El temporal pone a punto Alto Campoo

Con 30 centímetros de nieve, la estampa que mostraba ayer Alto Campoo era de pleno invierno. / Javier Cotera

Las últimas nevadas, que han creado una capa base, permitirán encender los cañones de innivación artificial la semana próxima para garantizar la apertura de la estación el 1 de diciembre

José Carlos Rojo
JOSÉ CARLOS ROJOSantander

Los caprichos de la climatología cántabra, que en los últimos tiempos se había acostumbrado a despedir el año con viento sur, no volverán a truncar los planes de la estación de esquí de Alto Campoo para abrir sus instalaciones a principios de diciembre. «Con las nevadas de estos últimos días y las posibilidades que ofrecen los cañones de nieve artificial, podemos garantizar que estaremos abiertos el próximo uno de diciembre».

Es una certeza que maneja el nuevo director de la estación de esquí, el catalán Juan Antonio Font, incorporado al puesto hace tres días, pero inmerso ya en el día a día de la gestión que requiere la puesta a punto de una instalación que se maneja con cifras como sus 27 kilómetros de pistas y los cerca de 180 profesionales que trabajan en plena temporada.

«Si tenemos suerte, con la nieve artificial podríamos alargar la temporada este año hasta Semana Santa» Juan Antonio Font, Director de Alto Campoo

Hay lugares donde la pisada se hunde más allá que la rodilla. Tras las nevadas de la noche del miércoles se acumulan ya más de 30 centímetros de espesor de media en toda la estación;pero los copos continúan cayendo y es probable que a finales de semana la base del suelo sea la idónea para poner a funcionar los cañones artificiales.

Nieve artificial «desde cero»

«Podemos generar nieve partiendo de cero, y más en un suelo de césped y no pedregoso como este. Pero es mucho mejor poner a funcionar los cañones con una capa sólida de nieve natural. Visto cómo están las condiciones, los encenderemos esta semana que viene», confirma el director. Son en total 83 potentes máquinas repartidas a lo largo de siete kilómetros de pistas. «Los hay con diferentes potencias, unos más preparados para las cotas altas, donde se necesita crear menos nieve porque hay condiciones de más frío, y otros más potentes, pensados para las cotas más bajas», explica el jefe de pistas, Miguel Ángel López. Por norma, pueden tener un funcionamiento óptimo con una temperatura inferior a -3,5 grados, con una humedad media de la zona de un 60%.

7 kilómetros de pistas se alimentan en la estación de esquí de Alto Campoo de la nieve artificial creada por los 83 cañones

Es la última tecnología que existe. Supuso una inversión de 10 millones de euros y comenzó a funcionar a mitad de la temporada pasada. «Gracias a ella este año la campaña de esquí podría alargarse más allá de Semana Santa». «Son las previsiones más optimistas que podemos hacer, pero si trabajamos bien y tenemos un poco de suerte con el tiempo, podríamos lograrlo», remarca Font.

Los copos generados con innivación artificial son también más resistentes a los cambios del clima. Componen una nieve mucho más seca y densa, de una media tonelada el metro cúbico. «Es lo más parecido a la nieve de un glaciar. Sobrevive mucho más a las oscilaciones de temperatura y a las lluvias», explica el director de Alto Campoo.

Los primeros

En lo alto, algún esquiador aficionado se aventura a probar suerte sobre la nieve virgen. Justo al lado de unos operarios que se afanan por acotar la zona de recorrido de una de las pistas. Es otro de los trabajos que toca ultimar en estas dos últimas semanas previas a la apertura de la instalación.

«Las labores no se detienen nunca. En verano es el personal fijo el que se ocupa de desbrozar las pistas, abonar y limpiar los pastos», explican los responsables de Alto Campoo. Hay que tener en cuenta que con el buen tiempo el lugar es ocupado por el ganado. Ahora nos fijamos más en el mantenimiento de las infraestructuras básicas. Y en este punto «la seguridad es lo primero».

«Los cañones nos permitirán este año una calidad de la nieve que no se ha visto nunca aquí» Miguel Ángel López, Jefe de Pistas

El telesilla funciona sin usuarios, solo cargado con sacos de tierra y bidones de arena. «Estamos haciendo las pruebas rutinarias de carga», explica Juan Antonio Font. «Es importante comprobar que la instalación funciona en condiciones de peso máximo y que responde bien a las paradas y los arranques». En otro extremo, una de las pisanieves más antiguas –existen cinco en funcionamiento–, se ha convertido en vehículo de carga para subir y bajar con escasez de nieve. Ahí se portan los recambios de piezas, las señales y todo lo que hace falta para trabajar estos días. «Tenemos que repasar todos los remontes, quitar las sillas, revisar el cable para cumplir con las certificaciones de seguridad, engrasar la maquinaria y cambiar las gomas de las poleas porque se van desgastando», informa Miguel Ángel López. Él es uno de esos 13 profesionales que integran la plantilla fija de Alto Campoo, que trabaja todo el año.

Javier Cotera

«En verano no paramos, al contrario de lo que la gente se piensa. Hacemos mucho porque hay mucho que hacer; aunque es verdad que estamos más tranquilos», remarca. «Ahora el estrés es mayor porque están ahí los plazos y hay que cumplirlos. Hay que tener todo a punto para el día uno de diciembre», concreta.

Previsiones

Las previsiones meteorológicas indican para hoy, viernes, la posibilidad de que la cota de nieve suba hasta los 1.600-1.800 metros. Probablemente irá en aumento por la tarde hasta situarse en los 2.000. «En este trabajo dependemos en un 70% de la climatología y en un 30% de nuestro trabajo. Nosotros lo vamos a hacer bien, así que si el tiempo se comporta como es lo propio de invierno, los cañones de nieve nos ayudarán a que las condiciones sean más optimas de lo que lo han sido en años anteriores», remarca el jefe de pistas.

Para los dos últimos días se dejará el trabajo más sencillo, limpiar la recepción de la estación y las zonas de servicios. Espacios hoy completamente vacíos. En menos de un mes esas instalaciones serán un hervidero de turistas y aficionados al esquí, que de nuevo volverán a acudir a Alto Campoo para deslizarse por una nieve que este año promete reunir unas condiciones de calidad que, según los responsables de la pista, «probablemente no hemos visto nunca antes de la instalación de los cañones».

Fotos

Vídeos