Cabuérniga mira con inquietud a las antiguas escuelas de Terán

El edificio es propiedad de un particular
El edificio es propiedad de un particular / Javier Rosendo
  • La Corporación insta al propietario a que "venda, ceda, repare o adopte alguna medida" para evitar el deterioro del emblemático edificio

La Corporación de Cabuérniga (PRC, PP y PSOE) ha aprobado una moción presentada por el grupo popular para instar al propietario de las viejas escuelas de Terán –José María Pérez– a que lleve a cabo algún tipo de actuación que evite el deterioro de este emblemático edificio, incluido dentro del Inventario General del Patrimonio Cultural de Cantabria.

La moción fue aprobada por unanimidad en un pleno extraordinario convocado por el alcalde del municipio, Gabriel Gómez, después de que el portavoz del grupo popular, José Manuel Fernández, presentase en el Ayuntamiento un escrito firmado por 200 vecinos pertenecientes a la Plataforma de Defensa de las Antiguas Escuelas de Terán, creada para denunciar el mal estado del edificio.

En ese escrito se instaba al equipo de gobierno (PRC) a que requiriera al actual propietario, que lo compró al Ayuntamiento en 1986, a que «venda, ceda, repare o adopte alguna medida» para que el edificio no termine en la ruina.

Según recordó ayer Fernández, el edificio es un Bien de Interés Local «y no puede permanecer en semejante estado». «Solo hemos pedido que el propietario lleve a cabo alguna actuación», añadió el concejal, que, ahora, aprobada la moción, realizará un seguimiento para ver cómo evoluciona su petición.

«Es deber de las Administraciones local y regional la conservación de este bien patrimonial, bien llevando a cabo las obras necesarias y adoptando las medidas oportunas en cada caso, bien facilitando a entidades públicas y personas físicas y jurídicas privadas las ayudas pertinentes para el cumplimiento de dichos fines», dijo el edil.

Cabuérniga mira con inquietud a las antiguas escuelas de Terán

/ Javier Rosendo

Centro gastronómico

Además, y dado que en este inmueble no se produce actividad alguna, el PP ha sugerido la posibilidad de abrir allí un centro de investigación e innovación sobre la cocina y gastronomía cántabras.

«La UIMP de la gastronomía regional», como definió Fernández una iniciativa «que en verano se volcaría en actividades de divulgación y el resto del año estaría vinculada con las instituciones públicas». De hecho, añadió, «ya hemos mantenido varias reuniones con la Fundación Botín y Caja Cantabria para tratar este asunto».

Es solo «una idea», porque el PP se contentaría con cualquier acción que suponga mejorar el estado del edificio. «Hemos hablado de esto con el hijo del dueño y parece que está dispuesto a hacer algo al respecto», concluyó el concejal.