como el propio Sánchez, “no sólo si sale abstención, sino también si sale no, porque es lo democrático”. El número 2 del PSOE andaluz ha dejado claro que no caben opciones como la ausencia de una decena de diputados o la abstención técnica de solo un grupo de diputados, los necesarios para desbloquear la investidura. “No me gustan otras fórmulas que no sea la de ir de frente y por derecho, sin buscar caminos cortos”, ha sentenciado.

Así, no ha dudado en enseñar la puerta a quienes no estén dispuestos a acatar la disciplina de voto, animando a que quien que no esté dispuesto a someterse entregue su acta de diputado. “Es lo que yo haría”, ha defendido.

En este punto, el socialista ha tratado de justificar la posición que adoptarán en el Congreso, haciendo valer su papel como líder de la oposición. “Una vez más, el PSOE se convierte en la centralidad política, que no ideológica, de las decisiones que se deben adoptar para el futuro de este país”, ha dicho, subrayando que con la composición actual de las Cortes Generales, “el PSOE es decisivo en todas las políticas porque su representación haría valer, de acuerdo con los compromisos con el resto de partidos, su poder para llevar a cabo políticas de cambio para este país”.

La «centralidad» del PSOE

En este punto, el secretario de Organización del PSOE andaluz se ha esforzado en fundamentar la posición a favor de la abstención. Ha subrayado que “una vez más una vez más, el PSOE se convierte en la centralidad política, que no ideológica, de las decisiones que se deben adoptar para el futuro de este país”, haciendo valer su papel como líder de la oposición en un parlamento fragmentado.

“Con la composición actual de las Cortes Generales, el PSOE es decisivo en todas las políticas porque su representación haría valer, de acuerdo con los compromisos con el resto de partidos, su poder para llevar a cabo políticas de cambio para este país”. Y ha insistido: “si uno no puede presentar una alternativa, tan importante es gobernar como liderar una oposición, y lo dijimos desde el primer día”, en alusión a las palabras de Susana Díaz tras las elecciones de diciembre de 2015, cuando tras haber obtenido el PSOE sus peores resultados, 90 diputados, auguró que el papel de los socialistas era estar en la oposición, cerrando así el paso a cualquier acuerdo de gobierno con Podemos y los independentistas.